Skip to main content

Las 6 maneras más baratas calentar la casa de manera eficiente

Ahorrar en la calefacción

Getty Images

05/12/2021 - 08:00

Llega el invierno y toca calentar la casa. El problema, como siempre, es que muchos hogares en España están mal aislados y mantener una temperatura agradable puede llegar a ser difícil. Por eso hoy os enseñamos de qué forma podemos calentar la casa eficientemente y sin gastar mucho dinero.

Si eres de la zona sur o sureste de España seguramente no hayas notado el frío hasta hace un par de semanas, ya que en estos lugares existen dos estaciones: verano e invierno. La primavera y el otoño son para los privilegiados.

Y si eres de la mitad para arriba, lo más seguro es que lleves desde octubre pasándolas canutas por la noche, cuando las temperaturas bajan y la chaqueta ya queda corta.

El invierno, en España, es muy desigual, pero en el fondo nos afecta a todos, ya que donde hace mucho frío por suerte las casas suelen estar preparadas, y donde hace menos frío a cambio los hogares no lo pasan bien gestionando el calor.

Calefacción ola de frío

Por este motivo, nuestro objetivo hoy es daros unos consejos que os ayuden a mantener la casa caliente, sin gastar mucho dinero por el camino y siendo inteligentes.

Vamos a ver cómo lo gestionamos:

No cambiar la temperatura de forma brusca

Hay un error muy habitual a la hora de calentar la casa que es encender la calefacción a tope y luego, cuando ya la hemos calentado, apagarla. Y así sucesivamente.

Los golpes de calor, como se llama a esta práctica, son los grandes tragones de gas/electricidad, de ahí que se noten tanto en la factura a final de mes. La clave es poner la calefacción a un potencia moderada y esperar un poco a que la casa se caliente.

Relé de un termostato inteligente Tado

Tado

Porque esto al final es como hacer un viaje en carretera: consumes menos sin vas a 120 Km/h con la velocidad de crucero que si vas pegado acelerones y frenazos, aunque tardes unos minutos más en llegar.

Y, al final, un motor y una caldera se parecen mucho, empezando porque los dos funcionan con combustibles fósiles.

Aprovechar las horas de sol

Algo que debemos hacer en España y que no solemos cumplir es aprovecharnos del astro rey, ya que incluso en invierno la estrella sigue calentando con sus rayos.

Esto hace que sea muy interesante que, durante las horas de sol, tengamos las persianas subidas y las cortinas recogidas, dejando así que el sol entre en la casa y la caliente por dentro.

Imagen del sol entrando en casa

Un par de horas de sol dando en el suelo, paredes y sofá es igual a ganar un par de grados que luego pueden aguantar si lo hacemos bien.

Y este calor no sólo lo aprovechan los objetos, ya que quedarnos sentados un momento disfrutando del sol ayudar a recuperar temperatura en manos y pies, algo clave en invierno (además de que nos permite recuperar vitamina D, la cual suele estar baja en invierno).

Mejor tibio que caliente

Una ley que se aplica tanto al aire acondicionado como a la calefacción es que un sólo grado de diferencia pueden ser unos cuantos euros de más en la factura del gas y en la de la luz.

Los expertos explican que la temperatura ideal de un hogar oscila entre los 19º y los 21º, ni más baja ni más alta. Con esta temperatura se puede hacer vida de forma agradable en el hogar si necesidad de pasar frío ni calor.

termostato houzetek

Un aumento de tan son sólo 1º eleva en hasta 7% el gasto energético, por eso lo mejor es que en invierno pongamos la calefacción pero también un jersey o una sudadera. El objetivo no es ir como en verano por casa, sino ir cómodo, algo abrigado y calentito.

Por este motivo una calefacción a poca potencia y durante las horas que sean necesarias es mejor y consume menos que una calefacción a toda potencia durante poco rato, además de que esta última consigue que nos destemplemos, pasando de tener calor a frío demasiado rápido.

Aísla ventanas y puertas

Lo decimos mucho, pero no por ello pierde validez. Por la falta de aislamiento se llega a perder hasta un 30% de calor de un hogar, por eso una casa bien aislada es una casa más eficiente.

Para arreglar esto puedes comprar ventanas de doble capa con cámara de aire y puertas de más calidad. Pero si no te lo puedes permitir ya sabes que hay burletes muy baratos que sellan de forma efectiva tanto las ventanas como los marcos de las puertas, evitando así que se escape el calor.

Burlete para puertas

Amazon

Además de esta solución barata, por la noche es clave que bajemos las persianas y despleguemos las cortinas, ya que ambas hacen de aislante. Las persianas para evitar que entre frío y las cortinas que el calor de la calefacción huya por los cristales.

Con estos dos sencillos trucos estaremos disminuyendo mucho nuestra factura del gas y de la luz, ya que el calor aguanta mejor en la casa y no es necesario poner tanto la calefacción.

Imagen de unas cortinas
Unsplash

Instala un termostato

Esta es otra solución que cuesta dinero, pero es de las más útiles que hay. Un termostato es una pieza barata y sencilla, y su instalación lleva muy poco tiempo. A cambio, tendréis en vuestra mano una herramienta que, siguiendo con el símil de los coches, es como la velocidad de crucero para ahorrar.

Lo bueno del termostato es que no va por sensaciones, manteniendo la casa siempre caliente por encima de la temperatura mínima que deseemos.

De esta forma, un usuario puede poner que la temperatura mínima que desea en casa es de 19º y el termostato se las ingenia con la caldera para así mantener siempre la casa a esa temperatura, no haciendo explosiones de calor y entregando de forma estable el calor.

Esto es mucho más eficiente que lo que solemos hacer en casa, que es subir y bajar la potencia según nuestra sensación térmica. Sin duda es una de las inversiones más recomendadas.

La calefacción debe seguir tus horarios

La calefacción debe estar puesta las horas que estemos en casa. Ni más ni menos. No hagamos la tontería de ponerla un par de horas antes de llegar a casa porque ni es necesario ni es eficiente.

Una casa se calienta a la media hora de encender la calefacción en condiciones normales, así que lo más inteligente es que hasta que no lleguemos al hogar no encendamos la calefacción, ya que mientras que nos cambiamos, nos ponemos las zapatillas y el pijama, la casa está caliente.

Si nos ceñimos a estos horarios, los que trabajáis fuera os ahorraréis mucho dinero, y los que trabajáis en casa también, ya que el consejo se puede extrapolar a: no se pone la calefacción si no hace frío, sólo cuando es necesaria de verdad.

Y, por supuesto, por la noche hay que apagarla, ya que en la cama el edredón es quien mantiene la temperatura, lo que da un respiro a la caldera y al bolsillo. Con no bajar de 17º (que en una casa bien aislada eso nunca ocurre) las noches son de lo más confortable.

Dormir

Getty Images

Con estos seis sencillos consejos, cualquier persona puede calentar su hogar de una forma eficiente, más responsable y, por ende, más barata.

Muchos de los trucos precisan de voluntad y conocimiento de nuestro hogar,  y los demás, los que sí necesitan una pequeña inversión, en apenas unos meses ahorraremos mucho más de lo que nos hemos gastado en equipamiento.

La luz y el gas suben cada mes, es nuestro trabajo apoyarnos entre todos y mejorar nuestra calidad de vida sin que eso afecto al bolsillo.

Y además