Skip to main content

5 mentiras (y una verdad) sobre el uso del cobalto en los coches eléctricos

Mineral de cobaltita

22/09/2018 - 13:00

Cada vez oímos hablar más y más del uso del cobalto en los coches eléctricos, aunque ya lleva unos cuantos años usándose en los smartphones que todos tenemos en la mano. Un mineral que procede en gran parte (un 60%) de la República Democrática del Congo, un país en el que las condiciones laborales y humanitarias dejan mucho que desear, empleando en demasiadas ocasiones mano de obra infantil en las minas.

Su relativa escasez, las condiciones de su extracción y su aumento de precio ha hecho que el “odio” al cobalto se dispare, haciendo que muchos de los escépticos con la movilidad eléctrica encuentren en el suministro de este mineral la excusa perfecta para intentar derribar al coche eléctrico.

Pero hay cosas que debemos tener en cuenta cuando hablamos del cobalto. El futuro no es tan oscuro como algunos pintan, todavía solo es relativamente incierto. Aquí tienes 5 mentiras y 1 verdad que hoy por hoy debemos saber del cobalto.

Mentira 1: “El cobalto se usa cada vez más en los coches eléctricos”

Para nada. Si hay un buen ejemplo de que los coches eléctricos buscan un uso menor del cobalto, es Tesla. El gigante de los coches eléctricos lleva unos años apostando por la tecnología de níquel-cobalto-aluminio, en la que se ha disminuido muchísimo el uso de este mineral (¡un 60%!) con respecto a las generaciones anteriores de coches.

De hecho, según Benchmarck Mineral Intelligence, con la primera fase del Roadster y del Model S, entre el año 2009 y el 2012, cada vehículo contaba con 11 kg de cobalto. Desde 2016 esa cantidad se ha quedado en 7kg para el nuevo Model S y en el Model X y en algo más de 4kg para el Model 3.

Elon Musk, CEO de Tesla, quiere que las baterías de sus próximos coches estén 100% libres de cobalto. Aunque quizás esto sea bastante complejo a corto plazo.

Mentira 2: “Las empresas de coches eléctricos no están haciendo nada por evitar el cobalto”

La demanda de cobalto se va a disparar todavía más por culpa de las baterías de los coches eléctricos

Pero Tesla no es el único fabricante de coches eléctricos que está buscando alternativas para disminuir el uso de cobalto. Prácticamente toda la industria de coches está trabajando en buscar alternativas para sus baterías, ya que además esto permitiría bajar el precio de sus coches y aumentar / popularizar el mercado del coche eléctrico.

Hay que tener en cuenta que, si no existen alternativas, el precio del cobalto no parará de crecer (como ya lo ha hecho en marzo de este año, alcanzando un máximo histórico de 94.800 dólares por tonelada métrica). Todas las casas automovilísticas, unas más que otras, se están moviendo para disminuir el uso del cobalto y esperamos ver pronto resultados.

Mentira 3: “Todo el cobalto sale de la explotación infantil y nadie mueve un dedo”

Es innegable que la extracción del cobalto, al igual que sucede con el coltán, tiene detrás el gran problema de la explotación infantil y la vulneración de los Derechos Humanos en República Democrática del Congo, país del que procede prácticamente todo este mineral.

Pero las diferentes casas de coches eléctricos están buscando acabar con esta lacra. Este es un fragmento del documento de Tesla para acabar con los “minerales en conflicto” que puedes consultar al completo aquí:

"Tesla se compromete a abastecerse de minerales de manera responsable y considera las actividades mineras que alimentan el conflicto como inaceptables. De conformidad con la política de Tesla en materia de derechos humanos y con los minerales en conflicto, se harán esfuerzos razonables para garantizar que las piezas y los productos suministrados a Tesla sean “libres de conflictos”, lo que significa que tales minerales no beneficien a los grupos armados en la República Democrática del Congo o cualquier país colindante.

Tesla requiere que sus proveedores establezcan políticas, marcos de debida diligencia y sistemas de gestión consistentes con la Guía de Debida Diligencia de la OCDE para Cadenas de Suministro Responsables de Minerales Afectados por Conflictos y Áreas de alto riesgo.”

Imagen del Tesla Model X

Imagen del Tesla Model X

También a finales de 2017 Amnistía Internacional firmó un convenio con la República Democrática del Congo para erradicar el trabajo infantil en el sector minero para 2025.

Seema Joshi, responsable de Empresas y Derechos Humanos en Amnistía Internacional aseguró que este compromiso podría significar un paso importante hacia la erradicación de la lacra de que haya niños de tan solo siete años trabajando en las minas de la RDC.

“Si se cumple, las futuras generaciones de niños y niñas congoleños no pasarían su infancia extrayendo materiales para nuestros teléfonos inteligentes y automóviles eléctricos en condiciones de oscuridad, suciedad y peligro”, explicó.

Esperemos que así sea, y cuanto antes.

Mentira 4: “No existe un sustituto para el cobalto”

Aunque el cobalto va a seguir entre nosotros durante bastante tiempo (eso es algo innegable), lo cierto es que existen otras posibilidades que a medio plazo podrían ayudar a la sustitución de este tipo de componentes que ahora mismo son necesarios en las baterías.

Nos referimos a las baterías de iones de litio, que apenas usan cobalto y que podrían aterrizar en unos tres o cinco años.

litio dilema coche eléctrico

También y según Caspar Rawles, un analista de Benchmark Mineral Intelligence entrevistado en The Verge, la próxima generación llegaría a través de las baterías con el ánodo sólido, aunque todavía "están muy lejos”, asegura.

Otras, como las baterías de iones de sodio, todavía se encuentran a escala de laboratorio y de ahí tendrán que pasar a fase de investigación, a pruebas piloto, a pruebas de cátodos y a pruebas de baterías. Es decir, faltan unos 10 años más para eso.

¡Es cuestión de tiempo!

Mentira 5: “En el futuro, no habrá cobalto para tanto coche eléctrico”

Obviamente si el cobalto continúa con una demanda como la que existe hasta ahora, veremos cómo la cantidad disminuye considerablemente y los precios siguen subiendo: eso es inevitable. Pero teniendo en cuenta todo lo visto anteriormente, los posibles sustitutos, etc., esperamos no llegar a esa situación de desabastecimiento de cobalto en un futuro.

Verdad: De momento, es muy difícil (casi imposible) prescindir al 100% del cobalto

Es la realidad: acabar con todo el cobalto que tiene una batería de coche eléctrico es por ahora prácticamente imposible. Aunque sea en un porcentaje muy bajo, todavía es fundamental. ¿Por qué? Porque estamos hablando de que el cobalto es el elemento seguro del cátodo de la batería. Y esto quiere decir que, cuanto menos cobalto hay, menos duración tiene el ciclo de vida de la batería.

Además, también puede suponer un problema en la seguridad, ya que cuando se disminuye la cantidad de cobalto, normalmente aumenta la de níquel, que puede llevar a un sobrecalentamiento de la batería.

Más:

#Destacado, #sync