Logo Computerhoy.com

Llegan las etiquetas digitales de precios a los supermercados: malas noticias para los consumidores

Las etiquetas digitales de precios pronto van a estar implantadas en todos los supermercados. Lo que significa que pueden cambiar los precios al instante, cada 10 segundos.

Llegan las etiquetas de precios digitales a los supermercados, y no son buenas noticias para los consumidores

Walmart

Foto del redactor Juan Antonio Pascual Estapé

Llevan ya un tiempo de prueba en supermercados de todo el mundo, pero todo apunta a que, a partir de este año, se van a convertir en el estándar. Las etiquetas digitales de precios en los supermercados ya están aquí. Una alivio para los empleados, y un dolor de cabeza para los consumidores.

Los supermercados se han modernizado mucho en los últimos años. Pero, en un aspecto concreto, apenas han avanzado en un siglo: las etiquetas de precios.

Al principio estas etiquetas se escribían a mano en un papel. Ahora se hace con rápidas impresoras, pero la tarea no ha cambiado en siglos: cada vez que hay un cambio de precios o un nuevo producto, un trabajador tiene que acudir al estante del producto, y cambiar la etiqueta de precio a mano. Esto se termina con las etiquetas digitales.

Así funcionan las etiquetas digitales de precios

Una etiqueta digital sustituye la etiqueta de papel por una pantalla de tinta electrónica conectada a Internet, o a una intranet privada del propio negocio.

Al ser de tinta electrónica, la pantalla es barata y no consume energía mientras está fija, que es el 99% del tiempo. Suelen tener una pequeña batería que se recarga por contacto, en el propio estante en donde está colocada.

Puesto que es una pantalla, y no un papel, se puede cambiar el precio desde una app del móvil. En el caso de las etiquetas de Walmart, cada 10 segundos.

Etiquetas digitales de precios Walmart

Walmart

Las ventajas de las etiquetas digitales de precios para los supermercados, son numerosas. Ahorran dinero en papel, y también son más ecológicas.

Los empleados puede cambiar los precios desde una app, así que no necesitan preparar las etiquetas, imprimirlas, y colocarlas a mano en el estante. Se ahorra tiempo y trabajo.

Además de su función informativa, estas etiquetas digitales de precios tienen funciones adicionales. Al menos, las de las tiendas de Walmart, que ya ha probado en varias tiendas, y las va a implantar en 2.300 establecimientos de aquí a 2026.

Aplicaciones compras supermercado

Con la función Stock to Light, cuando un empleado ve un producto sin stock, desde la app hace que se ilumine la etiqueta. Cuando el reponedor acude a reponer, puede localizar dónde está el producto rápidamente.

Con la función Pick to Light, cuando se prepara un pedido online, se encienden las etiquetas de los productos automáticamente. Así el empleado que está preparando el pedido, puede localizarlos sin perder tiempo buscándolos.

Para el supermercado todo son ventajas, pero para el cliente, no tanto. La posibilidad de cambiar los precios al instante, las veces que se desee, va a permitir a los supermercados jugar con la demanda, en tiempo real. En otras palabras, ajustar los precios cada 10 segundos, para maximizar ganancias.

Lo define muy bien Phil Lempert, analista de la industria alimentaria, en NPR: "Si hace calor en la calle, suben el precio del agua y los helados. Si se pone a llover, suben el precio de los paraguas".

Las etiquetas digitales de precios tienen sus cosas buenas y sus cosas malas, pero parece que la balanza está desequilibrada en contra de los consumidores...

Conoce cómo trabajamos en Computerhoy.

Etiquetas: Alimentación, Curiosidades, Familia