Skip to main content

Land Rover Explore: así es vivir con un teléfono pensado para la supervivencia

Land Rover Explore Total

03/02/2019 - 11:15

El Land Rover Explore es un móvil ultrarresistente pensado para sufrir todo tipo de caídas, arañazos y golpes sin sufrir el más mínimo daño. Pese a su aparatoso diseño, no renuncia a ninguna de las funciones que hoy en día le pediríamos a un smartphone. Ahora bien, ¿es de verdad un "smart" phone? Lo hemos probado, y en este reportaje te contamos nuestra experiencia.

Para hablar de este Land Rover Explore, primero tenemos que ponernos un poco en situación. El Explore es un móvil ultrarresistente de Land Rover que presume de un diseño capaz de sobrevivir incluso a las caídas más duras. En el mundo de la telefonía no es raro encontrarse con terminales especializados para un propósito concreto, y el de los teléfonos resistentes a golpes es un mercado muy completo en cuanto a alternativas.

El grueso de usuarios apenas llega a percibir pinceladas de esos dispositivos, salvo en productos específicos como los Moto-mods o en algún prototipo especialmente llamativo que llega a las noticias. El caso es que todos, o casi todos los móviles son prácticamente iguales a los demás integrantes de su gama. Los móviles de 700 euros tendrán todos las características de móviles de 700 euros, mientras que los de 300 harán los mismo con las cifras de los de 300.

Las diferencia entre los modelos son mínimas, y es difícil encontrar un teléfono que se salga de esta tendencia. Excepto cuando cae en nuestras manos un teléfono como el Land Rover Explore.

Land Rover Explore Detalle

Por eso nos apetecía tanto probar un smartphone como el Land Rover Explore. Hemos pasado con él dos meses que, si bien nos han hecho echar de menos nuestros móviles de alta gama, también nos han abierto un mundo de posibilidades que nunca nos hubiésemos planteado con un smartphone al uso. 

Así que esto no es un análisis al uso. En lugar de centrarnos en las características técnicas (que son bastante normalitas y que repasaremos más adelante), os hablaremos de cómo es la experiencia de usar este Land Rover Explore. Agárrense que vienen curvas. 

Mi móvil es distinto, y se nota

Cuando todas las compañías apuestan por terminales muy delgados en los que las cámaras sobresalen porque literalmente no tienen suficiente espacio para las lentes, Land Rover nos ofrece un teléfono grueso. Grueso hasta ser incluso algo incómodo si le colocamos el módulo de batería y GPS al que acabamos llamando cariñosamente “la joroba”.

Detalle de Land Rover Explore + Joroba

En un mercado en el que la omisión de los marcos está dando lugar a cejas y lunares en las pantallas de los teléfonos, Land Rover presume unos marcos especialmente grandes, en los que encontramos nada disimulados el altavoz principal en el marco inferior y el altavoz de las llamadas en el borde superior.

Junto a él se encuentra la cámara frontal y ambos están protegidos por un protector de pantalla semirrigido que ha aguantado sin problemas todo el tiempo de nuestra prueba.

En la parte trasera destaca protegida por unos marcos metálicos la cámara principal sobre el doble flash LED. A su derecha el logo de Land Rover vuelve a poner de manifiesto (quizá de forma reiterativa) quién es el fabricante del terminal. 

Y aquí comienzan las diferencias con un teléfono normal. La mayoría de la trasera está  ocupada por unas franjas que acaban en conectores metálicos.  la llamada joroba para proporcionar a nuestro teléfono un empujón de batería de 3620 miliamperios y un módulo extra de GPS sobre el que os hablaremos más adelante.

No hace falta ser un especialista en teléfonos para darse cuenta de que el terminal está pensado para aguantar. Puede aguantar golpes, puede aguantar caídas y puede aguantar la inclemencia de los elementos con una protección IP68 que hará las delicias de los más aventureros, precisamente el público objetivo de este teléfono.

Una de las curiosidades más llamativas que os podemos contar sobre este teléfono es que la parte trasera está imantada. Y muy imantada. En un momento dado podríamos incluso utilizarla para sujetar el teléfono a superficies metálicas incluso colgando bocaabajo. Este imán tan potente será el que mantenga en su sitio el módulo de batería y el que se encargará de desmagnetizar inevitablemente todas nuestras tarjetas de crédito si no tenemos cuidado.

Land Rover Explore pegado con imanes

El terminal viene acompañado de una funda (por si queremos sumarle aún más resistencia) a la que se puede enganchar una sujección con un mosquetón también de marca Land Rover y un soporte universal para bicicletas. Durante el tiempo que hemos utilizado el teléfono  tenemos que confesar que no hemos utilizado esta protección  ya que al colocarla el móvil ocupa tanto espacio como si tuviera  integrado el módulo de batería. Demasiado para un bolsillo.

¿Siempre en contacto?

No en vano el Land Rover Explore es un teléfono para ser utilizado en exteriores.  si de algo puede presumir este terminal además de ser muy resistente es de poder ser usable en lugares especialmente alejados de la civilización y sus torres de telefonía. Es cierto que no es un móvil por satélite y que las limitaciones a las que se enfrenta en algunos aspectos son las mismas que tienen todos los móviles de alta o baja gama. 

Sujección Land Rover Explore

Aquí es donde intervendría el módulo GPS. Aunque el teléfono está equipado con GPS tradicional podemos mejorar tanto su alcance como su exactitud al añadir la joroba. Lo hemos utilizado en terrenos agrestes, en mitad de la nada, y aún así hemos sido perfectamente capaces de ubicarnos. 

Ahora bien: ¿es suficiente con eso? El móvil no es especialmente barato y por su precio que habría esperar algún tipo de extra más allá de un GPS muy exacto. La buena noticia es que al menos contamos con un extra de batería para compensar el gasto acelerado de energía que conlleva tener el GPS encendido.

Cámara poco aventurera

Si un día queréis comprobar cómo han evolucionado de verdad las cámaras de los smartphones a lo largo del tiempo, no comparéis la más básica de los antiguos Nokia con la última novedad del iPhone, Samsung o Huawei, entre otros.

Cuando una cámara es lo menos importante en un teléfono, como es en este caso... ¿Cómo de básica puede llegar a ser?

Lo cierto es que, para los estándares actuales, es suficiente. En condiciones de luz apropiadas, la cámara ofrece resultados que satisfarán a los usuarios menos exigentes. No hay grandes aspavientos, ni modos retrato, ni bokeh... la cámara del móvil ha quedado reducida a la expresión más básica de si misma. 

La frontal, de 8 megapíxeles, funciona bien siempre y cuando no tengamos distintos focos de luz y no nos movamos demasiado durante la captura. Algo similar ocurre con la trasera, de 16 megapíxeles: a medida que va faltando la luz comienza a notarse un tono ahumado en las fotografías, y el ruido se hace notar. Resulta complicado no sacar las fotografías movidas o borrosas, o incluso pecando de oscuras y poco definidas. 

¿Un hardware pensado para durar?

Si consiguiésemos penetrar la dura carcasa de este Land Rover Explore, no daríamos con componentes de un teléfono mediocre. Si bien es cierto que el último año hemos conocido algunas novedades increíbles, lo cierto es que en este aspecto estamos ante un teléfono sobrio, pero competente.

  Land Rover Xplore
Procesador Mediatek Helio X27 (10 núcleos)
RAM 4 GB
Memoria 64 GB (+MicroSD)
Cámara principal 16 Mpx + Doble flash
Cámara frontal 8 Mpx
Pantalla 5" Full HD Gorilla Glass 5
Batería 4.000 mAh USB-C (+ módulo de 3.620 mAh)
Conectividad 4G, NFC, Bluetooth, WiFi (2,4 GHz)

Es cierto que venimos de ver números algo exagerados en memoria RAM; y que el procesador Mediatek no resulta de los más potentes del momento... pero en general, resulta una configuración interesante. Por ejemplo: es agradable ver que, aunque no fuese prioritario en un terminal de estas características, se ha añadido una bandeja para tarjeta MicroSD. Otros fabricantes podrían haber dado por hecho que 64 GB son más que suficientes para un "rugged phone", y haberlo dejado estar. 

