Logo Computerhoy.com

Tu móvil solo necesita 12 Mpx y un buen cerebro

Móviles
Xiaomi 12T y Xiaomi 12T Pro

No caigas en la trampa de los megapíxeles. La cámara de un móvil no es mejor que otra solo por tener más megapíxeles, otros factores como el tamaño de su sensor o la eficiencia de la Inteligencia Artificial al procesar la imagen son mucho más importantes que apretujar píxeles como si fueran bañistas en una playa de Benidorm.

La batalla por tener más megapíxeles en una cámara como forma de cuantificar la calidad fotográfica no es nueva, pero no es real ya que en esa calidad influyen otros muchos factores decisivos que pueden arruinar las fotos que haces con tu smartphone.

Durante todo el año he probado muchos, muchos móviles y he podido constatar por mí mismo la irrelevancia de que una cámara tenga 200 Mpx –como la del Xiaomi 12T Pro – o 48 Mpx si detrás no hay una serie de factores que apoyen esa cifra.

Al final, las matemáticas y la física conspiran para dejar en mal lugar a los departamentos de marketing, que merecen toda una ovación por haber convertido lo irrelevante en imprescindible.

12 Mpx, el número mágico para la fotografía móvil

¿Te has preguntado alguna vez por qué algunos de los móviles más top de 2022 tienen cámaras de solo 12 Mpx?

Hablo de modelos como los Samsung Galaxy S22, como los iPhone 14 o como el Sony Xperia 5 IV. Todos ellos tienen cámaras de 12 Mpx y compiten –y en la mayoría de los casos superan con creces—con móviles con cámaras de 108 o 200 Mpx. El secreto es que incluso esos móviles con cámaras de centenares de megapíxeles terminan por entregar fotos a 12 Mpx.

Existe una tecnología llamada Pixel Binning que en inglés suena muy cool, pero en realidad es un simple agrupamiento de píxeles en el que el controlador del sensor agrupa los píxeles contiguos registrando la información del grupo como una unidad. La unión hace la fuerza.

Sensor de 1.28 nm del Samsung ISOCELL de 200 Mpx

De ese modo, un sensor de 108 Mpx es capaz de reorganizar sus píxeles en grupos de 3 píxeles en vertical y 3 en horizontal, formando un “superpíxel grandote” con 9 píxeles pequeñitos con el que se capta más luz que trabajando por separado.

¡Sorpresa! Si las matemáticas no engañan, el resultado es una foto con 12 Mpx (108 Mpx/9 píxeles=12 Mpx). Tantas vueltas para al final tener los mismos megapíxeles que un móvil con un sensor de 48 Mpx, como el de los iPhone 14 Pro, que aplica un agrupamiento de 4 píxeles para conseguir esos mágicos 12 Mpx.

Digan lo que digan, el tamaño importa

La ley del 12 nos ha demostrado que realmente el número de píxeles no es lo más importante si al final se tienen que agrupar para formar uno con un tamaño mayor. Eso nos lleva a la segunda cuestión: el tamaño del sensor y la densidad de píxeles. Aquí sí está el meollo de la cuestión.

Cuanto mayor sea la base sobre la que se disponen los píxeles, más grandes pueden ser esos píxeles haciendo innecesario el esfuerzo de agruparlos, que bastante trabajo tiene la cámara haciéndonos parecer lozanos en los selfies mañaneros.

Apple iPhone 14 Plus, análisis y opinión

El tamaño del sensor es uno de esos datos que acostumbra a pasar inadvertido en las especificaciones de las cámaras y es que, claro, no es lo mismo 48 Mpx en un sensor esmirriado que en un sensor cercano a 1” con píxeles grandes como puños.

Viéndolo de una forma más gráfica, imagina meter a 12 amigos en tu habitación, y ahora imagina la misma situación con 48 amigos, y que para estar medianamente anchos y no ocupar tanto espacio, cada uno de ellos tuviera que cargar a 4 amigos a caballito sobre su espalda. Oye, yo tengo las lumbares fatal para esos esfuerzos y supongo que los píxeles tampoco están para esos trotes.

No importa el sensor, sino cómo lo usas

Ya hemos visto que, a la hora de determinar la calidad fotográfica de un smartphone, se debe tener en cuenta no solo el número de megapíxeles, sino el tamaño de los píxeles y el tamaño del sensor. Eso en lo que se refiere al hardware. Pero ¿y el software, es que nadie piensa en el software?

El procesado de la imagen es determinante en la fotografía móvil actual. Es lo que llaman fotografía computacional y consigue disimular tu mal pulso, la escasez de luz o hacer que parezcas una estrella de Hollywood fotografiada con una cámara de miles de euros en lugar de ser un selfie en el ascensor. Casi un milagro, vaya.

Ni todos los sistemas de procesado de las fotos son iguales, ni todos utilizan el mismo. Lo he podido comprobar con mis propios ojos al analizar varios móviles que montan el mismo sensor Sony IMX766 –uno de los mejores sensores actuales y de lejos mi favorito—pero que, en cambio, dependiendo del procesado ha dejado resultados muy diferentes.

opinion oppo find x5 pro

Por ejemplo, me encantó el procesado de las fotos que vi en el realme 9 Pro+ o en el Oppo Find X5 Pro, pero había margen de mejora en otros modelos como el OnePlus Nord 2T o el Nothing Phone (1). Qué mejor prueba de la importancia de la fotografía computacional que hacer fotos con el mismo sensor y obtener resultados tan diferentes.

De estos algoritmos dependen que los colores se vean vivos y brillantes o apagados, que el recorte en los retratos sea espectacular o parezcas un muñeco pegado en una cartulina o, casi lo más importante, que las fotos tengan detalle y textura o parezcan un cuadro pintado con acuarela.

En definitiva, los 200 Mpx importan, pero no tanto como nos quieren vender desde los departamentos de marketing. La verdad está ahí fuera y solo tienes que hacerle una foto para verla.

Descubre más sobre autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Computerhoy.

Etiquetas: Móviles, Tecnología

Productos: Xiaomi 12T Pro

Hoy destacamos

Y además