Skip to main content

Trucos para mantener tu vivienda fresca en verano

Trucos para mantener tu vivienda fresca en verano

01/07/2018 - 10:29

Con la llegada del calor veraniego las calles se hacen intransitables por las altas temperaturas y tu casa se convierte en poco menos que un oasis en el que refugiarte del sofocante calor. Te desvelamos algunos trucos para mantener tu vivienda fresca en verano.

Aunque lo más cómodo sería encender el aire acondicionado mientras estás en casa, esta opción no es, ni mucho menos, la más económica ni la más inteligente, ya que estás desaprovechando las opciones aislantes de tu casa, al tiempo que evitas sustos en tu factura de la luz con estos trucos para mantener tu casa fresca durante el verano.

Para conseguirlo de una forma rápida y efectiva solo tienes que seguir algunos de nuestros consejos para mantener tu vivienda fresca en verano sin encender el aire acondicionado.

Uno de los principales trucos para mantener tu casa con una temperatura agradable durante todo el verano sin gastarte una fortuna en aire acondicionado consiste en exprimir al máximo los recursos naturales a tu alcance.

Aprovechar las horas más frescas para crear corrientes de aire que expulsen el aire caliente de tu casa, usar los aislamientos térmicos de forma adecuada y evitar los elementos que generen calor son algunas de las claves para mantener tu casa fresca durante el verano y sin usar el aire acondicionado.

Baja las persianas y usa toldos

Una vez ha ventilado toda la casa, y a medida que se acercan las horas centrales del día, donde el calor es mucho más intenso, debes extender los toldos, bajar las persianas e incluso cerrar las ventanas para procurar conservar las temperaturas que has conseguido ventilando la casa. Hasta un 30% del calor que amenaza el confort de tu casa procede de las ventanas.

Trucos para mantener tu vivienda fresca en verano

La mejor forma de hacerlo es crear una barrera térmica que mantenga el calor fuera de tu casa. Para ello, usa todos los elementos a tu alcance para impedir que el sol de directamente sobre los cristales de las ventanas ya que estos actuarán como lupa calentando el interior.

Extendiendo los toldos y bajando las persianas se crea una barrera física que impide que los rayos del sol entren en tu casa creando un efecto invernadero. Este efecto es mucho más eficaz si las persianas o los toldos son blancos o de colores claros ya que reflejar una mayor cantidad de luz.

Cómo limpiar las persianas por fuera de forma fácil y segura

Si además de todo eso cierras las ventanas, impedirás que el aire caliente del exterior entre, manteniendo tu casa mucho más fresca durante todo el día. Simplemente con esta medida puedes mantener una diferencia de temperatura de unos 6°C con respecto al exterior.

Ventila a primera hora y por la noche

Uno de los mejores trucos para mantener tu casa fresca en verano es crear una corriente de aire que evite la acumulación de aire caliente en el interior de las habitaciones. Para ello, no hay nada mejor que ventilar.

Trucos para mantener tu vivienda fresca en verano

Sin embargo, esta ventilación debe hacerse a primera hora de la mañana y al anochecer, ya que es en estos momentos cuando comienza a descender la temperatura.

Al crear corrientes de ventilación a primera hora de la mañana, estas expulsando todo el aire caliente que se ha acumulado durante la noche y contribuye a bajar la temperatura de tu casa en verano para hacer frente a las horas de más calor.

Construye tu propio aparato de aire acondicionado por 20 euros

Otra parte importante de la ventilación de tu casa es hacerlo por la noche, ya que así eliminas el aire caliente que se ha acumulado durante el día y bajas la temperatura de las habitaciones antes de dormir para conciliar mejor el sueño en las calurosas noches de verano.

Usa las puertas de forma inteligente

Directamente relacionado con el anterior truco que te dábamos para mantener tu casa fresca, usar las puertas de forma inteligente puede ayudarte a conservar una temperatura agradable y fresca en tu casa durante las horas más calurosas del verano.

Trucos para mantener tu vivienda fresca en verano

Si no consigues evitar que el sol entre por la ventana de una determinada habitación, bien por no tener instalada una persiana en esa ventana o por no disponer de un toldo, todavía te queda una alternativa para evitar que el sol que entra por esa ventana caliente tu casa: cierra puertas y ventanas de esa estancia y mantente fuera de ella evitando abrir esa puerta.

