Skip to main content

Qué son, cómo funcionan y consejos para comprar una persiana térmica

Persianas

Pixabay

26/06/2022 - 11:01

Para ayudar a los sistemas de calefacción y climatización a mantener una temperatura de confort en nuestra casa siempre podemos utilizar cortinas térmicas elementos que pueden ayudar a este menester. Te contamos toda la información necesaria para que puedas comprar los mejores para ti.

Siempre que necesitemos mantener la temperatura de nuestra casa, además de utilizar calefacción o climatización, podemos usar otra clase de elementos que nos van a ayudar a mantener nuestro hogar justo cómo queremos.

Una de las maneras más efectivas es conseguir persianas térmicas, elementos que sirven para minimizar la incidencia de los rayos solares en verano y la de mantener la casa caliente en invierno.

Otro ejemplo de este tipo de aislamiento también son lo estores térmicos. Hablamos de estos dos elementos por su similitud. Tanto las persianas como los estores funcionan de manera igualitaria, aunque con diseños distintos, para finalmente conseguir el mismo resultado.

En este artículo vamos a ver todo lo que las persianas térmicas pueden hacer por la temperatura de las estancias de nuestra casa. También sabremos cómo están fabricadas, cuáles son sus ventajas y en qué debemos fijarnos para conseguir los que mejor se adapten a lo que buscamos.

¿Qué son las persianas térmicas?

Son elementos fabricados en aluminio con un interior relleno de espuma. Con esto consiguen una mejora notable en lo que es el aguante de la temperatura de una habitación, muy por encima de las persianas PVC normales.

Además, también logran aislar del ruido procedente del exterior, puesto que también tienen un sistema de aislamiento acústico.

La otra alternativa de la que os hablábamos líneas más arriba son los sectores térmicos, que están hechos de materiales aislantes (combinado de PVC con fibra de vidrio), para conseguir el mismo efecto que logran las persianas térmicas.

No debemos confundirlo con los estores opacos, puesto que estos simplemente impiden pasar la luz, pero no tienen efectos térmicos, como sí tienen de los que os estamos hablando.

¿Cómo funcionan las cortinas térmicas?

Como ya hemos comentado, estas cortinas están hechas para aislar del frío o del calor a la estancia en la que estén colocadas.

Se diferencian de las tradicionales porque los modelos térmicos están elaborados en varias capas que incluyen materiales aislantes que garantizan que la temperatura adquirida se pierda.

Aunque existen modelos de dos o cuatro capas, lo normal es que estén formadas por 3 tejidos distintos:

  • La parte interior suele estar hecha de tejidos tradicionales como algodón, lino, poliéster o seda.
  • Si analizamos, la capa intermedia suele ser de algodón grueso, fieltro, franela, espuma o de algún tipo de material aislante.
  • La tercera capa es la que protege de la luz solar y también es la que libra a la estancia de la condensación generada por las ventanas. Suele ser de algodón, vinilo u otros tejidos.

Todos estos tejidos son muy gruesos, algo que te hace de manera intencionada para ser más eficaces tanto para el frío como para el calor. 

Además, gracias a esto puede actuar como barrera acústica, aunque en primera instancia ese no es su objetivo sí que permiten insonorizar de manera bastante eficaz de los sonidos que llegan de la calle.

Ventajas de cortinas térmicas

Algo que también debéis conocer es que las cortinas térmicas, tanto para el frío como para el calor, son las mismas. Por lo que, si ya tienes instaladas unas cortinas aislantes o piensas colocar unas, te van a servir tanto en verano como en invierno.

La función aislante hace que les sea indiferente protegerte del calor o del frío, ya que funcionan como una barrera térmica en ambos sentidos. Esto quiere decir lo siguiente:

  • En verano el efecto será el de no dejar que los rayos solares accedan a la vivienda, protegiendo a la estancia del calor y de la luz solar.
  • En invierno, lo que va a lograr es impedir que el calor que haya en el interior de la casa se vaya por las ventanas, puesto que su función aislante sirve tanto para lo que hay en el interior como en el exterior.

Pero es que además de todas las ventajas que os estamos contando, también nos va a servir para la economía doméstica, puesto que se estima que en algunos hogares poner este tipo de persianas, pueden reducir cerca de un 50% la factura total de la calefacción.

Por otro lado, en verano se estima que la temperatura interior de la vivienda es capaz de bajar unos 3 grados, sin necesidad de poner un enfriador o un aire acondicionado, solo instalar estos elementos.

Otra de las ventajas que tienen este tipo de persianas es que son capaces de reducir los niveles de humedad que haya dentro de una habitación. Pero no únicamente eso, sino que también son capaces de hacer que la condensación, uno de los principales problemas que surgen en invierno en muchos hogares, se minimicen de manera considerable.

La mejor elección de compra

Una vez que tenemos decidido comprar e instalar unas persianas térmicas, para conseguir la mejor elección de todas las que hay en el mercado, debemos ser conscientes que en este sentido son bastante semejantes a los modelos tradicionales.

Como ya hemos visto como la gran diferencia entre los dos tipos de persianas es el aislamiento que consiguen las que son térmicas, pero a partir de ahí las semejanzas se dan en prácticamente el resto de los elementos que debemos mirar cuando compramos unas persianas.

Aunque existen de otro tipo, la inmensa mayoría de la gente va a comprar las de tipo enrollable, puesto que son las que prácticamente todo el mundo utiliza por su gran valor a la hora de no dejar pasar los rayos de luz del exterior. En este caso sabemos que el sistema consta de cajón, guías, tipo de lamas y tipo de accionamiento.

Si partimos de que su colocación va a ser dónde había una persiana tradicional, además de que las medidas sean las mismas y el material en este caso sea de tipo térmico, únicamente nos quedaría por decidir si su accionamiento es manual o mecánico.

A partir de ahí debemos de encontrar unas persianas térmicas que encajen en los mismos huecos que tenían las persianas, algo que nos obligará en algunas circunstancias a tener que hacerlas a medida

Al final, al ser las tradicionales y las térmicas similares en el todo lo que es el diseño y únicamente tener la diferenciación del aislamiento, siempre será más fácil la elección de las que queramos poner nuevas, salvo por el hecho de tener que colocarlas en el mismo lugar que las antiguas.

Con todo lo que te hemos contado ya sabes lo que son las persianas térmicas, cómo funcionan, cuáles son sus características y qué debes tener en cuenta para colocarlas. A partir de aquí ya solo queda que elijas aquellas que mejor se adapten a tu presupuesto, tus necesidades y gustos.

Y además