Skip to main content

La historia de Halo, el gran exclusivo de Xbox con el que Microsoft enfureció a Steve Jobs

Bungie Mac

27/07/2020 - 08:20

Se acerca el lanzamiento de la nueva entrega de Halo, un Halo Infinite que quiere cambiar el futuro de la saga, pero respetando los cimientos que Bungie construyó hace veinte años. Halo es el juego estandarte de Xbox y Microsoft, pero en 1999 las cosas eran diferentes y ese mismo Halo estaba destinado a ser la gran joya de Apple en el mundo de los videojuegos. Os contamos cómo Microsoft estuvo muy lista y 'robó' Halo de las manos de Apple.

Este pasado jueves, día 23 de agosto, Microsoft abrió su conferencia Xbox Showcase con el juego que está llamado a dar el pistoletazo de salida a la nueva generación de consolas. En noviembre de este año (si los rumores son acertados) tendremos Xbox Series X y, con ella, un nuevo Halo.

Halo Infinite es el nuevo título de 343 industries, estudio creado por Microsoft en 2007 a la vista de que Bungie, los padres de la saga, terminaban contrato y querían volar por libre. El estudio se creó por y para desarrollar juegos de Halo (de ahí el nombre '343', uno de los personajes de la saga y su primer videojuego original llegó en 2012.

Fue un Halo 4 que incluyó cambios en mecánicas y un final que no gustó a nadie, ya que se resolvía con un QTE (Quick Time Event), pero el título tenía esa esencia de Halo que tantos jugadores amamos. Tras esa entrega principal, hemos visto algunos spin-off y otras dos entregas grandes, Halo 5 -que continúa la saga- y Halo Wars 2 -juego de estrategia desarrollado conjuntamente con el estudio Creative Assembly-.

Ahora es el momento de ver el nuevo Halo, un Halo Infinite que quiere cambiar por completo el concepto del juego al pasar de un desarrollo bastante lineal a un entorno enorme y abierto que podremos explorar. Ya podemos ver el primer tráiler gameplay, el que tenéis sobre estas líneas, y hemos charlado con los desarrolladores para entender más sobre los cambios de la saga -reportaje que podéis leer en HobbyConsolas-.

Ahora, sin embargo, queremos echar la vista atrás. Y es que, siendo la saga más importante de Microsoft, no es la que ha abierto todas sus generaciones de consolas. Solo lo ha hecho en dos ocasiones: este 2020... y en 2001 en un movimiento que enfrentó, aún más, a Apple y a Microsoft.

Y es que, sí, Microsoft 'robó' a Apple el que iba a ser su gran videojuego, y a continuación os contamos la historia de Halo, el exclusivo de Microsoft que iba a ser el orgullo de Steve Jobs.

Macworld de 1999, primer vistazo a Halo y a una Bungie que era querida entre los jugadores de Mac

No es un secreto que Microsoft y Apple han estado enfrentadas en el pasado. La rivalidad entre las dos empresas iba más allá de la propia competitividad empresarial como la que la propia Apple tenía con IBM, era algo más... personal. Y es que, la relación entre Steve Jobs y Bill Gates no siempre fue buena y, aun cuando las cosas mejoraron, se notaba que había 'rencores' del pasado.

Steve Jobs ha protagonizado algunos de mis momentos favoritos en el mundillo como la presentación del iPhone no dejando títere con cabeza, la presentación del MacBook Air o la del primer iMac. Bueno, claro, y la de los iPod que se sacaba de bolsillos cada vez más pequeños...

Sin embargo, en lo personal también tiene momentos memorables, como el discurso en Stanford o la entrevista de 2007 en la que Gates y Jobs hablan del pasado, presente y futuro, olvidando rencillas, acusaciones de robos y plagios y mostrando al mundo que, pese al pasado, los dos se admiraban y respetaban. De hecho, las dos empresas han trabajado codo con codo en el pasado, siendo Microsoft importante para Apple... y viceversa.

En fin, tenéis que verla, os la dejamos aquí abajo:

Volviendo al tema. Esa entrevista se realizó ocho años después del Macworld de 1999, y la verdad es que en aquel momento la relación no solo no era tan buena, sino que Jobs prácticamente odiaba a Gates debido a que el fundador de Apple mantenía que Gates le había 'robado' elementos de Mac OS para Windows y, sobre todo, por un movimiento de Microsoft que enfureció a Steve.

En el mencionado evento, Jobs salió al escenario con su habitual atuendo de tejanos con jersey de cuello vuelto negro para presentar "el futuro de los videojuegos". Una compañía -Bungie- que se había ganado el respeto de los usuarios de Mac gracias al lanzamiento de juegos como Myth o Marathon subió al escenario para mostrar su nuevo proyecto, un juego multijugador con toques de estrategia llamado Halo.

En el E3 del 99, unos meses antes del Macworld, algunos periodistas vieron Halo a puerta cerrada y la sensación que tuvieron fue muy positiva, y la verdad es que los jugadores de todo el mundo nos sentimos entusiasmados con Halo (no en directo, ya que en España nos enteramos algo más tarde debido a que acceder a la información no era tan fácil e inmediato como ahora).

