Skip to main content

Los procesadores Rocket Lake-S llevan el rendimiento gaming al límite: juega como nunca antes

Rocket Lake S

BrandLab

29/03/2021 - 08:35

Intel vuelve a dar un paso adelante con la 11ª Generación de procesadores Rocket Lake-S, llevan los ordenadores de escritorio a nuevos límites.

Hablar sobre informática significa ser consciente de que en poco tiempo se han quedado atrás los equipos y componentes que años atrás marcaban la diferencia. Cada vez se presentan nuevos retos y es necesario que los fabricantes den un paso adelante. Por eso, si se quiere estar a la ultima, la mejor manera de lograrlo es siguiendo los avances que presenta Intel de forma periódica.

Rocket Lake-S es la nueva solución de Intel para cualquier tipo de usuario al optimizar como nunca su ordenador de sobremesa y poder disfrutarlo al máximo, sobre todo si se es aficionado a los videojuegos. Pero para conocer todas las mejoras que aporta esta nueva arquitectura hay que entender el contexto y la reformulación que aporta a los ordenadores.

Todo lo que tiene que ver con los procesadores Intel Core de 11ª generación es sinónimo de revolución y llevar un paso adelante los ordenadores. Vamos a verlo con más detalle.

Rocket Lake S

Nuevos retos en el mundo gaming

Si estás al día con el mundo gaming ya sabrás que el rendimiento gráfico necesario para disfrutar a fondo las últimas novedades ha vivido un importante avance. Las videoconsolas han mejorado con las últimas generaciones presentadas y los ordenadores están a la altura para que los gamers no sufran una pérdida de calidad con sus equipos de sobremesa.

La definición cada vez es superior, pero también aquello que no se ve, más bien se siente, como la fluidez en los gráficos y la rápida respuesta a las reacciones mientras se juega. Una empresa como Intel es consciente de cada detalle que requieren tanto la industria como el usuario con el objetivo de lograr una experiencia inmersiva con los juegos Triple A.

Rocket Lake S

El objetivo con la nueva serie S es ser motor de los equipos para llevarlos a la máxima expresión, incluso a límites en los que antes no se pensaban, y de cara a lograrlo uno de los avances principales se ha situado en el overclocking; esto es, el conseguir la mayor frecuencia de reloj. Con Intel se puede cambiar la frecuencia de la RAM DDR4 en tiempo real para ajustarse a las demandas de cada momento.

Características y novedades de Intel Core Serie S

La serie S de la 11ª generación de procesadores Intel Core es una revolución dentro de Intel al dar el salto a un nodo más avanzado con el proceso de fabricación de 14 nm que supera a la competencia. Para entender este movimiento hay que saber que se ha trabajado con más de 200 de los principales desarrolladores de juegos y entendido que el enfoque actual requiere menos núcleos y mejor arquitectura. 

Rocket Lake S

A algunos les ha sorprendido que ahora se utilicen menos núcleos que con la generación anterior, pero una muestra de lo logrado es el Intel Core i9-11900K con 8 núcleos y 16 hilos que alcanza una frecuencia base de 3.5 GHz y boost de 5.3 GHz (4.8 GHz en todos los núcleos). Con este tope de gama se consigue una mayor eficacia en tareas secuenciales y en serie en el mismo núcleo.

La arquitectura Cypress Cove ha sido clave en este movimiento, con un aumento del rendimiento de instrucción por ciclo (IPC) que alcanza el 19 %. Pero la mejora aportada se puede notar ante todo en el rendimiento gráfico integrado de Intel UHD, que incorpora la arquitectura Intel Xe y supera el 50 %. Al usuario que no lo haya probado solo le queda imaginar cómo se tiene que sentir esta diferencia en su equipo.

Para el gamer, pero también el usuario medio

No se debe pensar en esta novedad de Intel como algo únicamente enfocado a los aficionados al videojuego. Son ellos los que más lo podrán disfrutar con su afición favorita por las exigencias gráficas que requiere ir a la última con los juegos, pero en estos tiempos todos los usuarios necesitan avances en sus equipos para adaptarse al contexto actual.

Rocket Lake S

Durante el último año se han potenciado algunos de los cambios que se veían en el pasado en lo que respecta al uso de los ordenadores. Se trabaja más con los equipos de sobremesa en los hogares, cada vez hay más teletrabajo, videollamadas y, cómo no, el streaming no deja de crecer con tantas plataformas a la vez que se extiende el 4K.

Por todo esto se requiere una mayor potencia en el motor de los ordenadores. Se hacen cada vez más actividades y normalmente de una forma simultánea. Aquí es donde se nota especialmente la optimización en el rendimiento que aporta Rocket Lake-S y las funciones de overcloking capaces de ajustarse a las necesidades en tiempo real y lograr que los equipos sean más fiables y con un funcionamiento más acelerado, sin interrupciones, lentitud o sensación de que el ordenador se bloquea.

Intel siempre acompaña al usuario

Ser fabricante líder en procesadores significa recorrer el camino del futuro junto a usuarios e industria, poner en sus manos todas las herramientas posibles para que se disfrute y trabaje sin preocupaciones. Aquí es donde Intel ha sabido ganarse un nombre, especialmente con las distintas generaciones de procesadores que alcanzan un nuevo hito gracias a Rocket Lake S.

Rocket Lake S

Con la 11ª generación de procesadores Intel Core no solo se ha logrado la mayor eficacia vista, también la posibilidad de llevar al límite a los ordenadores de sobremesa, allá donde el usuario no imaginaba potenciarlos, para reformular y actualizar sin riesgos las posibilidades que ofrecen, desde la mejora en el uso de la memoria RAM al más que destacado salto que se aporta a nivel gráfico.

2021 ya es sinónimo de haber alcanzado un nuevo techo para Intel gracias a su serie S de 11ª Generación, ahora queda lo más importante: todos podrán disfrutar de estos avances, sea cual sea el uso que hagan de su ordenador de sobremesa. Porque este trabajo siempre está enfocado a que mejore la tecnología que facilita nuestras vidas.

Etiquetas:

#Branded, #noRSS