Skip to main content

El sistema TRAPPIST-1, ¿es realmente una alternativa para cuando la Tierra muera?

Exoplanetas

20/10/2018 - 19:00

La idea de vivir en distintos planetas y viajar por todo el universo ha sido siempre un anhelo del ser humano, la ciencia avanza y ese sueño puede estar cada vez más cerca, gracias al descubrimiento de unos pequeños planetas y su estrella que podrían tener agua líquida, a 4.000 años luz de la Tierra. ¿Viviremos alguna vez en el Sistema TRAPPIST-1?

Son siete los planetas que componen el sistema solar bautizado como TRAPPIST-1. Cuando se descubrió el año pasado causó una revolución, pues no se trataba de un descubrimiento más como el del resto de planetas: su similitud con nuestro sistema solar lo convertía en la noticia del año o puede que de la década. Los investigadores se pusieron manos a la obra para conseguir el mayor número de datos de estos exoplanetas y confirmar si realmente estamos ante un nuevo hogar.

Empresas privadas como SpaceX o Blue Origin tienen como objetivo realizar viajes turísticos por el espacio. Elon Musk, fundador de Space X, habla sin parar de sus planes para formar una colonia en Marte, pero lo cierto es que las condiciones climáticas de este planeta vecino no son las más idóneas para vivir allí. Pero es posible que los astrónomos hayan encontrado una alternativa mejor.

"Nadie hubiera esperado encontrar un sistema como este" explica Hannah Wakeford del STScl , miembro de uno de los equipos que han estado estudiando estos exoplanetas desde los diferentes telescopios, "es una mina de oro para la caracterización de mundos del tamaño de la Tierra" añade.

Así evita la NASA que un fallo de software arruine una misión

A veces cuesta hacerse a la idea de la inmensidad del universo. A día de hoy, la NASA ha identificado 2.828 sistemas planetarios, es decir, estrellas con planetas a su alrededor. De todos esos planetas, casi 4.000 han sido confirmados como planetas, aunque todavía faltan por confirmar unos 3.000. 

Ante estas cifras se percibe la ingente tarea a la que se enfrentan los científicos. ¿Encontraremos entre esos planetas alguno con características similares a la Tierra?

Condiciones necesarias

Para que un planeta sea habitable son necesarios varios factores: energía, carbono, agua líquida y una atmósfera. El punto más determinante para que estos factores se den es la distancia entre el planeta y su estrella, además de la intensidad con la que alumbre esa estrella. 

Así, si la estrella es muy potente y el planeta se encuentra muy cerca, las temperaturas serán elevadas, o por el contrario si se encuentra muy lejos y no recibe suficiente energía solar, el clima será muy frío y el agua estará en estado sólido. 

Exoplanetas

Por otro lado, sería necesario que el planeta en cuestión tenga un núcleo metálico fundido que genera un campo magnético que proteja a ese planeta de las radiaciones X y las gamma del astro. 

En tercer lugar, convendría contar con un satélite. Nuestra Luna se encarga de mantener más o menos estable la inclinación del eje de rotación de nuestro planeta gracias a su efecto gravitatorio. Este fenómeno evita que en el planeta se produzcan grandes cataclismos climáticos. 

Por puntar otra condición fundamental de la cuál nos solemos olvidar o dar por sentado: la gravedad, además de para no ir flotando por la superficie del planeta, sirve para retener la atmósfera. Y si en el sistema solar existen otros planetas no habitables más grandes, estos nos protegerían desviando con su atracción gravitatoria los asteroides. 

Podríamos seguir enumerando un sin finde características que hacen de la Tierra un conjunto de efectos y fenómenos perfecto para albergar la vida, lo que hace aún más complicado el encontrar otro planeta que reúna una cantidad considerable de elementos similares. Vamos a repasar a continuación cuántos de estos factores podríamos encontrar en el famoso sistema solar TRAPPIST-1. 

¿Cómo es el sistema TRAPPIST-1? 

Exoplanetas

La estrella al rededor de la cual giran estos astros es mucho más pequeña que nuestro sol. Enana, vieja y débil, esta estrella roja no calienta como nosotros estamos acostumbrados lo que hace que las temperaturas en los exoplanetas sean realmente frías. Si viajáramos allí podríamos encontrarnos con temperaturas que oscilan entre los 126ºC y los -106ºC

El poco calor que transmite esta estrella lo reciben los planetas al estar muy cerca de ella. Los siete tardan menos de un mes terrestre en dar una vuelta completa, esto nos da una idea del tamaño que tiene este nuevo mundo. Es más, los siete planetas que orbitan alrededor de la estrella enana del sistema TRAPPIST-1 cabrían en el interior de la órbita de Mercurio, como se puede ver en la fotografía superior.  

Al contrario que la órbita de la Tierra que es circular, las de estos astros son excéntricas, es decir, describen una forma elíptica. Esto provoca calentamientos de marea parecido a lo que sucede en lunas como Ío, el satélite más cercano a Jupiter. Es el cuerpo con mayor actividad volcánica del Sistema Solar, cuenta con más de 400 volcanes activos, esto se debe a la elevado calentamiento de marea que se producen en el interior y exterior del cuerpo celeste por la energía orbital y rotacional. 

Exoplanetas

En los exoplanetas TRAPPIST-1d y e los científicos han calculado unos niveles de energía y calentamiento de marea suficientes para crear un océano subterráneo y erupciones volcánicas, aunque no lo suficientes como para destruir la vida en esos astros. 

Pero el mayor foco de investigación son las atmósferas encontradas en cada planeta. Los científicos pusieron a trabajar al telescopio Hubble para determinar característica de estas atmósferas y saber si permitirían un ambiente apropiado para la vida.

En febrero la NASA hacía público que había realizado el primer estudio espectroscópico con luz infrarroja y que tres de esos siete planetas tenían unas atmósferas libres de hidrógeno. El hidrógeno, es uno de los gases efecto invernadero, por lo que los humanos conocemos de primera mano cuales son las consecuencias que los altos niveles de este gas dentro de la atmósfera pueden provocar en la vida.

  • Exoplaneta d
Exoplanetas

El planeta TRAPPIST-1d es uno de los candidatos mas fuertes a convertirse en una nueva tierra, aunque sus condiciones no es que suenen muy confortantes. La masa de este planeta es el 30% la de la Tierra y su radio es el 70%. Es decir un punto intermedio entre Venus y Marte.

Tarda unos cuatro días en orbitar alrededor de su estrella con la que se encuentra a una distancia de 0,02 unidades astronómicas ( una unidad astronómica es la distancia entre el Sol y la Tierra)

¿Cómo sería vivir allí? La temperatura media es de unos 15 grados centígrados aunque hay zonas donde la temperatura oscila mucho más fuerte. Además lo científicos creen que podría haber agua líquida

Si tienes más curiosidad puedes hacer una visita rápida a este planeta desde Youtube, donde la NASA ha publicado una simulación de realidad virtual en 360º del paisaje rocoso y las vistas del cielo, así como algunos posibles charcos de agua que, según los datos recopilados hasta ahora, encontraríamos paseando por el planeta. 

  • Exoplaneta e
Exoplanetas

Otra opción sería el planeta TRAPPIST-1d, su nombre ya nos indica que se encuentra más lejos, a 0,03 unidades astronómicas, por lo que tarda seis días en completar su órbita y su temperatura desciende a unos -22ºC. Estas condiciones hacen muy posible que su superficie esté cubierta de hielo

La ilusión que ha despertado en mucha gente el descubrimiento de estos planetas ha quedado reflejada en una web dedicada en exclusiva a ellos. Aquí puedes encontrar desde imágenes en 3D, todo tipo de artículos y los famosos pósters que la NASA ha encargado a una serie de artistas en alusión a los viajes turísticos que podrían ofertar en un futuro a estos planetas y otros muchos más. 

El telescopio Kepler descubre 20 nuevos exoplanetas habitables

Futuros estudios

Todos estos datos conseguidos hasta ahora, no zanjan la cuestión de si podremos algún día mudarnos a estos planetas, pero allanan el camino a las futuras investigaciones que pretenden seguir indagando sobre este, aún desconocido, sistema solar. 

Exoplanetas

Para 2019, la NASA tiene previsto el lanzamiento del Telescopio Espacial James Webb cuya misión será explorar las atmósferas de estos exoplanetas en busca de gases más pesados como el dióxido de carbono, el metano, el agua y el oxígeno necesarios para que la vida pueda sobrevivir en un planeta. "Hubble está haciendo el trabajo de reconocimiento preliminar para que los astrónomos que usan Webb sepan dónde comenzar" ha dicho Nikole Lewis, del Instituto de Ciencia del Telescopio Espacial de Baltimore.

Cinco son los telescopios de la NASA que trabajan de manera conjunta para analizar estos exoplanetas. Webb será el último en llegar y sumarse a Hubble, Spitzer, Kepler y TESS. Pero la agencia espacial estadounidense no es la única que trabaja en busca de planetas habitables. 

El cazador de planetas de la ESA, el satélite Plato, está preparándose su viaje en busca de nuevos mundos en 2026. Los científicos no se conforman con el sistema TRAPPIST-1 y preparan viajes por todo el universo en busca de la respuesta a “¿Existe una segunda tierra en el universo?”.

Ver ahora: