Skip to main content

Todo el mundo quiere ser un banco: cómo las empresas tecnológicas miran con deseo al sistema financiero

Robot en un banco

30/11/2019 - 06:45

Las grandes tecnológicas están expandiéndose hacia distintos ámbitos, entre ellos el sector financiero. Es un avance pausado que trata de adentrarse desde varios frentes en un negocio que hasta ahora solo pertenecía a los bancos. Pero, ante todo, no es casualidad que esté ocurriendo en este momento.

Durante el último año se está viviendo el asalto de las compañías tecnológicas a los servicios financieros. No solo se puede vislumbrar en las empresas que están apostando con distinta suerte por dar forma a su propia criptomoneda, también en otras áreas que tienen más que ver con el día a día, como pueden ser las tarjetas de crédito, préstamos o servicios de pago.

Hace unos meses, Apple dio el pistoletazo de salida a la reciente carrera mediante Apple Card y sus ventajosas ofertas para los clientes de la marca. Y quién sabe si tomando esta opción como referencia, ha habido otras tecnológicas que han optado por seguir el mismo camino. Eso por no hablar de todas las empresas de banca digital que han aparecido en los últimos años.

Vamos a repasar las grandes empresas que se han sumado a este sector con la intención de acompañar la vida de los clientes adentrándose en sus finanzas.

Índice de contenidos

Todo cambió en 2008

El descrédito hacia el sistema financiero no se ha conseguido solucionar desde la crisis que sacudió a gran parte del mundo occidental en 2008.

La mirada de muchos hacia los grandes bancos ha variado desde que en 2008 el gigante financiero Lehman Brothers quebró ante la atónita mirada de los ciudadanos. El sistema parecía colapsar y los teóricos del poscapitalismo empezaron a tomar posición. Pero los gobiernos hicieron de dique de contención ante lo que podía llegar y hubo una reorganización que no satisfizo a todos.

España es un buen ejemplo de la psicosis inicial y disconformidad posterior, ya sea con casos como el de Bankia, los rescates a cajas o las últimas noticias que seguimos viviendo sobre BBVA o lo que dicen que puede llegar desde el Banco Santander.

Con este preludio no se quiere indicar una fecha exacta, pero sí una coyuntura en la perspectiva de los ciudadanos que no miran con más desconfianza a una tarjeta de Apple que a una de su banco habitual.

Llegó Apple dispuesto a abrir una vía

En marzo de este año Apple anunció el nacimiento de Apple Card en uno de sus eventos. La empresa afirmó que era una de las tarjetas con menores comisiones del mercado y que podría usarse en todo el mundo.

La promesa se cumplió y hace unos meses se activó esta tarjeta cuya repercusión en el mercado ha sido nula quitando el efecto que ha tenido en el mismo Apple, que puede considerarse como escaso.

Apple Card se ha convertido en una gran ventaja para los clientes de Apple que la tienen y gastan en Apple.

Es decir, tiene ventajosas posibilidades si quieres comprar un iPhone, por ejemplo, ya que puedes hacerlo en 24 plazos, sin ningún tipo de interés y con el reembolso del 3% que ofrece.

Detrás de Apple Card está ante todo Goldman Sachs para sostenerlo y cumplir los requisitos que necesita cualquier servicio de este tipo para funcionar en los distintos países.

Pero uno de los motivos por los que ocurre esto es porque Apple Card no hace las funciones de banco, sino de financiera con unos intereses bajos. Algo que en España no estamos muy acostumbrados a ver fuera de empresas como El Corte Inglés, cuya tarjeta solo sirve para su comercios. 

En principio, los beneficios de Apple Card provienen de las comisiones que la empresa cobra al vendedor y los que obtendría si el cliente se retrasase en el pago, pero no solo eso.

La información siempre es dinero

Si compras con Apple Card tus gastos también serán recopilados y analizados por Apple.

Qué, cuándo y cómo compras es información muy valiosa para estas empresas y todo lo que supone. Del mismo modo que Apple se está metiendo en el sistema de salud en todo lo que puede y recopila información de cara a poder utilizarla en futuros proyectos. ¿Hay mejor manera de conocer al cliente que mediante sus hábitos de compra?

Este nicho de información es especialmente importante y un lugar donde Apple Card puede suponer un riesgo para los grandes bancos. Su intermediación ciega a los bancos de cara a conocer al cliente: toda la información que obtienen es la de Apple. Por lo que desconocen si en un futuro deben ofrecerle algún servicio concreto, si tiene problemas como la ludopatía o más datos aparte del balance de beneficios/gastos. Hay que tomar el cuenta el valor que puede tener esta información al ofrecer créditos e hipotecas.

¿Y esa información que recaba Apple? ¿Qué hace con ella? En principio queda en sus bases de datos y hay que confiar en que siga del mismo modo.

Uber busca negocio... entre sus empleados

Hace una semanas Uber anunció la creación de su división Uber Money donde dará forma a las billeteras digitales para pasajeros y, ante todo, conductores.

Esta medida que puede ser especialmente mal vista por los críticos de Uber ofrece a los conductores obtener el beneficio de cada viaje inmediatamente, en vez de al de una semana, como ocurre de momento.

Uber sale a bolsa pero cae un 7,6%

Pero hay que recordar que Uber no es solo el servicio de VTC, también dispone de otras extensiones como Uber Eats hasta formar un conglomerado de millones de trabajadores que tendrían esta clase de servicio en su cartera. En definitiva, empleados que también serían clientes.

Uber buscaría de este modo que sus trabajadores utilizasen este sistema para pagar la gasolina, arreglos del coche y demás actividades. Una posibilidad que ofrecería ventajas a muchos de sus trabajadores que se endeudan para poder realizar su función de conductor y que ataría más en corto otros ámbitos de sus vidas.

No solo tarjetas bancarias, también criptomonedas o préstamos

Poco más se puede decir de la situación en la que se encuentra Facebook en este momento con Libra. Los análisis han sido numerosos y ahora no se sabe si la apuesta que llegaba para revolucionar el sistema financiero y absorber algunas economías nacionales nacerá o terminará por caer a medio camino.

Nos encontramos en un periodo de silencio por parte de la compañía sobre Libra, Calibra y las empresas involucradas en todo el proyecto, pero no era este el único intento que existe hoy día. Por ejemplo, uno de los competidores de su aplicación más utilizada, Telegram, lleva tiempo hablando de su criptomoneda que va a salir en estos meses. 

Pero también existen otras posibilidades más de la vieja escuela, como la oferta que tiene Movistar de créditos online de 4.000 euros a través de Movistar Money.

Movistar Money es una opción para clientes de Movistar que quieran solicitar préstamos online sin cambiar de banco y que cuenta con la participación de Grupo CaixaBank. Entre sus particularidades está el posible requerimiento de una videograbación para verificar la identidad del receptor del préstamo.

Nuevos tiempos, nuevos caminos

Apenas vamos al banco y la confianza que se tiene en ellos es nimia. Además, se paga casi todo por internet o a través del móvil. Y, sobre todo los más jóvenes no han crecido con la misma perspectiva cultural respecto a qué es un banco, quién guarda su dinero o cómo se deben manejar las gestiones.

Visto este entorno de sociedad líquida, que diría Bauman, y la mala imagen del sistema bancario, para muchos nace una pregunta: ¿por qué no depositar la confianza de las finanzas en una empresa tecnológica?

Dentro de la expansión de estas enormes empresas a todos los ámbitos, no va a quedar atrás el financiero y lo que hoy son pequeños amagos para adentrarse, en un futuro será una realidad financiera muy distinta.

Ver ahora: