Skip to main content

Por qué el Made in China tiene los días contados

Made in China tiene los días contados

20/10/2019 - 08:00 | Actualizado 25/10/2019

Algunas de las principales empresas tecnológicas están dejando de fabricar en China y se llevan la producción de sus dispositivos a otros países. Te contamos por qué los productos Made in China tienen los días contados.

Observa tu alrededor unos momentos. Si te fijas en los dispositivos electrónicos que tienes cerca de ti, la mayoría de ellos o bien están fabricados en China, o bien tienen componentes que provienen del país asiático.

Esta fuerte presencia en todo lo que te rodea no ha sido por casualidad, sino el fruto de más de dos décadas de políticas orientadas a producir grandes cantidades de productos de todo tipo, para exportarlos a cualquier rincón del mundo.

Este músculo industrial es el que ha llevado a China a convertirse en una de las grandes superpotencias económicas mundiales y, por tanto, en el enemigo a batir por muchos y un modelo insostenible para la propia masa laboral china. Por ello, pronto el “Made in China” podría tener menos presencia en los productos que nos rodean. Te contamos todas las claves.

Made in China tiene los días contados

Lenta y progresiva fuga de inversiones: China pierde fuelle

En los últimos tiempos, las principales marcas de tecnología han comenzado a llevarse la producción y las inversiones a otros países que les resultan más convenientes en función de sus intereses. 

Economías pujantes, como la India o Vietnam, han acaparado gran parte de la producción que antes recaía sobre China. Un ejemplo de esto lo podemos ver en Apple, que ha llevado la producción de algunos de sus modelos de iPhone desde el sur China hasta otras fábricas ubicadas en el sur de India y Vietnam.

Made in China tiene los días contados

Samsung tampoco ha estado ajena a esta tendencia. En los últimos años, el gigante surcoreano ha ido reduciendo progresivamente la carga de trabajo de su factoría en la ciudad sureña de Huizhou hasta hacerla irrelevante. Hace solo unos días, la compañía anunciaba su cierre definitivo.

El gigante surcoreano, mayor fabricante mundial de smartphones, ha puesto tierra de por medio invirtiendo en una de las mayores factorías dedicadas a la producción de smartphones del mundo ubicada en las proximidades de Nueva Delhi y en otras factorías menores en Vietnam, sellando así su salida definitiva del territorio chino.

Escucha"Episodio #17: Mijia - ¿Qué es... ? Con Rubén Andrés Barbero" en Spreaker.

Los países del sudeste asiático son los que tienen más papeletas para acoger las nuevas factorías que los principales proveedores de componentes para smartphones y dispositivos electrónicos, como Foxcomm o Pegatron, están inaugurando a un ritmo frenético para sacar la producción de China, pero también suenan con fuerza países en Centroamérica, como México.

Esta migración de inversiones hacia Latinoamérica no solo interesa a los fabricantes a nivel económico, sino que también lo hace a nivel logístico. De ese modo se agilizaría la distribución de mercancías por el continente americano y Europa en menor tiempo y coste, que si esos productos deben traerse desde Asia.

China ya no es tan rentable como solía serlo

Pero, ¿cuál es el problema? ¿Por qué los principales fabricantes de tecnología están abandonando China? Pues la respuesta corta sería porque fabricar en China ya no supone un ahorro tan significativo como lo era hace más de una década.

El gobierno chino lleva algunos años dando un golpe de timón para que la economía del país cambie su rumbo y pase de ser una fábrica a un laboratorio, cambiando el “Fabricado en China” por el “Desarrollado en China”.

Made in China tiene los días contados

Este cambio de rumbo en la política economía que el gobierno aplica a las grandes empresas que fabrican sus productos está relacionado con la mejora de las condiciones laborales y económicas de sus empleados. Es decir, que la mano de obra china ya no es tan barata, y se tienen más obligaciones fiscales, por lo que los costes de producción ya no son tan ventajosos.

La petición de mejoras en las condiciones laborales de los trabajadores chinos no es en vano. Durante años las universidades chinas han formado a la generación de empleados mejor formados que ha dado el país, por lo que actualmente cuentan con el capital humano y la suficiente inversión en I+D como para aportar su propio valor añadido y posicionarse como vanguardia con productos de desarrollo propio.

Uno de los mejores ejemplos sobre este desarrollo lo encontramos en las redes 5G y Huawei, que se ha convertido en un fabricante clave para el despliegue de las redes 5G en todo el mundo, por mucho que le pese a Estados Unidos.

Competencia por el mercado interno chino

Con un potencial de 1.300 millones de clientes, el mercado interno chino es uno de los principales argumentos para que los fabricantes globales elijan China como centro de producción. Al fin y al cabo, nada sale más barato que fabricar a bajo coste en un país que además compra gran parte de esa producción.

Esto, que sobre el papel pinta muy bien, en la realidad no es tan bonito ya que estas compañías deben enfrentarse a la feroz competencia de las propias marcas chinas, como Huawei, Xiaomi o Oppo, que en este caso “juegan en casa” y con un gobierno de su lado famoso por su proteccionismo.

Made in China tiene los días contados

Con unas ventas en los mercados locales por los suelos, y con la amenaza de tormenta económica entre Estados Unidos y China en el horizonte, a los grandes fabricantes de smartphones y otros dispositivos electrónicos no les está quedando otra que hacer el petate y poner los pies en polvorosa para que las represalias económicas entre ambos países no les coja con el paso cambiado.

La larga sombra de la guerra comercial planea sobre China

La inestabilidad y las inversiones nunca han sido grandes amigas, y la batalla entre dos titanes de la talla de Estados Unidos y China no augura un futuro prometedor para los intereses comerciales de fabricantes de terceros países.

El bloqueo comercial que la administración Trump no ha hecho más que acelerar una fuga masiva de inversiones en China por parte de las principales marcas globales, como LG, Samsung o Apple entre muchas otras.

Made in China tiene los días contados

Uno de los principales motivos son las represalias, en forma de aranceles especiales, que tomaría el gobierno americano con los productos de aquellas empresas que comercian o importan componentes procedentes del gigante asiático.

Por ello, China se ha convertido en una especie de patata caliente que, si bien a las marcas de tecnología le apetecería seguir sosteniendo un cierto tiempo más, hacerlo puede ser contraproducente para sus balances dado que mantener la producción en ese país puede conllevar una penalización en sus costes de exportación.

Si bien es cierto que ambas partes han hecho gestos para suavizar la relación entre ambos países, el daño ya está hecho.

Los fabricantes, que ya no estaban muy conformes con la nueva hoja de ruta económica del gobierno chino, han visto el riesgo que implica para sus intereses mantener su producción en el gigante asiático, por lo que esta guerra comercial entre Estados Unidos y China le ha puesto el último clavo al “Made in China”, que tiene los días contados.

Ver ahora: