Skip to main content

Todo lo que debes saber si quieres donar tu cuerpo a la ciencia en España

Donar tu cuerpo a la ciencia

Getty Images

21/02/2021 - 07:00

No es una decisión sencilla pero, al mismo tiempo, es el mayor regalo que una persona puede hacer: entregar su propio cuerpo para salvar vidas. Explicamos todo lo que hay que saber para donar tu cuerpo a la ciencia.

Al ser humano le obsesiona ser inmortal. Seguir existiendo después de la muerte. Es la base de casi todas las religiones, pero también se puede seguir siendo útil después de muerto a través de la ciencia.

Al contrario de lo que mucha gente cree la mayoría de las religiones, incluyendo la Cristiana, están a favor de la donación del cuerpo a la ciencia. Solo algunas como la musulmana ponen más trabas, porque en su tradición hay que enterrar el cuerpo lo más rápido posible.

Quizá te has planteado en algún momento de tu vida, donar tu cuerpo a la ciencia. O quizá has comenzado a hacerlo cuando te has encontrado con este artículo. Vamos a explicar lo que implica, los trámites que hay hacer, y lo que ocurrirá con tu cuerpo después de fallecer.

Aunque puede parecer una decisión traumática, porque cuesta asimilar que tu cuerpo sea desposeido de su humanidad una vez que has muerto, lo cierto es que las facultades de Medicina españolas no tienen un déficit de cadáveres donados a la ciencia. La mayoría reciben entre 70 u 80 cuerpos al año, y algunas, como la Universidad Miguel Hernández de Elche, superan los 200. A veces, incluso tienen que rechazarlos.

Una de las razones de la gran cantidad de donaciones, tiene que ver con las crisis económicas de los últimos 20 años. Si donas el cuerpo a la ciencia el entierro corre a cargo de la Facultad u hospital que lo recibe, y muchas personas con apuros económicos prefieren donarlo en vez de pagar el entierro.

En todo caso la donación del cuerpo debe hacerla la propia persona en vida, y en plenitud de facultades mentales. No es algo que tus familiares puedan decidir por tí una vez fallecido, al contrario que la donación de órganos, que sí se puede hacer a posteriori.

Todo lo que hay que saber para donar tu cuerpo a la ciencia

¿Es lo mismo ser donante de órganos que donante de cuerpo?

Donante de órganos

Getty Images

En primer lugar hay que aclarar que ser donante de órganos y donante del cuerpo a la ciencia son dos cosas completamente distintas, y siguen trámites diferentes.

La donación de órganos implica que se extraen uno o varios órganos para implantar a otras personas y el cuerpo se devuelve a la familia para que lo entierren o incineren.

Solo pueden ser donantes de órganos las personas jóvenes y sanas, y esta donación puede hacerla la familia tras el fallecimiento.

En el caso de la donación del cuerpo a la ciencia el único requisito es ser mayor de edad, aunque hay excepciones en las que no se acepta el cuerpo, como vamos a ver. La donación debe proponerla la propia persona, con testigos, y en la mayoría de los casos el cuerpo no se devuelve a los familiares una vez se ha utilizado en diferentes prácticas, que pueden durar varios años.

¿Se puede ser donante de órganos y del cuerpo a la ciencia a la vez?

Donante de órganos

Una misma persona puede completar los trámites para ser ambos tipos de donante, pero no se puede ser las dos cosas a la vez. Es decir, si al fallecer donas algún órgano, el cuerpo queda descartado para ser usado por la ciencia. La única excepción es la donación de córneas.

La razón es que al donar un órgano se cortar venas y arterias, y ya no se pueden introducir en el cuerpo los fluidos que se usan para embalsamar el cuerpo, que es la práctica más común cuando se dona un cuerpo a la ciencia.

Si una persona es ambos tipos de donante, tiene prioridad la donación de órganos. Si finalmente no son válidos, entonces su cuerpo es donado a la ciencia.

¿Me pagan por ser donante?

La legislación vigente en España (Ley 30/1979), garantiza el altruismo en las donaciones postmortem: toda donación debe ser voluntaria y gratuita, y es ilegal comerciar con órganos donados.

Aún así existen organizaciones sin ánimo de lucro (en realidad empresas privadas) que se compromoten a hacerse cargo del cuerpo sin gastos para la familia, con la condición de donarlo a la ciencia. Según explica la Universidad Miguel Hernández de Elche en su FAQ sobre esta donación: "es conocido que, en realidad, dichas empresas prestan o ceden los cuerpos donados, o partes de ellos, a diversas universidades, hospitales, etc., y cobran por ello".

Si quieres que tu cuerpo sea tratado con dignidad y cumpla la función que tú habías previsto, es mejor donarlo a una Facultad de Medicina, que tiene una gestión transparente e informará a la familia de lo que se hace con el cuerpo, y cuándo se llevará a cabo el entierro o incineramiento.

Quién puede ser donante

Donante

Getty Images

El único requisito para donar tu cuerpo a la ciencia es ser mayor de edad. Aspectos como ser demasiado mayor, estar un poco gordo o haber sufrido enfermedes comunes, no cuentan.

Sin embargo hay una serie de excepciones que hacen que el cuerpo sea rechazado. Esto deben saberlo los familiares, porque si se rechaza serán ellos los que se hagan cargo del entierro.

Posibles causas del rechazo:

  • Que el fallecimiento se deba a un accidente o muerte violenta
  • Que la muerte esté bajo investigación judicial
  • Que hayan pasado más de 36 o 48 horas desde el fallecimiento
  • Que la persona sea muy obesa (obesidad mórbida) o con una delgadez extrema
  • Que haya fallecido por una enfermedad infectocontagiosa importante: Covid-19, Hepatitis C, SIDA, Encefalopatía espongiforme, Tuberculosis, Gangrena, etc.
  • Que el paciente haya fallecido por Fiebre amarilla, Peste, Coronavirus, Paludismo, Poliomielitis paralítica, Rabia, Antrax o Carbunco, Encefalopatía de Creutzfeldt - Jakob y otras, encefalopatías transmisibles humanas, fiebres hemorrágicas víricas.
  • Fallecimiento por contaminación radioactiva
  • Que el paciente haya sufrido cirugías extensas, una autopsia, amputaciones, donación de órganos, o deformaciones anatómicas severas
  • Que las instalaciones estén llenas, o la Facultad o el hospital no tengan presupuesto para acondicionar más cuerpos

Puede ocurrir que el donante sea una persona sana cuando firmó el documento, pero pasen años hasta su muerte, y sea rechazado por una de las anteriores causas. Como decimos, en ese caso se hace cargo la familia.

Qué implica ser donante

Si donas tu cuerpo para la ciencia debes tener claro que será usado para que los estudiantes de medicina hagan prácticas, o bien para que los cirujanos expertos prueben nuevas técnicas, o para tratamientos experimentales.

Suena duro, pero puede ser troceado y enviado a otras facultades u hospitales con los que se mantienen acuerdos de colaboración. Y estas prácticas pueden durar varios años.

A cambio sabes que vas a ayudar a salvas vidas, a mejorar las prácticas quirúrgicas,  a reducir los errores de los médicos, y acortar los plazos de recuperación de los pacientes. Es un acto de generosidad hacia tus semejantes.

Si asumes esto, estás preparado para donar tu cuerpo a la ciencia.

Los trámites

Hacerse donante es bastante sencillo y rápido. En primer lugar debes ponerte en contacto con la Facultad de Medicina u hospital más cercano al lugar donde vives. También puedes pedir que te recomienden uno en webs como Donar el cuerpo a la ciencia.

Debe estar cerca porque la mayoría solo aceptan recoger el cuerpo en la provincia en donde están ubicados, así que si quieres donarlo a otro lugar posiblemente tendrá que ser tu familia la que pague el traslado del cuerpo.

En la Facultad, o a través de su página web, te entregarán un formulario que debes rellenar

Cómo donar tu cuerpo a la ciencia

Aquí debes introducir tus datos, confirmando que aceptas donar tu cuerpo voluntariamente, y que estás en plenas facultades mentales. También deben firmar uno o dos testigos, según la Facultad, así como incluir fotocopias del DNI de todos.

Tienes obligación de informar a tus familiares de que has tomado esta decisión.

Normalmente hay que presentar este documento en persona en la Facultad en cuestión, para que comprueben que eres tu y que es una donación voluntaria.

Te entregarán un carnet de donante o un documento, con un número de teléfono al que los familiares deben llamar en caso de fallecimiento.

¿Y si me arrepiento?

Donar tu cuerpo a la ciencia

Getty Images

El documento de donante no es un contrato. Es un acto voluntario. En cualquier momento, incluso aunque hayan pasado años o estés a punto de morir, puedes cambiar de opinión. Basta con romper el papel o que los familiares no llamen a la Facultad tras el fallecimiento. Aunque lo correcto es avisar al centro para que te quiten de la lista.

Recogida del cuerpo

No es fácil pensar en tu propia muerte, pero pongámonos en lo peor: llega el día del fallecimiento. A partir de aquí la responsabilidad es de los testigos, o de los familiares.

Fallecimiento

Getty Images

La mayoría de los centros no aceptar cuerpos si han pasado más de 36 horas desde la muerte, así que hay que ser rápidos. Los familiares deben llamar al teléfono del carnet o documento de donante. Dependiendo de la Facultad, ellos enviarán a un servicio funerario para recoger el cadáver, o tendrá que contrarlarlo la familia. Normalmente se encargan ellos.

Para la recogida hay que entregar copia del registro civil que certifica el fallecimiento, e historial clínico del paciente.

A partir de aquí, ellos se encargan de todo.

Anonimato

Una vez en las instalaciones, los cuerpos se desconectan de todos los datos personales, identificándolos mediante números y códigos, ya que siguen sujetos a la Ley de Protección de Datos.

Preparación del cuerpo

Quirófano

Dra. Miguel / Universidad de Barcelona

Para poder aprovecharlo al máximo, el cuerpo va a pasar por un proceso de conservación. Avisamos que lo que vamos a explicar aquí PUEDE HERIR LA SENSIBILIDAD DE ALGUNAS PERSONAS. En ese caso, es mejor pasar al siguiente punto.

Lo más común (y barato) es sumergir el cuerpo unos días en formol, en unos tanques especiales. Además se introducen diversas sustancias químicas en las venas, para secar la sangre.

Este proceso permite que el cuerpo no se pudra, y se mantiene aprovechable durante varios años. Por desgracia el formol acartona el cuerpo y lo vuelve rígido, así que los tejidos no quedan igual que cuando se opera a una persona viva.

Por esa razón, si la Facultad decide asignarlo a cierto tipo de prácticas que requieren tejidos blandos, puede optar por trocear el cuerpo y congelarlo, para descongelarlo cuando se necesite. La desventaja de esto es que solo se pueden usar una vez.

Las facultades más avanzadas han abandonado estas técnicas, y usan varios tipos de embalsamamiento. Son más caros, pero conservan los tejidos blandos. Por ejemplo es muy popular el método inventado por el doctor Thiel, que emplea una mezcla de sales, ácido bórico, antiséptico, etilenglicol, anticongelante y una pequeña cantidad de formaldehído.

Una vez detenido el proceso de corrupción, el cuerpo ya está listo para la ciencia.

Qué prácticas se llevan a cabo

Cómo donar tu cuerpo a la ciencia

Universidad Autónoma de Madrid

Las prácticas que se llevan cabo con los cuerpos donados para la ciencia son muy diversas.

La más común es el entrenamiento de los estudiantes de medicina. Practican curas, operaciones, cirugías, técnicas de cosido, etc. Aunque hoy en día hay simulaciones por ordenador avanzadas, maniquís y muñecos hiperrealistas, los médicos y estudiantes coinciden en que se aprende más y se eliminan más errores usando cuerpos reales.

Otro uso habitual es que los cirujanos expertos practiquen técnicas avanzadas muy complicadas, o prueben nuevas técnicas recién inventadas, para ver si funcionan.

También se llevan a cabo tratamientos y experimentos para producir nuevas medicinas o herramientas.

No solo los cirujanos participan. Por ejemplos los enfermeros aprenden a realizar las curas más complicadas, y los anestesistas a localizar las mejores zonas para poner inyecciones.

Incineración o enterramiento

La mayoría de los cuerpos se usan varias veces, durante varios años. En algunos casos pueden terminar en otras facultades de otras ciudades, porque hay acuerdos para prestar cuerpos si se necesitan.

Tras un tiempo, los expertos deciden que dicho cuerpo ya no se puede usar más. Entonces se procede al enterramiento o la incineración, mediante un servicio funerario.

Según el centro, puede existir una claúsula para avisar a la familia, por si quieren hacer un entierro privado. Pero en la mayoría de los casos ellos se encargan de todo sin avisar a la familia.

Hemos visto todo lo hay que saber para donar tu cuerpo a la ciencia. Ahora la decisión ya solo depende de tí... ¿Estarías dispuesto a hacerlo?

Kindle Oasis

Kindle Oasis

La mejor pantalla Paperwhite de Amazon llega ahora con luz cálida ajustable. Incluye además resistencia al agua, conectividad WiFi, diseño fino y 8 GB de memoria interna.

Y además