Skip to main content

IAbyHuawei

Test de Turing 2.0 o por qué los CAPTCHA son cada vez más difíciles

Ofrecido por Huawei
Test de Turing 2.0

04/04/2019 - 08:44

¿Alguna vez te ha costado demostrar que eres un ser humano al completar uno de los muchos CAPTCHA que se encuentran por Internet? El motivo es que la inteligencia artificial es cada vez más avanzada y aprende a resolverlos. Aquí te lo explicamos todo.

Si te has suscrito a algún servicio, comentado en alguna página o si has realizado alguna compra online recientemente, es más que probable que hayas tenido que resolver un CAPTCHA.

CAPTCHA es el acrónimo de Completely Automated Public Turing test to tell Computers and Humans Apart o lo que es lo mismo, Prueba de Turing pública y automática para diferenciar máquinas de humanos. Con este descriptivo nombre ya puedes imaginar que este sistema sirve para diferenciar a los bots de spam de los humanos y evitar que puedan acceder a los servicios que ofrecen las páginas web.

El principal problema es que estos bots automatizados, que recorren hasta el último rincón de la Red de redes recopilando direcciones de correo o cualquier otro dato público que le pueda servir, están empezando a usar aprendizaje automático e inteligencia artificial para saltarse el filtro de los CAPTCHA.

Si últimamente has necesitado resolver alguno de estos CAPTCHA habrás notado que se ha elevado el nivel de dificultad y, en ocasiones, incluso te han hecho dudar si realmente eres humano por no ser capaz de resolver el CAPTCHA.

CAPTCHA, el gimnasio de la inteligencia artificial

A principios de los años 2000 comenzaron a utilizarse los primeros CAPTCHA para mantener fuera a los bots automáticos de los registros y formularios web. Este sistema de filtrado es una versión gráfica simplificada del Test de Turing, considerado como padre de la computación moderna.

La función del Test de Turing es diferenciar a humanos de máquinas en un sistema. Para determinar si un usuario es un humano o una máquina, se disponen ante un observador humano a un usuario humano y a una máquina. Si el observador no es capaz de distinguir cuál de los dos usuarios es el humano, la máquina habrá superado el test y podrá considerarse como una verdadera inteligencia artificial.

Qué es inteligencia artificial, Machine learning y cómo mejora tu vida

Los primeros CAPTCHA fueron creados por Google y consistían en palabras o combinaciones alfanuméricas que el usuario debía introducir correctamente para acceder.

Durante años, muchas empresas utilizaron a los usuarios como mano de obra para que, sin darse cuenta, estaban creando una enorme base de datos con millones de CAPTCHA resueltos correctamente con los que podían entrenar a la inteligencia artificial en el reconocimiento de caracteres.

De ese modo, mediante aprendizaje automático supervisado (Supervised machine learning), la inteligencia artificial aprendió a leer mejorando las prestaciones del reconocimiento de caracteres y palabras. Pero ahora que la inteligencia artificial ya sabía leer, los bots de spam eran capaces de superar el filtro de los CAPTCHA. Era el momento de avanzar a un nuevo nivel de dificultad distorsionando y deformando los caracteres que aparecían.

Captcha

Es entonces donde entra en juego otro de los sistemas de aprendizaje y entrenamiento llamado aprendizaje automático no supervisado, que se encarga de clasificar los resultados que, aparentemente son similares, a pesar de no ser exactamente iguales, algo que también se estaba aplicando al reconocimiento de escritura a mano, dado que cada persona escribe, por ejemplo, la legra G o la M de formas distintas.

De nuevo la inteligencia artificial retaba a los usuarios y, en pruebas destinadas a comprobar la efectividad de los filtros CAPTCHA que utilizaban estos caracteres alfanuméricos deformados, la inteligencia artificial conseguía descifrar correctamente el 99,8% frente a un humillante 33% de aciertos que conseguían los humanos.

Del reconocimiento de texto al reconocimiento de imágenes

Actualmente encontramos CAPTCHA en los que debes ordenar distintas partes de una foto para completar una imagen, o seleccionar las fotos en las que exista un determinado objeto. Esto permite a la inteligencia artificial aprender un poco más sobre el reconocimiento de objetos y escenas en imágenes.

Usamos esta inteligencia artificial a diario en funciones como las que integran las cámaras de los Huawei Mate 20 y Mate 20 Pro en los que una inteligencia artificial se encarga de configurar automáticamente los ajustes de la cámara en función de lo que vayas a fotografiar para obtener siempre la mejor foto posible.

Esto hace que, una vez más, la inteligencia artificial no tenga demasiados problemas para resolver los CAPTCHA más complicados. Según los estudios de Jason Polakis, profesor de ciencias de la computación de la Universidad de Illinois, que uso sistemas de inteligencia artificial para poner a prueba su habilidad. Esta fue capaz de resolver el 70% de los CAPTCHA que se les planteó.

Nuevo Captcha: más fácil para personas y más difícil para máquinas

Esta progresiva mejora en los sistemas de aprendizaje automático de los agentes de inteligencia artificial es una de las principales razones por las que los CAPTCHA son cada vez más complicados, convirtiéndose en una especie de Test de Turing 2.0.

Esto supone pone en un pequeño inconveniente para los usuarios de Internet: deben superar pruebas cada vez más complicadas, pero contribuye a mejorar sustancialmente la capacidad de la inteligencia artificial.

Luego, la mejora en los sistemas de aprendizaje automáticos que se refuerzan con los CAPTCHA, se utiliza para funciones tan útiles como la optimización de la duración de la batería en los móviles más avanzados de Huawei, o en tareas mucho más complejas como es la de completar una sinfonía inacabada de Schubert de más de 200 años en las que la inteligencia artificial no solo tiene que ser capaz de crear un fragmento final que siga los patrones de melodía del resto de la obra, sino que también debe ser algo bello y original.

CAPTCHA V.3: fácil para los humanos, un desafío para la inteligencia artificial

Los sistemas de aprendizaje automático han demostrado ser increíblemente eficientes aprendiendo a resolver problemas con textos e imágenes, pero la tercera generación de CAPTCHA les va a poner las cosas realmente complicadas.

Tal vez una inteligencia artificial sea capaz de interpretar textos e imágenes como lo hacen los humanos, pero ¿será capaz de moverse como un humano? Los CAPTCHA v3.0 lo ponen a prueba y elimina de un plumazo la problemática de los bots movidos por inteligencia artificial para dar protagonismo al ratón o a las pulsaciones táctiles de la pantalla.

Qué es inteligencia artificial, Machine learning y cómo mejora tu vida

Más allá de los test de Turing, la principal diferencia entre inteligencia artificial y humanos es que las personas somos imperfectas. Esa imperfección es lo que nos diferencia de una máquina o un sistema informático.

Los CAPTCHA v.3 implementarán un sistema de rastreo de pantalla y comportamiento en la navegación para determinar en qué lugar tocas o haces clic en la pantalla de una determinada web para decidir si eres un humano o una inteligencia artificial.

Una inteligencia artificial en el móvil podría diagnosticar la depresión de forma temprana

La diferencia es que los humanos no somos capaces de hacer clic exactamente en un determinado píxel, mientras que una inteligencia artificial ni siquiera necesita hacer clic para navegar por la página.

De ese modo, todo Internet se convierte en un test de Turing secreto y constante, capaz de diferenciar a un humano de una máquina. Al menos hasta que la inteligencia artificial aprenda a usar un ratón…tiempo al tiempo.

Y además

Brandlab