De ese modo, la propia habitación actuará como cámara de aire evitando que el calor se extienda por el resto de la casa.

Usa la misma estrategia para aislar las zonas más calientes de la casa, como las buhardillas, o aquellas habitaciones en cuya fachada esté dando el sol durante todo el día, procurando abrirlas lo menos posible.

Por qué ya deberías ir pensando en instalar el aire acondicionado en casa

También puedes usar las puertas para generar corrientes de aire con las que refrescar tu casa. Aprovecha su distribución para combinar la apertura de ventanas y puertas creando una corriente de aire que recorra toda la casa como una suave brisa. ¡Nadie como conoce tu casa como tú! Eso sí, procura abrirlas solo durante las horas que te indicamos en el primer consejo.

Cambia la ropa del hogar por una más fresca

Además de darle un aire más veraniego a tus habitaciones, cambiar el tipo de tejido en la ropa de cama también contribuye a convertir tu casa en un lugar más fresco.

Trucos para mantener tu vivienda fresca en verano

Sustituye los edredones y colchas de lana por sábanas y tejidos con alta proporción de algodón, lino o gasa que mejoran la transpiración y mantienen la frescura del ambiente permitiéndote dormir mejor durante las calurosas noches de verano.

También puedes retirar alfombras de pelo o lana ya que estas capturan el calor y lo mantienen dentro de las estancias haciendo más complicado bajar su temperatura.

¿Problemas para conciliar el sueño en verano? Prueba estas almohadas de trigo sarraceno

Como truco para conciliar el sueño durante las calurosas noches de verano, prueba a cambiar tu almohada por una de trigo sarraceno. Los granos que la componen dejan pasar el aire a través del tejido y reducen la temperatura favoreciendo la disipación del calor corporal.

Usa los extractores en la cocina y baño

Los extractores no solo son eficaces expulsando humos mientras cocinas, también permiten expulsar el calor que se genera en los fogones o mientras te duchas, evitando que se extienda al resto de la casa. Sin embargo, también puede evacuar el aire fresco del interior de tu casa. Algo que debes evitar a toda costa.

Trucos para mantener tu vivienda fresca en verano

Para conseguirlo basta con aislar la cocina o el baño cerrando la puerta mientras estés cocinando y mientras el extractor esté en funcionamiento. De ese modo, además de evitar que toda la casa huela a comida, evitas que el aire caliente de la cocina se extienda por el resto de la casa haciendo subir su temperatura.

No uses los electrodomésticos durante el día

En el consejo anterior te mostrábamos cómo cocinar sin que el calor generado efecte al resto de la casa. Cocinar es algo que no siempre se puede evitar, pero lo que sí puedes evitar es usar algunos electrodomésticos durante las horas de más calor.

Trucos para mantener tu vivienda fresca en verano

Aparatos como la lavadora, secadora o lavavajillas deben calentar el agua o el aire para llevar a cabo su trabajo. Esto libera calor en el ambiente que se extiende por toda tu casa elevando la temperatura.

Para evitar que esto suceda, siempre que sea posible, procura programar el encendido de estos electrodomésticos durante las últimas horas de la tarde, cuando las temperaturas son más moderadas y puedes abrir las ventanas para refrescar tu casa.

Así son las lavadoras ecoeficientes de LG que ahorran y cuidan el medioambiente

Los ordenadores también suponen una importante fuente de calor que eleva poco a poco la temperatura de la habitación en la que se encuentra. Evita tenerlo encendido durante mucho tiempo y haz uso de la suspensión o la hibernación para evitar el exceso de consumo de energía y el aumento de temperatura.

De ese modo evitarás generar un calor innecesario en el interior de tu casa y podrás minimizar su impacto manteniendo tu casa fresca durante más tiempo en verano.

Evita las bombillas incandescentes, opta por la luz fría

Las bombillas incandescentes están a un paso de convertirse en historia por su ineficiente uso de la energía. Tanto es así que solo el 10% de la electricidad que consume se convierte en luz. El 90% restante se libera en forma de calor. Evitar su uso es uno de los mejores trucos para mantener tu vivienda fresca en verano.

Trucos para mantener tu vivienda fresca en verano

Por si no estuvieras ya lo suficientemente concienciado del enorme despilfarro energético que representan este tipo de luz, te damos una razón más para deshacerte de estas bombillas definitivamente. ¿A quién le apetecer tener toda una batería de pequeñas estufas calentando la casa en pleno verano?

En su lugar, instala bombillas LED o de bajo consumo. Este tipo de bombillas aprovechan mucho mejor la electricidad consumida y el porcentaje de energía que se convierte en calor es muy inferior al de las bombillas tradicionales.

Verdades y mentiras sobre las lámparas y bombillas LED

De cualquier forma, evita mantener encendida cualquier tipo luz durante más tiempo del estrictamente imprescindible ya que, aunque sean de bajo consumo, todas emiten calor y contribuyen al calentamiento de tu casa.

Usa correctamente los ventiladores

Tal vez no los sepas, pero si tienes instalados unos ventiladores de techo en tu casa, tienen dos modos de uso, en sentido de las agujas del reloj y en sentido contrario.

Durante los meses de invierno, se ajustan para que giren en el sentido de las agujas del reloj para así impulsar el aire caliente que tiende a subir hacia el techo por tener una menor densidad que el aire frío y así distribuir mejor el calor por la sala.

Trucos para mantener tu vivienda fresca en verano

En verano, el comportamiento del ventilador debe ser exactamente el opuesto, y se consigue cambiando el sentido de giro al contrario de las agujas del reloj. De ese modo, el ventilador aspira el aire frio de la parte inferior para distribuirlo mejor por la sala y evitar la concentración de aire caliente. Además, este movimiento también crea una corriente de aire que incrementa la sensación de frescor.

Si usas ventiladores de pie o de sobremesa durante el verano, debes saber que no solo sirven para ponerlos delante y que te “abaniquen”. Usados de forma inteligente pueden ayudarte a mantener tu casa a una buena temperatura en verano.

En caso de no tener forma de crear una corriente de aire con la que ventilar toda tu casa, tal y como te comentábamos en trucos anteriores, los ventiladores pueden usarse para generarla.

Estos son algunos de los ventiladores más vendidos de Amazon en España

Durante las primeras horas del día y durante la noche, sitúa los ventiladores de espaldas a la ventana para que puedan recoger el aire fresco del exterior y lo impulse al interior de tu casa. En cambio, durante el día, el ventilador debería estar orientado hacia la ventana para expulsar el aire caliente del interior y crear una cortina de aire que impida la entrada del aire caliente.

Uso estratégico de las plantas

Las plantas, especialmente las de hoja verde, son excelentes estabilizadores de la temperatura. Por lo que poner algunas en las habitaciones y rociarlas con un poco de agua de tanto en tanto contribuyen a mejorar el confort de tu casa en verano. Pero esa no es la única ayuda que puedes recibir del mundo vegetal.

Trucos para mantener tu vivienda fresca en verano

Si tu casa tiene jardín o balcón, procura plantar algunos árboles de forma que su sombra se proyecte sobre las paredes y ventanas de tu casa. Actuarán como primera línea de defensa contra los rayos del sol y su sombra te ayudará a rebajar algunos grados el interior de tu casa.

Cinco plantas de interior para purificar el aire de tu casa

Las plantas trepadoras y enredaderas también cumplen una importante misión ya que actúan como aislantes naturales absorbiendo una gran cantidad de calor que, de otro modo, terminaría calentando poco a poco el interior de tu casa.

Riega o friega para refrescar las superficies

Hace más de mil años, los árabes ya utilizaban el agua como método para refrescar el interior de sus palacios durante los calurosos veranos andalusíes. El saber popular ha mantenido esta práctica que todavía hoy se utiliza de forma intensiva en las regiones del sur, donde el calor resulta asfixiante.

Trucos para mantener tu vivienda fresca en verano

Si no tienes la suerte de vivir en uno de estos palacios, puedes optar por regar o fregar el jardín, terraza, balcón o patio para refrescar el ambiente y evitar que el calor que emana de las superficies cerámicas o del suelo termine entrando en el interior de tu casa.

Esto es especialmente recomendable por la tarde, cuando el sol ya no es tan intenso. De ese modo, cuando abras las ventanas para ventilar tu casa antes de irte a dormir, se habrá disipado todo el calor que los materiales de construcción habían acumulado durante todo el día.

No nos cabe duda de que, siguiendo estos consejos, conseguirás mantener el control de la factura de la luz y aprenderás a optimizar los recursos naturales de tu casa.