Skip to main content

He usado varias tecnologías para mejorar mi conexión WiFi: te cuento cómo he solucionado mi problema de conectividad

Honor Router 3
R.Andrés

12/09/2021 - 11:00

Vivo en un piso de unos 80 m2, en un edificio con unos 20 años y distribuido en una sola planta, por lo que expandir la red WiFi a toda la vivienda no parecía algo muy complicado. Spoiler: sale mal y eso me obliga a probar la mayoría de tecnologías de transmisión WiFi hasta conseguirlo.

El nuevo paradigma de teletrabajo que la situación sanitaria ha puesto sobre la mesa ya no tiene marcha atrás y, aunque muchas empresas no lo apliquen de forma estricta, servirá para que las empresas puedan flexibilizar la jornada laboral permitiendo un modelo mixto en el que se combine el trabajo presencial con el teletrabajo.

Esto significa que tu conexión a internet ya no solo servirá para navegar, ver vídeos de gatitos o series en Netflix con buena velocidad, sino que debe estar optimizada para evitar microcortes en las videollamadas. Algo de lo que, tras más de una década trabajando en casa, no fui consciente hasta hace unos meses y te cuento cómo lo solucioné.

Actualmente existen distintas opciones para optimizar la cobertura de tu red WiFi y, sobre todo, la calidad de la conexión inalámbrica para tus dispositivos.

En mi caso, por un cúmulo de circunstancias, no conseguía una conexión estable que me permitiera hacer videollamadas y transmisiones online en directo sin quedarme congelado en pantalla o, peor aún, sin que se me cortara la videollamada.

Mi intención al escribir este reportaje es explicar mi experiencia a la hora de mejorar la red WiFi de mi casa, y contar por qué las tecnologías que solucionan los problemas de algunos usuarios, no funcionan para otros, y así ayudarte a encontrar la tecnología que realmente necesitas para mejorar la cobertura WiFi de tu casa.

No es solo la velocidad, también importa la calidad de la conexión

El confinamiento y el teletrabajo destaparon la realidad en muchos hogares de nuestro país: la mayoría de las conexiones WiFi domésticas son ineficientes y no cubren las necesidades de conectividad de sus inquilinos.

Llevaba más de una década trabajando desde casa cuando una negra sombra sanitaria obligó a más de la mitad de la masa productiva de este país a teletrabajar o estudiar en remoto. Pensaba que estaba preparado para el nuevo escenario laboral. Iluso de mí.

Honor Router 3
R.Andrés

Para mi sorpresa, descubrí que después de todo ese tiempo teletrabajando, mi red WiFi no estaba preparada para asumir los nuevos retos a los que nos enfrenta el teletrabajo: videollamadas a todas horas, presentaciones en streaming y la necesidad de una fiabilidad extrema que no se me había presentado hasta la fecha.

Y es que hasta ese momento no caí en la cuenta de que no es lo mismo navegar, ver vídeos o subir archivos a un servidor a una velocidad de conexión más o menos razonable, que hacer videollamadas a todas horas y conexiones en streaming en plataformas como Twitch o YouTube.

Más aún cuando todos mis vecinos también se veían obligados a utilizar sus redes WiFi a pleno rendimiento. En ese momento fui consciente de que la velocidad no es lo único que importa en una conexión WiFi, también lo son otros factores como la latencia o evitar la pérdida de paquetes de datos.

Estos son factores determinantes cuando se trata de transmitir una señal de audio y vídeo en Internet porque, cuando navegas o ves vídeos, no se nota si la conexión ha perdido el 1% de los datos. Pero en una videollamada, un solo paquete perdido puede marcar la diferencia.

Durante una videollamada o un streaming, un 0,4% de pérdida en la conexión es suficiente para que se corte la transmisión y te quedes congelado en pantalla, tal y como me sucedió en más de una ocasión durante las emisiones de nuestro podcast de tecnología como puedes comprobar en el vídeo que tienes sobre estas líneas.

En ese caso concreto, la velocidad de conexión que me ofrecía mi red WiFi era suficiente, aunque ni estaba aprovechando el 100% de mi tarifa de Internet ni era una conexión fiable ya que existía una mínima pérdida aleatoria de paquetes durante la transmisión, suficiente para arruinar mis videollamadas y transmisiones en directo.

Objetivo: llevar Internet de calidad a toda la casa y no morir en el intento

La distribución de mi casa es alargada discurriendo a lo largo de un pasillo hasta llegar al salón, donde se encuentra el punto de entrada de la red de fibra óptica a 300 Mbps y el router de la operadora. Es decir, no es la mejor ubicación para el router ya que se encuentra en un extremo de la casa, cuando lo recomendable es ubicarlo en el centro de la vivienda para repartir mejor la señal.

Mi principal prioridad era llevar la mejor conexión posible a la habitación que tengo habilitada como despacho. Esta habitación está situada a unos 15 metros del router, y el principal obstáculo es la cocina.

Velocidad inicial con el router

Las ondas de la señal WiFi son muy sensibles a determinados materiales aislantes empleados en la construcción (forjados, recubrimientos metálicos, encimeras y conductos, minerales de los azulejos, etc.) y al efecto de ondas electromagnéticas que emiten otros electrodomésticos como el microondas.

Esto convierte a algunas cocinas en una especie de agujero negro impenetrable para la señal WiFi que hace que la cobertura caiga en picado cuando atraviesa la cocina.

Otro de los inconvenientes es que, aunque no vivo en el centro de una gran ciudad, mi casa está rodeada de edificios llenos de vecinos que también se han visto obligados a teletrabajar y a ampliar y mejorar sus redes WiFi, por lo que la saturación del espectro de frecuencias tampoco juega a mi favor.

Tecnologías con las que mucha gente ha mejorado su red WiFi, pero yo no

El camino que me ha llevado hasta conseguir una red WiFi razonablemente rápida y estable ha estado basado en el ensayo y error, en el que he utilizado distintas tecnologías con resultados distintos. Vamos a repasar brevemente algunas de ellas.

Mi primera opción fue consultar con mi proveedor de internet para ver si había opción de actualizar mi router por uno con mejores prestaciones.

Router WiFi

Getty Images

En mi caso, fue posible y lo hice al modelo más potente que ofrece mi proveedor, que ya cuenta con algunas mejoras en la gestión de redes como el cambio automático de frecuencia (2,4 Ghz y 5 Ghz) que, en teoría, debería ayudarme a esquivar la saturación de las redes WiFi de mis vecinos.

En muchos casos, este cambio ya mejoraría la potencia de emisión y con ello la cobertura, pero en mi caso, con la cocina como obstáculo, no fue así.

Mi segunda alternativa fue utilizar un extensor de tipo puente WiFi (WiFi Bridge) basado en tecnología WiFi de 5 Ghz. Este sistema viene a ser un repetidor WiFi, pero mucho más potente y afinado.

Consiste en un adaptador que se conecta al router y envía una señal WiFi más potente que la del router y en una frecuencia que prioriza la velocidad. Un segundo adaptador instalado en el despacho recoge esa señal y la amplifica obteniendo unas velocidades similares a las que se obtendrían estando al lado del router.

Bridge WiFi
devolo

Ya había usado este sistema con anterioridad cuando tenía el despacho en otra habitación consiguiendo por WiFi casi la misma velocidad que tenía contratada. En esta ocasión los resultados no fueron los esperados.

El “agujero negro” de la cocina y la saturación de frecuencias de las redes de los vecinos reducían la velocidad de mi WiFi y, aunque era algo mejor que la inicial del router, no ofrecía una transmisión de paquetes estable.

La tercera opción fue utilizar un sistema PLC (Power Line Communication) con WiFi y dos puertos LAN Gigabit con una capacidad de 1.200 Mbps, más que suficiente para llevar hasta el despacho los 300 Mbps de fibra óptica que tengo contratados.

Había utilizado este sistema PLC con anterioridad para ampliar la cobertura WiFi de un amigo que vive en una casa con dos plantas y había funcionado a la perfección. ¿Por qué no intentarlo?

devolo Magic Wifi

Mucha gente confunde los adaptadores PLC con extensores WiFi por su aspecto. En realidad son muy diferentes. Este sistema se basa en conectar un adaptador al router que convierte la señal de internet en pulsos eléctricos cifrados que se transmiten a través de la instalación eléctrica de la vivienda.

Un segundo adaptador conectado en cualquier enchufe de la vivienda recupera esos pulsos eléctricos y los vuelve a convertir en datos de Internet que se llevan, bien mediante un cable de red o por WiFi, a los dispositivos conectados.

Es decir, a diferencia de los extensores WiFi, estos dispositivos no se basan en recoger la señal WiFi del router para amplificarla, sino que llevan la conexión de internet a una determinada habitación y desde allí se crea un punto de acceso, por lo que el obstáculo de la cocina parecía salvado…y lo hizo… pero solo a medias.

devolo Magic Wifi

Los PLC prometen muy poca pérdida de velocidad a través de la red eléctrica, pero son muy susceptibles al estado de esa instalación eléctrica y, sobre todo, a la calidad de las conexiones y empalmes que tenga. Con cada empalme, conexión o derivación eléctrica de la instalación, la señal puede perder intensidad e introducir interferencias en la señal.

El resultado con los PLC fue una mejora sustancial en la velocidad de conexión que me llegaba al despacho, tanto por cable como la señal de WiFi que generaba el adaptador PLC que tenía (y tengo) junto al ordenador.

Sin embargo, como has podido comprobar en el vídeo del podcast que hemos comentado al principio, aunque la velocidad era adecuada, la pérdida de paquetes hacía que cada videollamada y streaming se convirtiera en una lotería que se podía cortar o quedar congelado en cualquier momento de la conexión y sin previo aviso.

Caso de éxito mejorando la calidad de la señal WiFi: el WiFi 6 llega por casualidad

Es posible que muchos usuarios lo perciban como una prestación menor, pero hay una gran diferencia entre un router con WiFi 5, como el que me proporciona mi operadora, y otro con WiFi 6.

