Logo Computerhoy.com

Smartwatch o móvil, ¿con cuál te quedas?: en 2 o 3 años serán independientes, según Amazfit

Smartwatches
Amazfit GTS 2e

Los relojes inteligentes actuales dependen mucho de su conexión con el propio smartphone. Un cordón umbilical que está a punto de cortar.

En solo 2 o 3 años el smartwatch será independiente del móvil, y se convertirá en su competidor. Así lo afirma Leon Deng, el Jefe Financiero de Amazfit, una de las compañías líderes mundiales en ventas de relojes inteligentes.

Puede que el Apple Watch o el Galaxy Watch sean los más conocidos, pero los relojes de Amazfit están entre los más vendidos del mundo, también en España, por sus funcionalidades y su buena relación calidad precio. Recientemente han lanzado los nuevos modelos Amazfit GTS 4 y GTR 4.

Leon Deng, el Jefe Financiero de Amazfit, ha concedido una entrevista a Business Insider España, en donde nos adelanta el futuro de los relojes inteligentes:

"Queremos que llegue un día en que el reloj se pueda usar como un dispositivo independiente, porque de no ser así siempre tenemos que llevar el teléfono en el bolsillo, y esto no es lo ideal por su formato. El smartwatch será un dispositivo independiente en 2 o 3 años".

Smartwatch: un wearable en expansión

Mientras que los móviles han experimentado una importante caída en ventas en los últimos años, el reloj inteligente es uno de los pocos wearables que mantiene un crecimiento constante.

Las ventas de relojes inteligentes subieron un 11% en 2021, según datos de IDC. El crecimiento estimado en 2023 será del 12%, y después un 8% en 2024, un 7% en 2025 y un 5% en 2026, según las previsiones de IDC.

Leon Deng explica que su éxito se debe, en parte, a la pandemia, cuando la gente comenzó a concienciarse sobre su salud. Sensores como el nivel de estrés o la saturación de oxígeno en sangre, han sido utilizadas por muchas personas al contraer coronavirus.

Amazfit GTS 2e

Actualmente los relojes inteligentes pueden hacer cosas como reproducir música, recibir llamadas, enviar mensajes, o realizar pagos, pero esto es solo el principio: "el smartwatch y los procesadores que se están utilizando hacen que el dispositivo sea capaz de hacer mucho más hoy en día", explica Deng.

Si en 2 o 3 años el smartwatch se independiza del móvil, se convertirá en su competidor. Quizá su pantalla no es tan inmersiva, pero tiene ventajas, como su inmediatez, y la comodidad del transporte. El móvil seguirá siendo el rey de la casa y el ocio, pero para trabajar o hacer deporte, el reloj inteligente podría convertirse en un verdadero sustituto.

Descubre más sobre autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Computerhoy.

Hoy destacamos

Y además