Sí que merece la pena decir que el teléfono se calienta, y bastante. Siempre se recomienda no utilizar los teléfonos cuando están cargando, y en este caso queda claro por qué. Es, sin lugar a dudas, uno de los móviles que más se calienta de todos los que he probado hasta la fecha. Algunas veces llegué a ponerle el módulo de batería sólo por dejar de tener pegada contra el bolsillo una fuente de calor tan intensa. 

Land Rover Explore Marco inferior

Pero rompamos una lanza en la parte más "hard" de hardware. Este móvil en mis manos ha sufrido como ningún otro. Los golpes y caídas que se han llevado se dejan ver en su carcasa... pero no en la pantalla ni en el funcionamiento. 

Un software de exteriores

Curiosamente uno de los apartados que hacen a este móvil ser más apto para usarlo en exteriores es el software. Al utilizarlo nos damos cuenta de que en el sistema operativo vienen instaladas algunas aplicaciones en el apartado de Explorer Hub

Algunas de estas aplicaciones son bastante comunes. por ejemplo tenemos la app meteorológica de la BBC o aplicaciones sencillas para conocer el estado de las pistas de esquí. Sin embargo, las apps creadas directamente por Land Rover apuntan claramente a un estilo de vida muy activo, y a un tipo de deporte que se aleja bastante de los parámetros del usuario más tradicional. 

De hecho, incluso podemos hablar de un teléfono de supervivencia ya que cuenta con algunos manuales específicos para este propósito. Por ejemplo en la aplicación de Explore Hub encontramos un apartado de Camping and Bushcraft. 

Aplicaciones de supervivencia Land Rover

Para los no iniciados el bushcraft es parecido al camping solo que se realiza utilizando cuantos menos elementos hechos por el hombre mejor. Es decir en lugar de llevar una tienda de campaña, aprenderemos a construirla nosotros mismos. En lugar de llevarnos una caña de pescar fabricaremos una con los materiales que tengamos a mano y la utilizaremos para pescar el almuerzo que sustituirá al sándwich que nos llevemos de casa.

La aplicación está basada en algunos manuales de supervivencia muy conocidos cómo "Manos hábiles" o "Escultismo para muchachos", del fundador de los scouts Sir Robert Stephenson Baden Powell. Encontrar estas aplicaciones hizo que mereciera por completo la pena cada euro que se pague por el teléfono.

Aplicaciones manuales de supervivencia Land Rover

Pero por supuesto no solo estamos hablando de unos pocos manuales convertidos en aplicación. Además este Land Rover Explorer nos permitirá configurar un panel de herramientas de acceso rápido, y asignarlo a un perfil. Algunas de estas herramientas las podemos encontrar fácilmente con un poco de búsqueda en cualquier smartphone tradicional... sin embargo hay otras  que no nos suena haber visto por ningún tipo de sistema operativo.

Por ejemplo encontramos aplicaciones como el reloj la linterna o compartir ubicación, con las que estamos bastante familiarizados. Otras en cambio como el barómetro o el altímetro nos resultan más desconocidas, y se parece más a lo que esperábamos de un terminal como este.

Módulo de supervivencia Land Rover Explore

Pero dejemos por un momento los   aspectos específicos de este teléfono dirigidos a la supervivencia y hablemos de él como si fuera un teléfono normal. El sistema operativo Android 7.1 resulta funcional en el peor de los casos, aunque no podemos obviar que está bastante desactualizado. Es cierto que no hemos experimentado la fluidez de otros terminales de alta gama pero al fin y al cabo era algo que cabía esperar y que no nos ha sorprendido de este Land Rover Explore. 

Cuenta con aplicaciones de bloatware como las que ya os hemos descrito, y otras más mundanas como Tripadvisor o Accuweather. Además, uno de los detalles más llamativos (pero que menos hemos acabado usando) es un mapa topográfico de alta calidad "Skyline" y un sistema de realidad aumentada View Ranger. 

Usar un Land Rover en el mundo de los iPhone, Samsung, Huawei...

