Skip to main content

Xiaomi Mi A3: sometemos su pantalla a nuestras pruebas de laboratorio

Detalle de la pantalla del Mi A3

24/07/2019 - 13:49

Tras el lanzamiento del Xiaomi Mi A3 nos quedamos con ganas de probar algo más su pantalla. Sobre el papel se mostraba como una pantalla con una resolución menor de lo habitual, HD+, pero eso sí con tecnología OLED. ¿Será un cambio para bien desde el Mi A2? ¿Será suficiente la calidad que ofrece para que no sea un punto que le descarte como móvil a comprar?

El Xiaomi Mi A3 se ha presentado con novedades respecto al anterior Mi A2 en cámara, procesador y batería, pero también ha llegado con una importante diferencia (recorte, mejor dicho) en la pantalla: hemos pasado de la resolución Full HD+ del año pasado, a un panel que se queda en la resolución HD+ (1.560 x 720 píxeles). A cambio, eso sí, el Mi A3 ha dado el salto al OLED.

El de la resolución de la pantalla es un tema que ha protagonizado mucho debate tras la llegada del Xiaomi Mi A3. ¿Es suficiente una resolución HD+ hoy en día, en pleno año 2019? ¿Se ve peor Netflix en este nuevo Mi A3 respecto al Mi A2 del año pasado? ¿Es un recorte que sale demasiado caro para el usuario?

Para arrojar algo de luz al asunto, hemos pasado la pantalla del Mi A3 por nuestras pruebas de laboratorio para ver hasta qué punto es notable esa diferencia entre la resolución HD+ y Full HD+. Lo hemos hecho comparando la calidad de su panel con el Mi Mix 3 5G (que comparte tecnología OLED pero con resolución FullHD+) y el iPhone XR (que monta un panel de tamaño equivalente 6,1 pulgadas que el Mi A3 y una resolución ligeramente superior a HD+, pero eso sí con tecnología IPS).

Xiaomi Mi A3

Hemos medido el brillo de la pantalla del Xiaomi Mi A3, sus ángulos de visión y cómo esa matriz pentile de OLED se hace presente cuando bajamos de resolución FullHD en distancias cortas. Pero antes de nada, es probable que te asalten ciertas dudas: ¿Qué es una matriz pentile? ¿Hace peor una pantalla? ¿Pero OLED no era una pantalla mejor con negros puros? Veamos las respuestas a todas estas preguntas.

Índice de contenidos

De las pantallas LCD/IPS retroiluminadas a las OLED con luz propia

Allá por el año 2014 ya escribíamos sobre la tecnología OLED y cómo se trataba de un sistema que permitía tener una pantalla iluminada sobre sustratos flexibles y que no requería de un sistema de retroiluminación como las pantallas LCD ya que cada subpíxel OLED emitía su propia luz, rojo, verde o azul.

Hasta la llegada de OLED los paneles eran principalmente LCD, una matriz de pixeles que constaban de tres partes cada una de uno de los colores RGB y que se conocen como subpíxeles.

LCD pixel

Esa matriz puede controlar la apertura o cierre de cada subpixel, pero no proyecta luz alguna hacia el espectador por lo que hace falta un sistema de iluminación en la parte trasera.

A grosso modo el funcionamiento es el siguiente: si un subpixel está encendido, hablamos de una pequeña ventanita con la persiana subida y deja el paso de la luz que filtra y deja verla en tono rojo, azul o verde.

Al combinarse porcentualmente las aperturas de esos subpixeles  se pueden conseguir colores que van desde el negro si están todos los pixeles apagados hasta el blanco, si están los tres abiertos, y todo el rango intermedio de colores.

LCD pixel

Inicialmente se optó por tubos de cátodo frío y posteriormente se ha llegado a soluciones mediante LEDs como son iluminación edge LED, o una parrilla trasera e incluso con filtros de luz como los que se usa en sistemas QLED (Samsung) o Nanocell (LG) que consiguen una mayor precisión de color.

La forma de esos subpíxeles en las pantallas LCD ha sido rectangular siempre como se puede ver en la siguiente imagen y cada pixel es la agrupación de tres de distinto color y tiene una forma bastante más próxima a un cuadrado.

La tecnología OLED (Organic Light Emitting Diode) es una tecnología completamente distinta, de naturaleza distinta y aproximación opuesta para ofrecer una solución a poder mostrar imágenes en una pantalla. La naturaleza de los OLED son los materiales, extremadamente delgados en su estructura de capas. Todas las ellas juntas tienen, únicamente, una diezmilésima de milímetro de espesor e incluyen la posibilidad de emitir luz que los hace visibles.

Escucha"Episodio #3: OLED - ¿Qué es... ? Con Rubén Andrés Barbero" en Spreaker.

Al igual que con LCD había tres ventanitas o subpíxeles que dejaban pasar la luz de uno de los colores principales tras filtrarla ahora tenemos ventanas con luz de ese color directamente. ¿Qué sucede con OLED? Pues que tenemos pequeños subpíxeles que emiten luz directamente en color rojo, azul o verde. Y resulta que por la naturaleza de los mismos no la emiten en igual cantidad.

Los subpíxeles verdes emiten con mayor intensidad que los rojos o los azules y es por ello que hay menos subpíxeles azules y rojos que verdes. Aquí es donde llega la explicación del término Pentile, que no es otra cosa que la solución a la que se ha llegado para compensar esas luces generadas y que se consiga una luz homogénea blanca.

La solución con la que se dio fue reorganizar los subpíxeles en tres matrices sin que se solapen. Ello da como unidad de pixel equivalente un pixel con forma de pentágono en el que por cada pixel azul y rojo hay dos verdes y entre los 4 generarían la información de un pixel tradicional RGB.

RGBG OLED Mi Mix 3 5G
Matriz Pentile Mi Mix 5G, colores RGB y blanco

Los pequeños LEDs verde son los que mayor energía necesitan para iluminarse y son los más propensos a quemarse por uso. Es por ello que en lugar de uno grande, hay dos pequeños que se encienden menos para ahorrar tiempo de vida.

La mayor diferencia que hay ahora mismo frente a las pantallas LCD en móviles (aparte de esta naturaleza de la fuente de la luz) es que las pantallas OLED de los móviles tienen esos subpíxeles redondos en lugar de rectangulares y es por ello que la resolución efectiva baja y, en casos de una densidad baja de píxeles en pantalla de OLED tienen que usarse subpíxeles colindantes para mostrar contenido del mismo pixel lo que acaba ofreciendo una sensación de menor definición.

RGB vs Pentile
RGB vs Pentile

Con pantallas FullHD+ ese problema está más que solucionado sin embargo, la vuelta a una resolución HD+ con una densidad de 286 ppp en el Mi A3 hace que a simple vista veamos ese efecto de falta de nitidez y pequeños flecos en letras de tamaño reducido cuando usamos el móvil a una distancia menor de dos palmos.

¿Me tiene que importar que la pantalla del Mi A3 sea HD+?

Hablamos de que una menor resolución implica que veamos las cosas menos definidas a una distancia corta como sucede con cualquier pantalla de cualquier tecnología, ya que el tamaño del pixel es grande y no puede detallarse tanto la imagen a mostrar.

Vamos a dejaros un ejemplo para ilustrar esta diferencia de resolución. Aquí tenemos dos pantallas OLED, ambas de móviles Xiaomi, la del Mi Mix 5G y la del Mi A3. La del Mi Mix 5G (derecha) es FullHD+ con una densidad de pixeles de más de 400 ppp frente a la del Mi A3 (izquierda) con prácticamente algo más de la mitad de pixeles, 286 ppp.

Como podemos ver, el tamaño de cada subpixel es notablemente mayor en el Mi A3 y claro, ello repercute en cómo se dibujan las figuras y formas en pantalla.

Más específicamente los bordes de las mismas ya que al tener una unidad de pixel RGBG y ser subpíxeles redondos lo que una pantalla LCD dibujaría con bordes notables y definidos debido a su formato de pixel RGB rectangular; en estas pantallas OLED tienen que cubrirse con círculos y de ahí que tengan que usarse esos subpíxeles colindantes para rellenar y en ocasiones se note ese efecto similar a ghosting o falta de definición en texto.

Veamos un ejemplo con texto, de una pequeña que es donde más se acusa este problema, a menor tamaño, más nos acercamos al tamaño de pixel por lo que más se acentúa el problema de conseguir definición:

Aquí se puede comprobar cómo esos bordes de las letras tienen una definición mucho mayor en el caso de la derecha, la pantalla OLED FullHD+ del Mi MIX 3 5G teniendo unos pequeños salientes, lo equivalente a dientes de sierra en pantallas LCD, notables en el caso del Mi A3.

La diferencia existe, pero no es notable a primera vista

¿Este efecto ghosting se nota a simple vista? Sí ¿A una distancia normal de uso? No. Y es aquí donde hay que hacer hincapié. Si no eres de los que usa el móvil a un palmo de la cara, este efecto de falta de definición queda paliado con la distancia de uso y, si bien, con pantallas OLED con resolución FullHD+ es algo que no se nota, este salto a una resolución más baja recuerda a ese problema que ya vivimos con los primeros móviles con pantallas OLED hace unos años.

La pantalla del iPhone XR tiene una resolución atípica de 1.792 x 828 px que rinden unos 362ppp en su pantalla de 6,1 pulgadas. Como vemos comparte diagonal con el Mi A3, aunque hablamos de otro rango de precios, por lo que aquí esa diferencia en resolución desde los 1.560 x 720 px no sería tan notable si compartieran tecnología de pantalla. A continuación os dejo comparadas tanto la primeras imagen como la segunda con las letras, que, curiosamente en el iPhone XR se ven más grandes pese a tener el mismo ratio de pantalla.

Brillo Mi A3 vs A2

Parte del problema con el que nos encontramos es que tanto tipos de letra como dibujos están pensados desde un origen para ser mostrados por pixeles RGB en formato "cuadrado" por lo que con esta parrilla Pentile tienen que reajustarse y, en caso de que tenga poca densidad de pixeles la pantalla, se hace notable la menor definición que con pantallas IPS a igualdad de definición efectiva.

Pese a todo, la pantalla del Mi A3 es mejor que la del Mi A2

Por lo demás, la pantalla del Xiaomi Mi A3 es una mejora notable frente a la pantalla del Mi A2, el único punto flaco es la resolución. Tanto en ángulos de visualización como en tratamiento de color mejora incluso en el brillo donde casi vemos cómo se duplica el brillo máximo que era capaz de ofrecer la pantalla del Mi A2.

Esta pantalla es compatible con contenidos HDR y además es cierto que goza de las ventajas de ese gran contraste que ofrecen las pantallas OLED gracias a la profundidad de negros gracias al control de la iluminación a nivel de pixel.

Aquí hay que tener en cuenta que estamos ante un móvil en un rango de precios de gama baja-media por lo que tener OLED y sus ventajas además de Android One son características a tener en cuenta.

El Mi A3 no se puede descartar por su pantalla

Aquí estamos en un punto bastante subjetivo y no es algo sobre lo que se pueda sentar cátedra. Personalmente creo que para un uso del día a día no lo vas a notar si no eres de los que se pega el móvil demasiado a la cara para usarlo. De hecho creo que si no fuera por la matriz pentile del panel OLED, nadie pondría el grito en el cielo más que por quejarse sobre una cifra en especificaciones que es menor que la de otro móvil.

Xiaomi Mi A3

Es un smartphone muy compacto, pesa poco y se agradece tener una pantalla de estas dimensiones. Es cierto que podemos compararlo con otros modelos del mercado con precio similar que se va a resolución FullHD+ con panel AMOLED, Mi 9 SE, por ejemplo, dentro de la misma compañía pero también tenemos opciones como el P Smart+ 2019 de Huawei sin ir más lejos.

De hecho, si quieres un Android One también tienes el Motorola One Vision a un precio ligeramente superior con resolución FullHD+ y pantalla IPS. Yo valoro más la opción de tener una pantalla OLED en la que los negros sean realmente negros, por la noche no notes esos grises, y ofrezca un nivel de brillo bueno con soporte HDR. Pero, claro, para gustos y colores.

Xiaomi Mi A3

En resumen, te animaríamos a que lo probases en una tienda antes de comprarlo ya que puede ser que tu ojo sea más crítico con este efecto que ofrece una matriz pentile de densidad de pixeles <300ppp. Pero, en el día a día, creo que la pantalla de este móvil no solo no va a ser un problema sino que va a tener una gran ventaja de cara al consumo energético según estamos viendo en las pruebas.

Xiaomi Mi A3

Estamos realizando nuestro análisis ahora mismo del Xiaomi Mi A3, viendo a fondo su cámara, rendimiento y autonomía y en unos días podréis ver el análisis completo con el que ponderar si os merece o no la pena dar el salto al Mi A3.

De momento solo os podemos comentar que nos va convenciendo bastante. Todo menos su precio, algo que, con un poco de tiempo, acaba bajando.