Skip to main content

Toda la potencia de un PC gaming en un portátil gaming que cabe en cualquier mochila

Ofrecido por Asus
Zephyrus

18/03/2019 - 08:59

El Asus GX701, más conocido como el Zephyrus S, es el nuevo portátil de Asus que cuenta con potencia de sobremesa en un chásis de ultraportátil. Hay equipos que sacrifican diseño en pos de la potencia; otros lo hacen al revés. Asus ha juntado lo mejor de un diseño futurista con una potencia increíble en un equipo que podemos llevar a cualquier parte.

Aunque hace unos años, los portátiles gaming eran mastodontes que solo podíamos llevar, como mucho, de una habitación a otra (debido al tamaño, peso y duración de batería), ahora son equipos potentes que no ocupan demasiado espacio ni necesitan una maleta para ellos solos.

La industria ha avanzado en varios frentes, como la potencia, la portabilidad y la duración de las baterías, así como la refrigeración de los componentes para no tener recortes en el rendimiento.

Sin embargo, cuando parecía que se había llegado a un límite en lo que a potencia en poco espacio se refiere, llegó la primera generación de los ROG Zephyrus en 2018. Se trataba de equipos con una GTX 1080 en un cuerpo muy delgado, y ahora se han adaptado a los nuevos tiempos. En pocas palabras, ultraportátiles con potencia de sobremesa, algo en lo que el Zephyrus es único en su especie.

Una potente estación de trabajo

En el mercado hay muchos ultraportátiles, pero la característica que tienen en común es que cuentan con procesadores de la serie U de Intel. Intel tiene varias familias de procesadores, cuyas letras indican cuál es su uso principal.

El Zephyrus, sin embargo, tiene un procesador sin la limitación de un procesador de Ultrabook. Contamos con el Intel Core i7-8750HQ, un procesador de 6 núcleos y 12 hilos que cuenta con 2,20 GHz de frecuencia base y un boost de 4,10 GHz.

via GIPHY

Se trata de un procesador que se basta para rendir de maravilla a la hora de crear contenido, pero también para editar vídeo a 4K y fotografías, algo que podemos hacer gracias a su pantalla con certificación Pantone de serie. Además, la CPU va acompañada de 24 GB de memoria DDR4 a una frecuencia de 2.666 MHz, 8 de ellos soldados a la placa para una mejor transferencia de datos.

Sin embargo, no solo hay potencia por parte del procesador, también en lo que a la GPU respecta.

Un Ultrabook para jugar sin límites

En el CES 2019 de Las Vegas se presentaron las primeras gráficas RTX para portátiles, la nueva generación de tarjetas gráficas de Nvidia que, además de ofrecer más contenido, permiten ejecutar juegos con las técnicas DLSS y raytracing.

Se trata de dos tecnologías que mejoran la imagen y que necesitan un bestial ancho de banda para poder operar. El DLSS es un tipo de anti-aliasing (la tecnología que elimina los bordes de sierra de las imágenes en 3D) que se calcula mediante la inteligencia artificial.

El raytracing es algo que da un aspecto de nueva generación a los videojuegos, ya que es una tecnología que refleja la luz en cualquier objeto. Es de esas cosas que hay que ver para creer, y aquí os dejamos una demo:

El raytracing es algo que solo podemos ejecutar gracias a los núcleos de las tarjetas RTX de Nvidia, pero no todas pueden ''mover'' juegos con raytracing de la misma manera.

Sin embargo, en el Zephyrus S encontramos la gráfica más potente para portátiles, la RTX 2080 Max-Q que no solo ofrece un gran rendimiento para poner los juegos en ''ultra'', sino que nos permite disfrutar de una mejor experiencia con raytracing. Es un 25% más potente que la GTX 1.080 de escritorio, y eso se traduce en un rendimiento espectacular. 

Y es que, con los nuevos núcleos de cálculo para la inteligencia artificial y el increíble ancho de banda de los 8 GB de memoria GDDR6, la RTX 2080 Max-Q es la gráfica más potente actualmente en portátiles, capaz de ejecutar sin problema el raytracing y el DLSS.

Además, la resolución de la pantalla es 1.080p con 144 Hz de refresco y solo 3 ms de tiempo de respuesta, por lo que podemos jugar en ''ultra'' sin problema con una gran calidad de detalle y, además, de manera profesional gracias a su altísima velocidad de refresco.

Asus Zephyrus

¿El secreto? Un diseño del futuro

Como veis, en términos de potencia y calidad de pantalla, Asus no ha recortado respecto a otros portátiles gaming muy avanzados, pero la diferencia real la encontramos en el chasis. Y es que, si nos fijamos, tenemos cinco USB (entre Tipo-A y Tipo-C), así como HDMI 2.0 y el puerto de auriculares.

El grosor es de 1,87 milímetros y el peso es de 2,7 kg, ''demasiado'' delgado para un equipo con estas características, ya que la GPU corre el riesgo de ''freírse'' ahí dentro. Sin embargo, la tecnología de apertura del chasis en la parte trasera es la que permite aumentar de manera automática el flujo de aire fresco.

Y es que, cuando abrimos la pantalla, hay una segunda bisagra que destapa una abertura en la parte inferior trasera. Por los laterales entra aire fresco y por la parte trasera se aumenta el caudal de aire caliente.

Zephyrus M

Gracias a este simple gesto, el Zephyrus extrae más aire caliente para evitar dañar los componentes internos a la vez que mantiene más fresco el chasis, que no está mal para que el teclado no se caliente y sea incómodo jugar en el equipo.

No es sencillo crear un portátil como el Zephyrus, ya que hay que tener en cuenta que tiene una tarjeta gráfica de ultimísima generación refigerada en un chasis muy delgado. Es una pieza de ingeniería que resulta ideal tanto en un entorno profesional para crear contenido como en el set-up de un gamer que quiera disfrutar del máximo rendimiento en cualquier lado. Y es que, este portátil sí se puede llevar en la mochila, y no en una maleta.

Más:

#Asus, #branded

Ver ahora: