Skip to main content

Las misiones espaciales más interesantes que veremos en 2020

Astronauta en el espacio

11/01/2020 - 07:15

Este año se plantea interesante en lo referido a misiones espaciales. Hay planeadas numerosas misiones con objetivos muy diversos, y estamos ante un año que estará marcado por una mayor colaboración entre diferentes agencias y empresas. Vamos a ver algunas de ellas en este reportaje.

En el mundo de la astronomía y los avances científicos relacionados con el espacio, la última década ha sido sin duda de progresos y descubrimientos importantes. Las grandes agencias espaciales como la ESA y la NASA, así como diversos grupos de investigación y empresas relacionadas con la carrera espacial, nos han ayudado a vislumbrar los confines más alejados del universo y a aprender sobre aquello que está mucho más cerca de nosotros.

Hemos visto cómo las sondas Voyager salían de nuestro sistema solar, y descubrían que el espacio interestelar es considerablemente más extraño de lo que pensábamos. También recibimos la breve visita de un viajero interestelar: el asteroide Oumuamua hizo las delicias de la comunidad científica por su origen extrasolar y el largo viaje que ha realizado a través de la Vía Láctea. Y hemos podido ver de primera mano impresionantes avances tecnológicos, como los cohetes reutilizables de empresas como SpaceX, o las sondas capaces de aterrizar en cometas para estudiarlos al detalle, como la sonda Rosetta de la ESA. 

Queda claro que las misiones espaciales han otorgado cantidades ingentes de conocimiento para la humanidad, probablemente de un valor incalculable. Y, por suerte, este año también se plantea interesante, ya que hay planeadas numerosas misiones con objetivos muy diversos. Cada vez son más las organizaciones y empresas que deciden apostar por desarrollar proyectos relacionados con el espacio, por lo que 2020 estará marcado por una mayor colaboración entre diferentes agencias y empresas.

Índice de contenidos

  1. La sonda japonesa Hayabusa 2
  2. El satélite español Ingenio/SeoSat
  3. Las misiones chinas
  4. La sonda BepiColombo de la ESA
  5. La sonda Juno de la NASA
  6. La sonda OSIRIS-REx de la NASA
  7. La sonda Solar Orbiter de la ESA
  8. La posible llegada de humanos a Marte
  9. Las misiones de SpaceX
  10. Pero habrá más misiones privadas

Este año las agencias espaciales de numerosos países van a estar hasta arriba de trabajo. Hasta ahora el monopolio del I+D espacial lo tenía EEUU, pero cada vez más gobiernos son conscientes de que este campo de la ciencia y la ingeniería no es solo beneficioso, sino extremadamente necesario, con lo que numerosos países están desarrollando un programa espacial propio

En 2019 vimos varios proyectos ambiciosos por parte de países con agencias espaciales menos experimentadas, como la misión Chandrayaan-2 de la India, cuyo objetivo era estudiar diversas características geológicas y geográficas de la Luna.

De hecho, de haber tenido éxito (lo que por desgracia no ocurrió) habría sido la primera vez que la humanidad aterrizaba un vehículo en el polo sur de la Luna, un logro considerable para una agencia espacial con experiencia reducida en este tipo de misiones.

1. La sonda japonesa Hayabusa 2

Ya hay varios proyectos en marcha para el año 2020 que pondrán a estas agencias en el punto de mira. Una de las misiones más interesantes es la de la sonda japonesa Hayabusa 2, cuya misión en el espacio era estudiar el asteroide Ryugu, obteniendo fotos del mismo, así como muestras de la superficie y de zonas más profundas del interior de la roca.

Habiendo completado ya sus objetivos, ahora se dirige a la Tierra, y cuando se aproxime lo suficiente a nuestro planeta soltará un compartimento con todas las muestras recogidas, el cual aterrizará en el sur de Australia. Por su parte la sonda seguirá viajando por el espacio para aprovechar su vida útil, y los científicos a cargo del proyecto confían en poder estudiar otros asteroides mientras los instrumentos sigan operativos.

2. El satélite español Ingenio/SeoSat

España también va a liderar varias misiones espaciales de diversa índole este año. En primavera está programado el lanzamiento de Ingenio/SeoSat, un satélite óptico de observación de la Tierra que obtendrá imágenes de alta resolución de todo el territorio español. El proyecto ha sido totalmente financiado por el Gobierno y las imágenes de este satélite se utilizarán para labores de cartografía, gestión urbana y medioambiental, vigilancia y tareas de seguridad.

Además la empresa española PLD Space está desarrollando dos cohetes reutilizables, el Miura-1 y el Miura-5. Ya se han realizado pruebas de caída y recuperación de la primera etapa del Miura-5, y han resultado exitosas, dejando claro que en PLD Space saben lo que hacen.

De acuerdo a lo estimado por la propia compañía, el Miura-1 volará por primera vez este año, y si todo funciona como debe se convertirá en el primer vehículo de lanzamiento recuperable desarrollado por un país europeo. Tras este primer vuelo quedará operativo para misiones comerciales centradas en la investigación científica y el desarrollo de tecnología en microgravedad.

3. Las misiones chinas

Raspberry Pi Zero en órbita

Otro país que se va a involucrar más en la ciencia espacial este año es China, con nada menos que dos proyectos con destino extraterrestre. Siguiendo con su programa de exploración lunar, a finales de año lanzarán el rover Chang’e 5, cuyo trabajo una vez que aterrice será recoger en torno a 20 kilos de polvo y roca lunar que después deberá traer de vuelta a la Tierra. Como curiosidad, la última vez que se trajeron muestras de la Luna a nuestro planeta fue en una misión de la Unión Soviética en 1976, por lo que los científicos chinos podrán comprobar si ha habido cambios en la geología lunar en las últimas décadas. 

También está confirmado el lanzamiento con destino a Marte del rover y sonda Huoxing-1 este verano, lo que marcará el comienzo de la primera misión interplanetaria de China. Aún no se ha decidido el lugar de aterrizaje del rover en el planeta rojo, pero hay varias propuestas al respecto, y en los últimos meses se han realizado varios ensayos de aterrizaje del rover para prevenir posibles errores durante la misión. Tanto la sonda como el rover estudiarán la atmósfera, el campo magnético y el suelo de Marte en un esfuerzo por unirse a la comunidad científica internacional, que lleva ya unos años centrando numerosas investigaciones en este planeta.

Como es de esperar, la NASA y la ESA no se quedan atrás, y tienen grandes planes para 2020. El estudio de los diversos cuerpos espaciales que habitan nuestro sistema solar se ha convertido en el principal objetivo de ambas agencias, que tienen varias misiones activas y otras en desarrollo dedicadas al análisis de planetas, asteroides o incluso el Sol.

4. La sonda BepiColombo de la ESA

En lo que respecta a misiones activas, hay varias sondas viajando por nuestro sistema solar de las que se espera obtener resultados este año. La sonda BepiColombo de la ESA fue lanzada en 2018, como parte de un proyecto para estudiar Mercurio en profundidad, y el año pasado se hizo varios selfies durante su viaje para confirmar que se encuentra en buen estado.

Este año realizará las primeras maniobras de asistencia gravitatoria necesarias para acercarse a ese planeta, y para ello pasará muy cerca de la Tierra y Venus por primera vez desde que comenzó su viaje.

5. La sonda Juno de la NASA

Por su parte la NASA recibirá datos de dos sondas distintas a lo largo de este año. Desde 2016 hemos recibido numerosas imágenes impresionantes de Júpiter gracias a la sonda Juno, dedicada a la investigación de este planeta. Y en el que se espera que sea el penúltimo año de vida de la sonda, Juno volverá estar en el punto más cercano de su órbita con Júpiter, por lo que obtendrá nuevos datos e imágenes en alta resolución del planeta. 

Es indudable que todas las fotografías que ha obtenido hasta ahora son increíblemente bellas, pero su utilidad va más allá de ser un regalo para la vista. La cámara y los sensores de la sonda han obtenido información muy valiosa a nivel científico, que han ayudado a comprender mejor la composición y el comportamiento de Júpiter. De hecho en noviembre los científicos a cargo de la misión pudieron comprobar que se están formando nuevos ciclones y tormentas masivas en los polos del planeta. 

Fotos de Júpiter tomadas por la sonda Juno de la NASA

En 2020 la sonda pasará bastante tiempo cerca de Júpiter como parte de las maniobras finales de su misión, por lo que se espera que sea un año fructífero en el estudio del planeta más grande de nuestro sistema solar. La sonda ya ha excedido todas las expectativas de quienes la crearon, ya que se esperaba que gran parte de sus instrumentos dejasen de funcionar en 2018 debido a la exposición a radiación en el espacio, pero incluso la cámara sigue operativa a día de hoy.

6. La sonda OSIRIS-REx de la NASA

Otra sonda de la NASA que también se encuentra en pleno viaje por el espacio es la OSIRIS-REx, y 2020 será el año en que comience a desarrollar la parte más importante de su misión: obtener muestras del asteroide Bennu y traerlas de vuelta a la Tierra para su posterior análisis. Ya se ha decidido el lugar en el que debe aterrizar la sonda para la extracción de materiales del asteroide, y si todo sale bien, OSIRIS-REx traerá las muestras a la Tierra en 2023. 

El interés en los asteroides por parte de la comunidad científica es cada vez mayor debido a que son uno de los mejores entornos para estudiar los orígenes del sistema solar y de la vida en nuestro planeta. Además la elección de Bennu como objeto de estudio no es casual: este asteroide tiene unas probabilidades relativamente altas de impactar con nuestro planeta a finales del siglo XXII.

Por ello, la misión también espera lograr entender los factores que hacen cambiar la órbita de asteroides y meteoritos (más allá de la gravedad). Esto nos permitiría disponer de la información necesaria para saber cuáles de estos cuerpos celestes se convertirán en amenazas para la Tierra.

7. La sonda Solar Orbiter de la ESA

Por otra parte, el 6 de Febrero la ESA lanzará una sonda en la que lleva ya tiempo trabajando junto a la NASA. La conocida como Solar Orbiter se encargará de estudiar la heliosfera solar para entender mejor el funcionamiento de nuestra estrella y los efectos de la radiación en el medio interestelar.

Solar Orbiter se desplazará por el espacio a la misma velocidad a la que rota la atmósfera del Sol, por lo que podrá observar zonas concretas durante un mayor periodo de tiempo, y gracias a la órbita elegida se espera que pueda mandar a la Tierra las primeras imágenes de los polos de nuestra estrella. La Solar Orbiter no realizará esta misión en solitario: la información que obtenga se estudiará en conjunto con la obtenida por la Parker Solar Probe, otra sonda de la NASA dedicada al estudio del Sol que ya ha enviado los primeros datos obtenidos por sus sensores. 

8. La posible llegada de humanos a Marte

Mars 2020 Rover

Pero quizá lo más emocionante sean las misiones que tanto la ESA como la NASA están desarrollando para preparar la posible llegada de humanos a Marte. La ESA ha colaborado con la agencia rusa Roscosmos para llevar a cabo la segunda misión del proyecto ExoMars, que se centrará en lanzar un rover con destino Marte este mismo año.

La tarea principal que llevará a cabo este rover será estudiar el suelo marciano y determinar si en algún momento ha existido vida en ese planeta. El mes pasado la ESA solucionó con ayuda de la NASA los problemas que habían encontrado en los paracaídas que asistirán al rover en su aterrizaje, por lo que la misión va por buen camino.

Exomars

Por su parte la NASA enviará otro rover al planeta rojo este año como parte de la misión Mars 2020, y sus objetivos serán muy similares a los del proyecto ExoMars. La búsqueda de vida en Marte es importante no solo porque podría confirmar la existencia de vida fuera de la Tierra, sino porque nos ayudaría a comprender cómo sobrevivir en otros planetas y a saber si es posible adaptarlos a nuestra propia biología. 

La NASA también tiene planificado el lanzamiento del cohete Artemis 1 con la cápsula Orion: esta nave es el prototipo de lo que en unos años podría convertirse en el primer método de transporte de humanos a Marte, y actualmente está siendo testada para prepararla para el lanzamiento.

La nave llegará más lejos de la Tierra de lo que ninguna otra nave construida para el transporte de humanos se ha alejado hasta ahora, y tras varias semanas viajando por el espacio Orion deberá reentrar en la Tierra. En este lanzamiento, la cápsula transportará unas muestras de hongos para comprobar los efectos de la radiación del espacio profundo en organismos vivos, lo cual permitirá plantear los posibles efectos que los humanos sufriríamos al viajar por el espacio.

Más allá de las misiones promovidas por agencias espaciales gubernamentales, en 2020 veremos numerosos proyectos de diversa índole desarrollados por empresas privadas. 

9. Las misiones de SpaceX

Hace unas semanas ya hablábamos de los satélites Starlink de SpaceX, concretamente de los problemas que están causando a los astrónomos al distorsionar las imágenes obtenidas por telescopios en la Tierra. Y el proyecto de Elon Musk para poner en órbita miles de satélites destinados a las telecomunicaciones no baja el ritmo pese a las críticas. Solo este mes de enero el cohete Falcon 9 de la misma empresa llevará a cabo un total de tres ascensos: el primero de ellos se ha realizado con éxito en la madrugada del día 7.

Astronautas de SpaceX

En cada una de estas tres misiones se lanzarán al espacio 60 satélites Starlink,lo que sumado a los que ya se lanzaron en noviembre haría que SpaceX contase con 240 satélites Starlink funcionales en órbita a finales de este mes. Dado que el proyecto de Musk plantea una constelación de miles de satélites, es de suponer que no serán los únicos lanzamientos del año. 

Y SpaceX no es la única empresa interesada en crear una red de satélites que lleve internet a las zonas más inaccesibles. La empresa OneWeb ya dispone de seis satélites de este tipo en órbita, y el 7 de febrero está programado el lanzamiento de treinta y dos más. Se espera que OneWeb realice otros dos lanzamientos este año para aumentar progresivamente el tamaño de su constelación, ya que de acuerdo a lo declarado por la compañía, quieren que la constelación de OneWeb empiece a proveer internet en 2020. Cabe destacar que en el desarrollo de este proyecto está involucrada la empresa española GMV, encargada de los sistemas de control de los satélites. 

10. Pero habrá más misiones privadas

No obstante los satélites no son el único interés de estas compañías. Tanto Virgin Galactic como Blue Origin (empresa creada por Jeff Bezos, el multimillonario fundador de Amazon) tienen sendos proyectos para llevar a turistas al espacio, y debido al avanzado estado de desarrollo en el que se encuentran sus operaciones, es posible que los primeros viajes se realicen este mismo año. 

Blue Moon

Por su parte, Boeing y SpaceX esperan poder llevar a astronautas al espacio y servir por tanto de lanzadera para la NASA, que desde 2011 depende de los cohetes rusos Soyuz para el transporte de tripulación. Tanto la cápsula Starliner de Boeing como el Dragon Crew de SpaceX se encuentran en fase de pruebas, por lo que aunque se espera que las primeras misiones tripuladas puedan llevarse a cabo a lo largo de 2020, todavía no hay una fecha definida. 

No habrá luz verde para estos lanzamientos hasta que la NASA tenga claro que ambos cohetes son totalmente seguros para sus astronautas. Habrá que cruzar los dedos para que el Dragon Crew lo consiga, porque el proyecto de SpaceX lleva tanto retraso que se ganó una reprimenda del Administrador de la NASA en octubre. 

Desde luego 2020 se plantea como un año interesante para la astronomía y la carrera espacial internacional. Puede que algunos lanzamientos sufran retrasos que hagan que las misiones se pospongan hasta el año que viene, pero solo en la primera mitad de año el calendario está hasta arriba, por lo que incluso si hay algún retraso tendremos meses repletos de misiones y nuevos datos que harán las delicias de cualquier aficionado a la astronomía.