Skip to main content

Cómo se han adaptado los trajes de los astronautas de la NASA a lo largo de los años

Astronauta

Pixabay

02/05/2022 - 00:30

Pese a su aspecto voluminoso y extraño, los trajes de los astronautas de hoy en día son una especie de nave espacial traducida al cuerpo de un ser humano. Pero no siempre fueron así, han ido evolucionando y el futuro depara unos trajes más espectaculares.

Las naves espaciales han ido evolucionando a lo largo de los años y los trajes de los astronautas también han cambiado con los avances de tecnología, como no podía ser de otra manera.

Y es que, igual que hacen las propias naves donde van los astronautas, los trajes espaciales deben proporcionar soporte vital, deben ser resistentes para soportar condiciones adversas y proteger de la radiación, temperaturas extremas u otros tipos de situaciones.

A todo lo que te hemos contado hay que sumarle la ergonomía y la flexibilidad para poder llevarlo en lugares donde los movimientos son muy distintos a los que realizamos normalmente, dejándoles plena libertad para poder trabajar.

La agencia espacial norteamericana ha manifestado, en alguna que otra ocasión, que están preparando un tipo de traje más moderno, con más resistencia, mayor movilidad y mucho más avanzado, para así afrontar los nuevos retos en los que se van a ver envueltos en los próximos años y décadas.

Marte parece ser el objetivo y, por lo tanto, los trajes deben de ser completamente nuevos, con nuevas especificaciones y diseño, ya que hablamos de condiciones que el ser humano aún no ha experimentado.

Los trajes de los astronautas:

El principio

Los primeros trajes, de 1959 a 1963, fueron diseñados para las misiones Mercury y estaban pensados para tripulaciones que no iban a salir de la nave, por lo que hablamos de trajes bastante más simples que estaban inspirados en los trajes presurizados que usaban los pilotos en aviones de gran altitud.

El primer programa espacial tripulado fue presentado el 9 de abril de 1959 y se llamó proyecto Mercury. Los siete elegidos para esta misión fueron Walter M. "Wally" Schirra Jr., Donald K. "Deke" Slayton (finalmente no voló), John H. Glenn Jr., M. Scott Carpenter, Alan B. Shepard Jr., Virgil I. "Gus" Grissom y L. Gordon Cooper, Jr.

Primera expedición al espacio 1959

En 1962, John Glenn, se convirtió en el primer ser humano en orbitar la Tierra, algo que hizo en un su traje espacial que había sido diseñado por la compañía B.F. Goodrich para la Marina de Estados Unidos y seleccionado en 1959 por la NASA para el proyecto Mercury.

Este traje incluía un equipo de supervivencia con flotadores, ya que un año antes, Gus Grissom sufrió un accidente cuando la cápsula suborbital Liberty Bell 7 se precipitó en el Atlántico cuando regresaba a la Tierra. La nave se llenó de agua y se hundió, provocando que tuviera que ser rescatado.

La evolución

Los trajes se tuvieron que rediseñar para las misiones Gemini de 1965 y 1966, ya que estaba previsto que salieran al vacío del espacio para una caminata espacial.

Eran trajes evolucionados, aunque seguían si ser excesivamente complejos. Por ejemplo, carecían de un soporte vital, aunque sí que tenía una manguera que conectaba el traje a la nave cuando era necesario, para suministrar oxígeno al astronauta.

Traje Misión Gemini 3

Dichos trajes, denominados G3-C (1965) y G4-C (1966), fueron confeccionados para Virgil "Gus" Grissom, en la primera misión tripulada de Gemini.3, el 23 de marzo de 1965 y para Michael Collins, en la misión Gemini 10 en julio de 1966.

El traje de Grissom se componía de cinco piezas y fue probado en maniobras durante cinco horas, mientras que el de Collins, fue el primero cuyo uso fue fuera de la nave, pero con un cable de oxígeno denominado cordón umbilical.

Los años 70

Traje Neil Armstrong

Los trajes de las misiones de finales de los 60 y principios de los 70 tenía que evolucionar bastante, ya que se pretendía corroborar la vida en la Luna, por lo que fueron los primeros en tener un sistema de soporte vital integrado que permitía a los astronautas caminar sin ataduras. Incluso se crearon unas botas espaciales para dar paseos por la superficie lunar.

El 11 de julio de 1969 fue el momento más transcendente de la historia de los astronautas, o al menos el más mediático, cuando Neil Armstrong fue el primer hombre en poner el pie sobre la Luna.

Los trajes que tenían los tres astronautas que conquistaron la Luna, el ya nombrado Neil Armstrong, Edwin E. Aldrin Jr. y Michael Collins, permitían mucha más movilidad y fueron diseñados para ser usados un máximo de 115 horas. Algo revolucionario es que podía separarse totalmente de la nave gracias al soporte vital SSV.

En el año 1972 se estrenó para la misión Apollo 17 un nuevo traje con 26 capas de materiales protectores para las temperaturas extremas. Ese traje en la tierra pesaba 80 kilos.

Hoy en día

El programa Space Shuttle es el que definió los trajes en los que, al despegar, y estar dentro del transbordador, iban a llevar los astronautas. Sabrás cuales son porque son los típicos de color naranja que conocemos hoy en día.

Cuando salen es evidente que tienen que llevar los pesados trajes blancos, los mismos trajes que llevan los astronautas de la Estación Espacial Internacional.

Vienen equipados con una Unidad de maniobra tripulada controlada a mano y propulsada por nitrógeno, que es un tipo de asiento con pequeños propulsores que permite a los astronautas navegar en el espacio abierto.

Logo NASA Falcon 9

Las nuevas tecnologías de la NASA que suenan a ciencia ficción: destruir asteroides o campos magnéticos contra la radiación

El Futuro

La próxima generación de trajes espaciales podrán imprimirse en 3D. El 25 de febrero de 2022, la NASA seleccionó su proyecto para su desarrollo a través del Programa de Conceptos Avanzados Innovadores (NIAC). 

En dicho producto, los futuros visitantes de Marte entrarán en un escáner y tendrán un traje 3D totalmente personalizado.

Traje de astronauta futuro

El traje Z-2 será el encargado, aunque ahora es un prototipo, de permitirles recorrer Marte. Se podrán tomar muestras, portar cosas que se necesiten, maniobrar con mucha más soltura que hoy en día y conectarse a los vehículos que se utilicen. 

Además, tienen algo que hasta ahora no se consigue, adaptarse a las medidas del astronauta, para que sienta el traje como si fuese ropa de la que lleva normalmente.

Está claro que la evolución de los trajes de los astronautas es una analogía perfecta de cómo ha evolucionado la tecnología y de cómo cada vez ese avance es más veloz y frenético.

Etiquetas:

Ciencia, Espacio, astronautas

Y además