Skip to main content

Mini Countryman híbrido enchufable, probamos su tecnología

25/10/2018 - 11:48

¿Cómo? ¿Un Mini eléctrico? Efectivamente, el Countryman S E es la versión híbrida enchufable del coche de Mini. Lo hemos probado, y en este reportaje te contamos a fondo todo lo que ofrece su tecnología. Puedes ver también los aspectos más interesantes en el vídeo que tienes encima de este párrafo.

Algo está cambiando en el mundo de la automoción. ¿Quién se hubiera imaginado hace cinco, tres o incluso un año que para 2019 asistiríamos al lanzamiento del primer Mini cien por cien eléctrico? Hasta los grandes iconos del mundo del motor se han dado cuenta de que en el futuro hablaremos más de kilovatios hora que de caballos, y los acontecimientos de los últimos meses en materia de legislación de coches en las grandes ciudades han terminado por despejar cualquier posible duda acerca de esta afirmación. El futuro es eléctrico.

El Mini Countryman S E es la antesala del gran lanzamiento del Mini eléctrico –al que asistiremos con suerte para antes de que termine el próximo año–, pero no por ser el telonero de una revolución mucho mayor deja de ser interesante por sí mismo: es el primer coche híbrido enchufable de la marca, y nosotros lo hemos probado.

El coche eléctrico puro todavía no está listo para entrar en nuestras vidas. Por ello, de lo que nos vamos a hartar de ver en estos próximos años son los coches híbridos: normativas como la WLTP han obligado a los fabricantes a dejarse los sesos para seguir distribuyendo sin salirse de lo que establecen las nuevas leyes sus modelos más radicales, y marcas como Mini, con un perfil de coche claramente enfocado hacia la ciudad, no se podían permitir quedarse dormidas en los laureles en medio de esta cada vez menos silenciosa revolución.

Cero emisiones de Mini

O movía ficha, o Mini lo iba a pasar mal. ¿Quién, viviendo en el centro de la capital, se compraría un Mini sabiendo que, de aquí a unos meses, no podrá aparcar en el centro de Madrid en caso del peor escenario durante un episodio de alta contaminación? El Countryman S E luce con orgullo la pegatina de Cero emisiones, y eso significa que vas a poder entrar con él en la capital incluso aunque las cosas se pongan muy feas. Al menos de momento.

Que este coche sea híbrido enchufable quiere decir que puedes circular con él en modo eléctrico puro durante una cantidad razonable de kilómetros por ciudad (hablamos de unos 30 km en condiciones reales, un poco menos de los 41 kilómetros que anuncia la marca). Pero dado que es híbrido, significa que puedes seguir con tu trayecto incluso aunque la batería se haya descargado. De hecho, cuando te quedes sin batería verás que, si sigues conduciendo con el motor de combustión, la batería se vuelve a cargar de nuevo en marcha. En resumen, tienes todas las ventajas de un coche eléctrico sin las desventajas... de un coche eléctrico.

En esta prueba de la tecnología del Mini Countryman S E te vamos a contar todo lo que tiene que ofrecer tanto por dentro como por fuera este coche de Mini. Hablaremos de la parte híbrida enchufable, pero también de su navegador, sus asistentes a la conducción y, como aperitivo, su fácilmente reconocible interior. Empecemos.

Probamos la tecnología del Mini eléctrico

Si echáis un vistazo al configurador de Mini, veréis que de todos los coches de Mini el único modelo disponible en la configuración eléctrica es el Countryman –nada de lucir por la ciudad un Cooper eléctrico... al menos de momento–. En esta configuración, estamos hablando de un coche que combina (bajo el formato All4, es decir, tracción en las cuatro ruedas) un motor gasolina 1.5 de 136 caballos con un motor eléctrico de 88 CV (224 CV en total), este último alimentado por una batería de 7,6 kWh. La batería del motor eléctrico se carga a través de un conector Mennekes, y la carga completa no lleva más de dos horas y unos pocos minutos (tres horas si utilizamos un enchufe convencional).

Cada fabricante aplica el concepto híbrido de una forma diferente en sus coches, y Mini ha optado por dejar en manos del usuario todo lo relacionado con el funcionamiento del motor eléctrico: no hay tres, sino hasta seis configuraciones de conducción disponibles. Tres relacionadas puramente con la parte eléctrica, y otras tres que afectan al comportamiento de ambos motores –tanto el térmico como el eléctrico–.

Modos de conducción del Countryman S E

Por un lado, está el botón de eDrive. Este nos permite configurar la gestión de la batería, y hay tres modos disponibles:

  • Modo Max eDrive. En este modo, el coche solamente utiliza el motor eléctrico, y no deja que entre en marcha el motor de combustión a no ser que pisemos a fondo el acelerador o superemos cierta velocidad (entre 120 y 130 km/h).
  • Modo Auto eDrive. Digamos que es el modo más "puramente" híbrido: el coche utiliza uno u otro motor, o la combinación de ambos, en función de la situación.
  • Modo Save Battery. Es el modo más curioso de los tres, ya que no está presente en todos los coches híbridos: se trata de un modo que no permite que la batería se descargue en ningún momento para que, así, podamos cargarla en marcha y después utilizarla cuando queramos.

Decimos que el de Save Battery es el modo más interesante porque, en el día a día, puede tener mucha utilidad en los trayectos cotidianos: imagina por ejemplo que en el viaje que haces desde casa hasta el trabajo por la autopista pudieras aprovechar toda la recuperación de energía para después, una vez hayas entrado en ciudad, circular en modo eléctrico puro. O imagina no tener que perder capacidad de batería mientras vas por carretera, y así poder reservarla solamente para los trayectos por ciudad. De ahí que este modo merezca especial mención.

La única pega que le pondríamos es que este último modo, el de conservar la carga de la batería, se desactiva en cuanto apagamos el contacto. Esto significa que, si paramos un momento y después retomamos nuestro trayecto, deberemos acordarnos de activar de nuevo manualmente este modo de batería para evitar perder la carga en marcha.

Countryman S E de Mini

Después, de forma adicional a estos tres modos que hemos mencionado, en el Countryman S E también disponemos de otros tres modos relacionados con la conducción: Green, el modo estándar y el Sport. En este caso, hablamos de unas configuraciones que afectan tanto al motor de gasolina como por ejemplo a la dureza de la dirección.

Por cierto: antes decíamos que el motor de combustión que da vida a la mitad de este Mini es un 1.5 gasolina... ¿no os suena de algo? Sí, es el mismo motor que da vida a la mitad del mismísimo BMW i8 (que también lo hemos probado). De hecho, este Mini comparte muchas de las tecnologías de la joya de la corona de BMW, y su motorización está construida sobre el mismo esquema (solo que a la inversa: en lugar de estar detrás, el motor de gasolina está delante).

Así se carga la batería del Mini Countryman S E

Estos dos motores, acompañados de un sistema de recuperación de energía (KERS), dan un total de 224 CV de potencia y un par de 385 Nm. De 0 a 100 km/h en 6,9 segundos. Nada mal para un coche que se ve perjudicado por los 270 kilogramos extra de peso que representa toda la tecnología híbrida en su conjunto.

El inconfundible interior con personalidad Mini

Puede que tenga la última tecnología del mercado, pero el Mini Countryman S E sigue siendo un Mini. Eso significa que, en cuanto te subes a bordo, resulta imposible no fijarse en el diseño de los controles que se accionan con un interruptor al más puro estilo de un avión de combate, o todas esas formas circulares que rematan cada rincón del habitáculo.

Interior del Mini Countryman S E

Pero aquí hemos venido a hablar de tecnología, no de diseño. Veamos qué tiene que decir el Countryman híbrido enchufable a este respecto en su interior.

Cuadro de instrumentos del Mini Countryman S E

Hablemos primero en detalle del cuadro de instrumentos. La presencia digital en este apartado es mínima, ya que la marca ha optado por conservar su tradicional seña de identidad con un indicador de velocidad circular de aguja que solamente se ve acompañado por una pequeña pantalla que nos muestra datos tales como la marcha engranada, la autonomía restante o la temperatura exterior.

Cuadro de instrumentos del Mini Countryman S E
Cuadro de instrumentos del Countryman S E

Después, a la izquierda del indicador de la velocidad, está lo que Mini denomina como "Instrumento e". Es el sustituto del cuentarrevoluciones de siempre, y se trata de un indicador de aguja (no faltan los guiños a lo vintage) que muestra el comportamiento del motor en tres franjas: carga de la batería (cuando por ejemplo sueltas el acelerador y dejas que se recupere energía con la desaceleración), potencia y eBoost (cuando el motor eléctrico ayuda al motor de combustión para dar de sí todos los 224 CV de potencia).

Head up display de Mini

Ah, y también tenemos Head-up display. Pero a diferencia de los modelos de más alta gama de la familia, aquí no se trata de un proyector que refleja la imagen sobre el parabrisas: en lugar de eso, se trata de un cristal translúcido que muestra información útil durante la conducción. Velocidad, límites de velocidad, navegación... todo lo imprescindible.

Navegador de Mini

Luego está la pantalla del navegador. Bajo un diseño también circular, se trata de una pantalla táctil de 8,8 pulgadas (bajo la modalidad de Mini Connected Navigation Plus; las otras tres modalidades disponibles traen una pantalla más pequeña, de 6,5 pulgadas) que cuenta con una interfaz desde la que podemos acceder a todas las funciones de infoentretenimiento de este coche: navegación, teléfono, notificaciones y, por supuesto, Apple CarPlay.

En este apartado, cabe señalar que este coche de Mini cuenta con una base de carga inalámbrica "oculta" bajo el reposabrazos central. La sorpresa nos la hemos llevado al descubrir que... ¡no cabe en ella un iPhone XS Max (similar en medidas a un iPhone 8 Plus)! No te quedará otra que cargar el móvil por cable si usas un smartphone grande. Ingenieros de Mini, tomen nota para la siguiente.

Hazte con una de estas bases de carga inalámbricas para el móvil

Por último, destacar también las tecnologías de asistencia a la conducción de este coche: en nuestra unidad contábamos con tecnologías como el control de crucero adaptativo o la detección de frenada de emergencia, así como también una cámara trasera con un excelente ángulo de visión que permite salir marcha atrás de una plaza de aparcamiento viendo en la pantalla el tráfico que se acerca por cada lado.

El Mini Countryman PHEV está a la venta en España por un precio que parte de los 39.199,99 euros. Si queréis más información sobre su motorización, echad un vistazo a su ficha de nuestros compañeros de AutoBild.es.

Tags:

#Destacado, #sync

Ver ahora: