Skip to main content

Hyundai Ioniq (PHEV), probamos este coche híbrido enchufable

Jakub Motyka

23/05/2018 - 13:36

Probamos la tecnología del Hyundai Ioniq híbrido enchufable, un coche que tiene la capacidad de recorrer hasta 63 kilómetros en modo eléctrico puro sin gastar combustible. En este artículo te hablamos de todo lo que esconde su tecnología.

El coche eléctrico es el futuro, pero como todo buen futuro que se precie, todavía se hará esperar un tiempo. En lo que el mundo da el salto a la movilidad eléctrica, los coches híbridos (especialmente los enchufables) son una excelente alternativa para adelantarse en el tiempo y empezar a disfrutar ya de las ventajas de los vehículos eléctricos sin tener que sufrir por ello sus todavía no pocas desventajas.

El Hyundai Ioniq es un coche al que esta marca surcoreana ha decidido dotar del abanico más amplio posible de motorizaciones en el mercado español: lo puedes comprar en híbrido, lo puedes comprar en híbrido enchufable e, incluso, te puedes hacer con una versión cien por cien eléctrica de este coche. En ComputerHoy.com hemos probado a fondo la tecnología del Ioniq híbrido enchufable.

Hyundai Ioniq, prueba de la tecnología

El Ioniq híbrido enchufable es un coche pensado para todo aquel que quiere tener un coche con corazón eléctrico sin por ello renunciar a la posibilidad de -por ejemplo- poder hacer un viaje de 600 kilómetros en las vacaciones de Semana Santa. Es tan apto para el día a día como para los viajes largos por carretera, una mezcla que por desgracia a día de hoy pocos coches eléctricos puros pueden ofrecer.

Por un lado, el Hyundai Ioniq híbrido enchufable se alimenta de un motor gasolina 1.6 de 105 CV que nos permite recorrer cientos de kilómetros con su depósito de gasolina de 43 litros; por otra parte, cuenta también con un motor eléctrico que recibe la energía de una batería de 8,9 kWh que sobre el papel baja el consumo combinado de combustible hasta los 1,1l/100 km y ofrece hasta 63 kilómetros de autonomía en el modo eléctrico.

Así pretende Europa que tu plaza de garaje tenga cargador para coches eléctricos

En resumen, lo mejor de dos mundos en un mismo coche. En esta prueba de la tecnología del Hyundai Ioniq te hablaremos no solamente de lo que ofrece su parte híbrida, sino también de todo lo que tiene que decir este coche desde el punto de vista de la seguridad, el entretenimiento a bordo y, en resumen, la tecnología sobre ruedas.

La unidad que nosotros hemos podido probar era la versión Style, la de más alta gama de las dos disponibles (la otra es la Tecno). Conozcamos más a fondo la tecnología de este coche.

Batería de 8,9 kWh para la parte eléctrica del Ioniq

Prueba tecnológica del Hyundai Ioniq PHEV

Dado que es un coche híbrido, el Hyundai Ioniq apuesta por una batería de 8,9 kWh que alimenta a un motor eléctrico de 44,5 kW de potencia (cerca de 60 CV). Es una capacidad de batería que está en la línea de otros coches híbridos enchufables que hemos probado en ComputerHoy.com como el Volkswagen Passat GTE (9,9 kWh), y por encima de lo que ofrecen muchos modelos no-enchufables como el Ford Mondeo Hybrid (1,4 kWh).

Hyundai Ioniq híbrido enchufable

En España, este modelo del Ioniq puede presumir del distintivo azul de la DGT gracias a que en el modo eléctrico supera los 40 kilómetros de autonomía. Esa etiqueta azul te libra de las prohibiciones en los episodios de alta contaminación, así como también te permite aparcar sin coste en el centro de grandes ciudades como Madrid.

Madrid despierta la ira de los motoristas que podría extenderse a toda España

En el modo eléctrico puro, el Ioniq es capaz de recorrer hasta 63 kilómetros (en una conducción real, nosotros nos hemos movido entre los 40 y los 45 kilómetros antes de agotar la batería), y ya sabréis que en estos coches la parte del motor eléctrico es igual de interesante tanto en ciudad como en carretera.

Por un lado, para ciudad no hay nada mejor que un motor eléctrico: salvo en las salidas, el consumo a velocidades de 20, 30 o 50 km/h es ínfimo, y en trayectos urbanos perfectamente se pueden conseguir durante la marcha consumos de 8, 9 o 10 kWh/100 kilómetros. La media del consumo sube por culpa de los inicios de la marcha (ahí, para que os hagáis una idea, el consumo instantáneo en el cuadro de instrumentos se dispara hasta los 40-45 kWh/100km), pero los 45 kilómetros de autonomía en ciudad se pueden alcanzar sin problemas.