En el escenario, a Jobs se le veía radiante, y no es que lo digamos nosotros, es que se notaba a la legua. Hablaba sobre potencia, sobre software -OpenGL-, sobre el poder 3D de sus Mac... y sobre todo lo que tenían sus equipos para que Halo fuera posible:

Halo se iba a publicar para Mac y Windows, pero a alguien más le entusiasmó el videojuego. Microsoft estaba, por aquella época, preparando el lanzamiento de su primera consola. Los de Redmond tenían experiencia de sobra en PC (evidentemente) y, de hecho, habían publicado algunos de los mejores juegos de estrategia de todos los tiempos, pero necesitaban algo nuevo y especial para su nuevo sistema.

Tenían que vender su Xbox -que no era más que un PC muy potente en la época ensamblado en una caja- con un bombazo, y ese bombazo iba a ser Halo. A diferentes directivos de Microsoft se le metió en la cabeza que Halo debía ser el estandarte de Xbox y para ello había dos opciones: pagar una millonada a Bungie para que el desarrollo fuera exclusivo (y quién sabe si tendrían que pagar también a Apple) o comprar el estudio, directamente.

Bungie trabajada en Mac, pero no era de Apple, por lo que Microsoft llegó con la chequera, como han hecho tantas y tantas veces (y ahora también están a tope comprando estudios de videojuegos) y compró Bungie. Se dice que Bungie estaba al borde de la extinción y que esa aparición en un marco tan grande como el Macworld era un grito de auxilio.

Querían llamar la atención de alguien, principalmente de Apple, pero Jobs pasó de comprar Bungie. Microsoft entró en juego y, como ya hemos dicho, compró el estudio por una cifra de unos 30 millones de dólares, según rumores. Jobs intentó reaccionar y mostró interés por Bungie, pero el trato ya estaba fijado y los de Washington se habían llevado a casa la que podría haber sido la joya de los californianos.

Hace unas líneas dijimos que Microsoft había 'robado' Halo a Apple, pero realmente lo que pasó es que Microsoft estuvo mucho más lista, y puede que eso fuera lo que desatara la ira de Jobs, y no el hecho de quedarse sin Halo.

La ira de Jobs contra Ballmer... y el 'pacto' para calmar al genio de Apple

Gates, como todos los directivos, incluido Jobs, tiene sus cosas y hay personas que pueden tacharlos de 'cretinos' en algunos ámbitos, pero lo cierto es que el bueno de Bill era algo más diplomático que Steve. Bill podía enfadarse, pero su actitud no era la del directivo de Apple.

En Microsoft, sin embargo, había otra personalidad, Steve Ballmer. Ballmer tenía un perfil... diferente, muy diferente, y si lo recordáis en algunas presentaciones, era bastante vehemente. Vamos, que si tenía que 'hablar fuerte' con cualquiera, lo iba a hacer. Sin embargo, delante se encontró con otra persona que no se amilanaba en absoluto.

Halo Infinite
Halo Infinite

Cuando Jobs se enteró que Microsoft compró Bungie en el año 2000, descolgó el teléfono y llamó a Ballmer, directamente, para cantarle las cuarenta. Pagaría por saber qué se dijeron, pero lo único que sabemos gracias a diferentes fuentes es que Jobs tenía que estar tan furioso con el movimiento que Ballmer ordenó a Ed Fries, responsable de publicación de juegos en Microsoft, que lo calmara a toda costa.

Imaginad la charla que tuvo que soltar Jobs para conseguir, al final, que Halo saliera en Mac OS en 2003 y que Microsoft acudiera a una de las keynote de Apple para afirmar que la relación entre las compañías iba bien.

Los responsables de Microsoft en aquel momento describen esto como "algo raro", y lo cierto es que lo es, aunque pueda que no nos lo parezca, para una compañía como Microsoft es extraño subir al escenario en una gran presentación de otra compañía (y de Apple, además) para decir un "ey, todo está bien entre nosotros".

15 de noviembre de 2015, el inicio de la gallina de los huevos de oro de Microsoft

Al final, Halo salió en Mac, sí, pero se demostró que el juego podría haber sido el que catapultara los ordenadores de Apple como máquinas capaces para jugar. O no, quién sabe... ya que el Halo que conocemos es muy diferente al Halo de 1999 que iba a salir en el año 2000.

Con el paso a consola, Halo redefinió los controles de los shooters en primera persona en mandos (puliendo los sistemas de 007 Goldeneye de Nintendo 64), nos presentó un universo épico que ha tenido varias secuelas y spin-offs y que, además, llevó el multijugador online de forma exitosa a consolas con Halo 2.

Este fue el segundo tráiler de Halo, ya para Xbox y como un juego que seguía siendo multijugador sin la figura del protagonista, el Jefe Maestro.

Xbox era una máquina muy potente que tenía tarjeta de red integrada, y eso daba una ventaja sobre GameCube y una PS2 que vendió muchísimo más, pero que no era tan avanzada como la máquina de Microsoft. Muchos empezamos a jugar online en consola con Halo y el juego ha sido una de las estrellas de los deportes electrónicos.

El 15 de noviembre de 2001 nació una estrella y este año, 19 años después, tendremos una nueva entrega que ya no tiene a Bungie detrás, pero que quiere recordar esos tiempos pasados mientras cimenta las estructuras y mecánicas de la saga de cara al futuro.

Y por cierto, ese primer Halo se desarrolló en un Mac. Microsoft fue uno de los más importantes clientes de Mac porque la Xbox original tenía un procesador muy similar al de los Macs de la época y tenían decenas de equipos para desarrollar juegos tanto para la original... como para Xbox 360.