Skip to main content

BMW i3, probamos uno de los coches eléctricos más vendidos en España

Prueba de la tecnología del BMW i3

Jakub Motyka

13/06/2018 - 12:05

BMW lleva años apostando por el coche eléctrico: empezó allá por el año 2013 con el primer BMW i3, y ha continuado hasta dar forma a un catálogo que a día de hoy ya contiene dos gamas de coches cien por cien eléctricos: la del i3 y la del i8. Después de nuestra prueba del i8, en esta ocasión nos ponemos al volante del otro modelo eléctrico de la marca bávara.

El coche eléctrico ya no es solamente el futuro: para muchas personas, ahora mismo se ha convertido en el presente. BMW es una marca que inició su apuesta por los coches cien por cien eléctricos hace no tanto tiempo –como muchos otros grandes fabricantes–, allá por el año 2013, y lo hizo con el lanzamiento de la primera versión del modelo que hemos tenido la oportunidad de probar en ComputerHoy.com: el BMW i3 (2018).

El BMW i3 es un coche eléctrico pensado para la ciudad. Bajo ese diseño tan claramente diferenciado del resto de sus competidores, es un coche que llama la atención de todo el mundo desde el primer momento: y no solamente por el curioso sistema de apertura de sus puertas traseras, o por el nada habitual acabado de madera del salpicadero de la versión que hemos probado nosotros, sino ante todo por su capacidad de recorrer más de 200 kilómetros tras una carga completa. Más que suficiente para el día a día, ¿o no?

Depende de a quién le preguntes: habrá quien te diga que 200 kilómetros se quedan cortos para el uso cotidiano, mientras que otros tantos te dirán que eso es más que de sobra para llevar a los niños al colegio, ir al trabajo, volver a casa y de camino pasar por el supermercado para comprar alguna cosa. Y, tras haber recorrido unos cuantos cientos de kilómetros con este i3 de BMW, os podemos decir que ambas partes tienen razón.

BMW i3, prueba de su tecnología

Tiene razón el que dice que es suficiente: según un informe del año 2010, los habitantes de Madrid recorren de media casi 12 kilómetros desde su casa hasta el trabajo. En total, 24 kilómetros al día entre ir y volver: con este BMW i3, podrías hacer ese recorrido durante toda la semana habiendo cargado el coche un lunes y no volviendo a enchufarlo hasta el viernes. O hasta el sábado. E incluso hasta el domingo.

Pero también tiene razón el que dice que todavía no es suficiente. Si te pasas a un coche eléctrico con alma urbanita como el que protagoniza esta prueba, olvídate de hacer una escapada a la Sierra el fin de semana, y mucho menos te plantees irte con él de vacaciones a la playa. Ahí ya necesitarás un segundo coche (ya sea eléctrico –con más autonomía– o de combustión).

Por lo tanto, ante la movilidad eléctrica hay motivos tanto para estar a favor como para estar en contra. En esta prueba de la tecnología del BMW i3 te vamos a presentar en detalle todo de lo que es capaz este coche, y te mostraremos a fondo cómo funciona su apartado tecnológico. A partir de ahí, que cada uno se posicione en el bando que quiera.

BMW i3: algo más que conducir un coche eléctrico

BMW i3, prueba de su tecnología

BMW es una marca que presume de ofrecer experiencias de conducción que otros fabricantes no tienen, y con este modelo en concreto tiene motivos para hacerlo: una cosa es ir en un coche eléctrico, y otra es ir en un coche eléctrico como el i3.

Desde el primer momento que te sientas dentro, te das cuenta de que nada es como en los otros eléctricos del mercado: desde el gigante espacio del salpicadero, que te permite estirar ambas manos sin llegar a tocar el parabrisas (nadie lo diría viendo lo pequeño que parece el coche desde fuera), hasta la ausencia de un eje central que separe al pasajero del conductor (si hubiera un tercer asiento de por medio, sería como ir en un coche de los años ochenta). Son detalles que hacen de este BMW i3 un coche eléctrico único.

Detalles que sitúan a este i3 en un segmento difícil de definir: ni es un coche "pequeño", porque al menos para el conductor y el acompañante espacio para ir cómodos no falta, ni desde luego tampoco es un coche grande, porque con 260 litros pocas maletas podrás llevarte cuando te bajes al pueblo durante el fin de semana. Es un coche diferente en todos los sentidos.

BMW i3
BMW i3
BMW i3

Antes de continuar, es interesante que mencionemos las diferentes versiones en las que actualmente se distribuye en el mercado el BMW i3 de 2018 –en total, son cuatro–. Como os decíamos, es un coche muy peculiar que conviene conocer a fondo:

  BMW i3 (94 Ah) BMW i3 (Range Extender) BMW i3s (94 Ah) BMW i3s (Range Extender)
Batería 33,2 kWh (utilizables 27,2 kWh) 33,2 kWh (utilizables 27,2 kWh) 33,2 kWh (utilizables 27,2 kWh) 33,2 kWh (utilizables 27,2 kWh)
Autonomía eléctrica (NEDC) Hasta 300 km Hasta 235 km Hasta 280 km Hasta 220 km
Autonomía eléctrica (WLTP) Hasta 255 km Hasta 200 km Hasta 245 km Hasta 195 km
Autonomía orientada para el cliente Hasta 200 km Hasta 330 km Hasta 200 km Hasta 330 km
Potencia del motor en CV 170 CV 170 CV 184 CV 184 CV

Diréis, ¿cómo es posible que la versión Range Extender –también conocida como REX– certifique menos autonomía eléctrica oficial según los ciclos NEDC/WLTP que las otras versiones... pero que al mismo tiempo resulte que tiene 130 kilómetros más de autonomía orientada para el cliente? La explicación reside en que esta versión, en lugar de tener una batería de mayor capacidad (tiene la misma), lo que incorpora es un pequeño motor de gasolina que permite recorrer más kilómetros sin necesidad de pasar por el enchufe.

Es de suponer que el peso adicional que representa la motorización de combustión en la versión REX (el depósito de gasolina tiene una capacidad de nueve litros) es la responsable de que la autonomía eléctrica se reduzca en las homologaciones. Pero, al mismo tiempo, es gracias a esa motorización a la que se consiguen esos más de cien kilómetros extra de autonomía que, desde luego, mal no vienen.

Este motor de gasolina de la versión REX, por cierto, cabe señalar que no está conectado con las ruedas: al estilo de los primeros Ampera eléctricos de Opel, se trata de un motor que alimenta un generador eléctrico que carga directamente la batería para, después, aprovechar esa energía para mover las ruedas con el motor eléctrico.

Los gigantes del motor y el coche eléctrico: así están las cosas

Todas las versiones del i3 (2018) de BMW están alimentadas por una batería de 33,2 kWh de los cuales, a fin de preservar lo máximo posible la vida útil de las celdas, la capacidad que realmente se utiliza es de 27,2 kWh. Para entender si es poco o mucho, lo podéis poner en perspectiva echando un vistazo a esta lista de los coches eléctricos con más autonomía del mercado.

La versión del BMW i3 (2018) que nosotros hemos probado era la eléctrica pura, así que todo lo que os contaremos corresponde al modelo que en un uso real ofrece una autonomía de alrededor de 200 kilómetros: el de 94 Ah en la versión i3.

Sobre el autor

Jakub Motyka

Web Manager

Jakub es un redactor especializado en tecnología.

Tags:

#Destacado

Te recomendamos