Hyundai Ioniq

El Hyundai Ioniq PHEV dispone de un botón que nos permite elegir entre el modo eléctrico y el híbrido. En el modo eléctrico, salvo que pisemos a fondo el acelerador será únicamente el motor eléctrico el que moverá las ruedas del coche; en el modo híbrido, es el propio sistema el que decide qué motor poner en marcha para que la conducción sea lo más eficiente posible.

Pero en carretera también acabas agradeciendo la presencia del motor eléctrico. Pese a que a velocidades de crucero es el motor de combustión el que actúa durante la mayor parte del tiempo, en las pequeñas recuperaciones de ritmo y también a velocidades constantes ese motor se apaga y el coche solamente se mueve con el motor eléctrico. De esta forma, se reduce notablemente el gasto de combustible.

Hyundai habla en su página web de un consumo combinado de combustible de 1,1l a los 100 km, pero bajo el generoso amparo del ciclo NEDC (ahora sustituido por el WLTP, mucho más fiel a la realidad) eso aleja un poco el consumo oficial del consumo medio de 3-4l/100 km que nosotros hemos conseguido en trayectos por carretera en los que habíamos salido de casa con la batería cargada.

Ioniq híbrido enchufable

Hablemos de la carga de la batería. Es fácil identificar un coche enchufable porque suele tener una tapa adicional en la parte frontal, como es el caso de este Hyundai Ioniq: bajo esa tapa encontramos un conector Mennekes que viene acompañado en el maletero por un cable Mennekes-Schuko que permite cargar la batería directamente desde un enchufe de toda la vida.

La guía de cables de carga para coches eléctricos

En un enchufe convencional, sin instalación previa ni de una wallbox ni de un enchufe tipo Greenup, la carga completa lleva algo más de cuatro horas. A poco que dispongas de una instalación específica, es fácil bajar ese tiempo hasta las dos horas: ideal para dejar la batería cargada tanto por la noche (con tarifa reducida) como en lo que subes a casa para después salir por la tarde a algún sitio.

Enchufe Mennekes del Hyundai Ioniq

¿Y qué hay de la carga de la batería en lugares públicos? Aunque todavía queda mucho trabajo por delante, la infraestructura de carga en las calles cada vez empieza a ofrecer alternativas más viables para cargar un coche eléctrico fuera de casa: tenemos desde puntos de carga en los aparcamientos de los centros comerciales hasta puntos de carga rápida repartidos por toda España. La experiencia está lejos de ser perfecta, pero ya es un comienzo.

Durante nuestra prueba del Ioniq de Hyundai probamos a dejar el coche cargando en el aparcamiento de un centro comercial durante el rato que subíamos a hacer la compra (a través de un enchufe de toda la vida), y a la vuelta en un lapso de tiempo de 30 minutos la batería se había cargado de un 11 a un 22%. Dado que no tiene conector CSS de carga rápida, en el mejor de los casos en los puntos de pago de las grandes ciudades podrás cargar este coche a hasta 7,4 kWh.

IBIL, la empresa que está impulsando el coche eléctrico en las ciudades

La batería también se carga con la regeneración de la energía durante las frenadas y las retenciones del motor, y aunque en una conducción diaria rara vez conseguiremos cargarla más de un 15 o un 20% con este sistema, en un caso extremo os podemos contar como ejemplo que bajar un puerto de montaña jugando con la retención del motor de gasolina es suficiente para cargar la batería de este coche hasta en un 70%. Es decir, algo más de 40 kilómetros gratis, y sin gastar pastillas de freno.

Lo que sí cabe destacar en este sentido es que, a diferencia de los coches eléctricos puros, en este Ioniq no disponemos de un selector del nivel de retención. La retención que viene de fábrica es la única que se puede utilizar, salvo que juegues con las levas del volante para regular con las marchas la retención del motor de gasolina.

Tecnología por dentro y fuera: así es el Hyundai Ioniq

Pero ya hemos hablado suficiente de la batería del Hyundai Ioniq: ahora es el momento de que nos pongamos detrás del volante para ver todas las tecnologías que tiene por dentro (y por fuera) este coche. En lo referido a la tecnología de a bordo, estamos ante un coche conectado en el que no podía faltar la compatibilidad con las tecnologías de Android Auto y Apple CarPlay en el navegador.

Interior del Ioniq

Bajo una interfaz fácil de utilizar desde el primer minuto en el que nos subimos a bordo del coche, en la pantalla del navegador disponemos de diferentes apartados que, más allá del mapa (con la tecnología de TOMTOM live por la que en la marca empezaron a apostar desde el año 2015, y que tiene la ventaja de que informa en tiempo real de las retenciones de tráfico), nos permiten ver en tiempo real el consumo de energía, buscar un contacto en la agenda del teléfono o, como decíamos antes, manejar nuestro móvil a través de Android Auto o Apple CarPlay.

Navegador del Ioniq

Pese a que para utilizar el móvil desde el navegador a través de Android Auto (en los móviles Android) o Apple CarPlay (en los iPhone) es necesario que previamente lo hayamos conectado por cable al puerto USB que tiene el coche, debajo de la consola central disponemos de una base de carga inalámbrica que permite cargar la batería sin cables de por medio, y es compatible con todos los móviles del mercado que dispongan de esta tecnología.

Cuadro de instrumentos del Hyundai Ioniq
Detalle del cuadro de instrumentos del Ioniq

Luego está el cuadro de instrumentos. Está a medio camino entre lo digital y lo analógico: mezcla indicadores LED de colores con dos pantallas a todo color. En el centro del indicador de la velocidad tenemos una pantalla, que muestra datos tales como la autonomía restante; en la pantalla ubicada a su derecha, lo que podemos ver es mucha más información relacionada con la conducción.

Esta pantalla se controla desde un botón ubicado en el volante, y tiene cuadro modos de vista (Información del coche, Navegación, Asistentes a la conducción y Ajustes) dentro de los cuales hay diferentes pantallas para cada uno de ellos. En el modo de Navegación puedes seguir una ruta del navegador, mientras que en el de Información del coche se puede ver el estilo de conducción, el flujo de energía o la temperatura del motor.

Volante del Hyundai Ioniq

Buena parte de las funciones del teléfono están también accesibles desde el volante. Ahí tenemos un botón para aceptar/rechazar llamadas, así como también encontramos un botón para poner en marcha el asistente de voz. Pese a que el Ioniq no es un coche con carácter deportivo, disponemos de unas levas detrás del volante para controlar las marchas durante la conducción.

Los asistentes a la conducción también están presentes en la tecnología del Ioniq

Terminamos nuestro repaso a la tecnología de este coche hablando de los asistentes a la conducción. En términos de seguridad, este modelo dispone de cuatro tecnologías que merecen especial mención: LKAS (Lane Keeping Assist System), BSD (Blind Spot Detection), AEB (Automatic Emergency Braking) y SCC (Smart Cruise Control). Cuatro tecnologías que pueden salvar (y salvan) muchas vidas en la carretera.

Asistentes a la conducción del Ioniq

Pese a lo extrañas que puedan sonar todas las siglas que hemos mencionado en el anterior párrafo, en realidad se trata de tecnologías que todo el mundo conoce hoy en día: se trata ni más ni menos (siguiendo el mismo orden) que del asistente al mantenimiento del carril, el detector del ángulo muerto, la frenada de emergencia automática y el control de crucero adaptativo.

El sistema de control de crucero adaptativo ha demostrado funcionar de una forma bastante suave durante nuestra prueba, y era capaz de anticiparse a vehículos que circulaban más lento sin esperar a pegar un frenazo a su altura como sí hacen otros coches con esta misma tecnología. Eso sí, echamos en falta que con poner el intermitente fuera suficiente para que el coche empezara a acelerar (no lo hace hasta que no salgamos de la trayectoria del coche que tengamos delante).De las demás tecnologías de asistencia a la conducción os hablamos en el vídeo que tenéis insertado al comienzo de este artículo. Echadle un vistazo para conocer más sobre este coche.

Hyundai Ioniq, el coche híbrido enchufable

Hyundai Ioniq, el coche híbrido enchufable

Hasta aquí llega nuestra prueba de la tecnología del Hyundai Ioniq. Podéis encontrar más información sobre este coche desde el punto de vista del motor en la prueba que hicieron nuestros compañeros de AutoBild, y esperamos que este reportaje os haya servido para descubrir todo acerca del apartado tecnológico de este modelo.

El Hyundai Ioniq está disponible en España en su versión híbrida por un precio que parte de los 25.175 euros, mientras que el modelo híbrido enchufable que nosotros hemos probado arranca en los 35.325 euros.