En mi caso, usar un router con WiFi 6 conectado al router de mi operadora me ha aportado tranquilidad por saber que, salvo avería en la red de mi proveedor de Internet, la videollamada o directo en streaming no se va a cortar ni me voy a quedar congelado en pantalla.

Honor Router 3
R.Andrés

La casualidad quiso que, justo cuando me encontraba buscando un sistema de routers con WiFi 6, me surgiera la oportunidad de analizar el Router 3 de Honor equipado con WiFi 6 –aquí el análisis—.

No me lo pensé dos veces y, ni corto ni perezoso, aproveché una oferta de lanzamiento que dejaba el precio del router por los suelos para comprarme dos unidades. La compra resultó todo un éxito. Por poco dinero y de forma sencilla me pude montar un sistema de routers con WiFi 6 que gestionaría la red WiFi de mi casa.

La idea es que el router con WiFi 6 se dedique únicamente a gestionar las conexiones WiFi de mi casa, dejando la transferencia final de los datos hacia Internet al router de la operadora.

Por ello, uno de los routers lo conecté al router de la operadora y apagué la red WiFi de este para evitar interferencias y así usar solo la red WiFi 6. Después, me bastaron dos minutos para instalar el segundo router en el despacho e inicié la sincronización entre ambos … ¡objetivo conseguido!

Honor Router 3

Las tecnologías asociadas al estándar WiFi 6 optimizan la gestión de los dispositivos y hacen que la transmisión de la señal se dirija hacia los dispositivos. La suma de todas ellas hace que, aunque en mi caso la cocina sigue ejerciendo su influencia negativa sobre la señal WiFi, los routers WiFi 6 hacen sus gestiones para minimizarla.

La sincronización de la red WiFi 6 entre ambos routers se reserva una parte del ancho de banda disponible, por lo que la velocidad que llega al despacho no es el 100% de la contratada.

Sin embargo, sí es lo suficientemente rápida como para soportar la transmisión de vídeo en 1080p y audio durante las videollamadas y transmisiones en directo y, sobre todo, no hay pérdida de paquetes que pongan en riesgo la comunicación.

Vale, lo he conseguido, ¿podré mejorar ahora mi velocidad de conexión?

Con la satisfacción de haber logrado mi objetivo, me puse a pensar en cómo ir un poco más allá y mejorar la velocidad de conexión para aprovechar mejor mi tarifa de fibra óptica de 300 Mbps sin volver a caer en la pérdida de paquetes. Si el WiFi 6 me había funcionado, ¡pues dadme más WiFi 6!

Fue entonces cuando me surgió la oportunidad de analizar el sistema de routers Eero 6 de Amazon –aquí su análisis— dotados con WiFi 6 y las tecnologías de WiFi de malla (también conocido como WiFi Mesh) que necesitaba.

Amazon Eero 6, análisis y opinión
R. Andrés

Este tipo de sistemas de router con WiFi de malla se basan en dos o más routers que se conectan al router de la operadora y se distribuyen en distintos puntos de la casa.

Estos routers se sincronizan entre sí para crear una única red WiFi que se extiende por toda la casa, mejorando la velocidad y permitiendo moverte con libertad sin preocuparte de a qué router estás conectado.

Los propios routers se encargan de redirigir el punto de conexión de tu dispositivo al router que mejor calidad de conexión pueda ofrecerte en cada momento dependiendo de tu ubicación. Todo ello de forma transparente para el usuario, que solo deberá conectarse una vez a la red WiFi.

Amazon Eero 6, análisis y opinión
R. Andrés

La idea era crear una red que, en lugar de estar basado en solo dos routers, acortara la distancia entre ellos introduciendo un tercer punto de conexión para tratar de elevar la velocidad manteniendo la fiabilidad de la red.

En efecto, mi teoría era acertada y lo conseguí, aunque por limitaciones en la velocidad disponible en el kit Eero 6 que usé, tampoco conseguí el 100% de la velocidad contratada. Sin embargo, añadir un tercer nodo en la red me ayudó a mejorar la velocidad de conexión sin pérdida de paquetes. No obstante, con un sistema de routers más potentes, lo habría conseguido fácilmente.

De nuevo, el WiFi 6 y los sistemas WiFi Mesh son las tecnologías que, en mi caso concreto, mejor se adaptan a los requisitos para mejorar la calidad de la red WiFi de mi casa. Por eso, si quieres mejorar la conexión WiFi de tu casa, antes deberías analizar tus necesidades y la distribución de tu casa y elegir la tecnología de ampliación de la red WiFi adecuada para ti.

Ni que decir tiene que la idea de que un horrible cable recorriera todo el contorno de la pared existente entre el router y el despacho quedó descartada desde el primer minuto, pero debo reconocer que tengo 15 metros de cable de red guardados en un cajón. Usar solo en caso de emergencia.

Router 3 WiFi 6

Router 3

Router inalámbrico de doble banda compatible con las nuevas redes WiFi 6 que alcanza una velocidad de transferencia de hasta 2.402 Mbps y con 4 puertos Ethernet.

Y además