La primera vez que cogí el Land Rover Explore no tenía ni idea de lo que me estaba enfrentando. Me pareció un teléfono práctico y sobre todo muy resistente (y lo cierto es que en este aspecto no me engañaba). Como alguien que ya roto algún que otro terminal por ser un poco manazas, me pareció el mejor móvil para compensar mis manos de mantequilla.

Por otra parte soy aficionado tanto a la naturaleza como al escultismo y me pareció un teléfono que podía ajustarse mucho a mis necesidades. Durante la primera configuración, a la hora de realizar la instalación de las aplicaciones normales no hubo nada que me hiciera pensar que mi Land Rover Explore me iba a dar algún problema.

Estaba estrenando el teléfono y en general toda la configuración fue bastante rápida y sencilla.Por supuesto tuve que resignarme a salir perdiendo en algunos aspectos, como en la cámara.  Entonces venía de utilizar el Google Pixel 2 XL y la diferencia en este aspecto fue brutal.

Así es el Pixel 2 XL, por si lo queréis comparar

Las primeras semanas fueron como el principio de un romance. El terminal respondía, no importaba cuánto lo presionase. Además no tenía la incomodidad nerviosa que me he acompañado al probar otros productos: la sensación de que podía romperse con mirarlo.

Poco después del primer mes de uso empecé a notar ciertos problemas o retrasos en aplicaciones.  Tuve que desinstalar Facebook Messenger, por ejemplo, por los continuos errores que se producían. Y aunque no me costó despedirme esta aplicación en concreto, sí que me sirvió como toque de atención. “Cuidado, que no soy inefable”. 

A partir de ahí, el Land Rover Explore fue cuesta abajo, aunque tengo que reconocer que la cuesta no era muy pronunciada. Al final te acabas acostumbrando a que las stories de Instagram tardan demasiado en cargar, a que las fotos de grupo nunca se hacen con tu móvil o a que si lo dejas en una mesa metálica vas a derramar las bebidas al tirar del imán (en serio, era una pesadilla en las terrazas). 

Land Rover Explore Frontal

También tengo que reconocer que fueron unos meses muy cómodos en un aspecto vital: la batería. Siempre he sido un poco ansioso con eso tema, y suelo llevar encima un cargador o una batería portátil para no perder nunca la conexión. Cuando comencé a probar el Land Rover Explore, me parecía que nunca iba a deshacerme de ese hábito, y no habían pasado ni dos semanas cuando me llevé un fin de semana entero el teléfono de viaje sin cargador, solo con el módulo extra de batería. 

El Land Rover Explore acabó por malacostumbrarme, y al dejarlo todas las baterías me parecen escasas. Es cierto que, hacia el final del uso, el módulo externo (la joroba) empezó a dar algún que otro problema, pero nada que una noche de carga no solucionasen. 

Así que mi conclusión general es esta: El Land Rover Explore tiene dos tipos de público: Los que necesitan un móvil resistente porque son unos manazas y los que de verdad van a poder aprovechar los complementos pensados para su uso en exteriores. Para estos dos tipos de usuarios, puede ser su móvil soñado. 

Land Rover Explore Trasera

Sin embargo, para el resto de usuarios: si valoras la batería, vas a tener un punto positivo más allá de lo que puedas imaginar. Si no lo presionas demasiado, es un teléfono hecho para durar, y en él vas a encontrar un compañero fiel que no te fallará salvo que empieces a exigirle demasiado. La única pega que no termino de ver es el precio.

Land Rover en bolsillo

Quizás 650 euros sean demasiado para este tipo de terminal, salvo que lo desglosemos en partes ya que no solo adquirimos un terminal:

  • Móvil de gama media-alta
  • Batería externa específica
  • Funda de protección
  • Soporte universal para bicicletas
  • Pack de aplicaciones de supervivencia

Al dividir el gasto de este modo, sí que resulta más fácil hacerse a la idea del porqué del precio. Que lo compréis o no, ya es decisión de vuestro propio bolsillo, lo que está claro es que es un móvil que no dejará indiferente a nadie.

Más:

#sync