Skip to main content

Los 10 mitos de Internet más extendidos que deberías dejar de creerte - Página 2

20/10/2018 - 18:45

Si lo dice Internet, es verdad

Muchas personas no aceptan el cambio climático pese que lo defienden miles de científicos. No se fían de lo que dicen sus profesores, sus padres, o los expertos en determinados temas. Pero en cambio se creen todo lo que les llega a través del correo o las redes sociales de una fuente anónima o no verificada. ¿Por qué nos creemos todo, simplemente porque está en Internet?

Algo similar ocurre con los montajes fotográficos, y las fake news, o noticias manipuladas.

Hoy en día solo se necesitan 30 segundos para convertir esta foto:

Mitos de Internet

En esta:

Mitos de Internet

Y montar un historia (falsa) sobre el tío que conoció a Obama en el metro... 

Otro tipo de historia falsa de Internet es algo como esto: "En Arizona hace tanto calor, que hasta los coches se derriten..."

Aqui la foto es completamente real, pero la información es mentira: los coches no se han derretido por el calor veraniego, sino porque estaban demasiado cerca de un incendio.

Cuando la manipulación es una broma sin malicia, todo se queda ahí. Pero cuando las fake news atacan a personas o marcas, o se meten en política y manipulan las elecciones, fomentan conflictos entre países o dentro de países, estamos hablamos de un tema muy serio. La manipulación de Internet  da lugar a los mitos de Internet más peligrosos y dañiños.

Las contraseñas complicadas me protegen

Durante años, los servicios de Internet nos han pedido que reforcemos las contraseñas. Que dejemos de utilizar 1234, nuestro nombre o nuestra fecha de nacimiento, y optemos por contraseñas largas, con letras y números, mayúsculas y símbolos.

Es una decisión sabia, pero peligrosa, cuando nos creemos que con una contraseña larga, estamos protegidos. Es otro de los mitos de Internet que no deberías creerte.

Mitos de Tyrannosaurus Rex, ¿cómo era realmente el T-Rex?

Hoy en día, solo una mínima parte de los hackeos se deben a la ruptura de contraseñas. La gran mayoría de los problemas se producen porque un malware nos ha espiado mientras tecleamos la contraseña, o un email o un ataque de phishing nos ha engañado para que la tecleemos en una web falsa.

En todos estos casos, da igual que la contraseña sea débil o robusta, porque nosotros se la hemos entregado, voluntaria o involuntariamente.