Análisis en vídeo del Moto 360, el smartwatch de Motorola

Por fin, después de meses de espera, filtraciones y metidas de pata de Best Buy, hemos conocido en persona el Moto 360. El reloj inteligente de Motorola es uno de los más esperados del año, en paralelo con el Apple Watch. Se trata de un dispositivo de una pantalla táctil de LCD de 1,5 pulgadas y con 320x290 píxeles. Lo más interesante del dispositivo, lo que le ha hecho diferente a todos los demás del mercado (salvo el LG G Watch R) es la pantalla redonda, que hace la experiencia del reloj mucho más realista.

El smartwatch está equipado con pulsómetro y podómetro, así como con un sensor de luz ambiental para ayudar a gestionar mejor su batería de litio. No cuenta, como otros relojes, con GPS independiente o cámara integrada. Lo que sí que incorpora es resistencia al agua, a una profundidad de un metro durante treinta minutos. Es decir, que no sirve para hacer submarinismo, pero sí para sobrevivir a una caída a la piscina, a una ducha o incluso a un baño rápido. 

¿Conoces el otro smartwatch redondo? Ojo al LG G Watch R, la gran competencia del Moto 360

Este último detalle es algo conflictivo, ya que la certificación ip es posible gracias a que el dispositivo no tiene un enchufe directo. ¿Es mejor un puerto de carga que permita la resistencia al agua, o un cargador MicroUSB que se enchufe directamente, de forma que no dependamos del puerto y lo podamos cargar en cualquier parte? Decisión vuestra. 

La verdad es que se trata de un aparato que, al contrario de lo que parecía en un principio, será tremandamente útil en el marco de la tecnología, y mucho menos llamativo de lo que pensábamos. Sólo hay una pequeña pega: la batería. Si no le dáis un uso intenso, puede que os llegue al final del día, pero no pasará de ahí. Una lástima, porque desde luego dan ganas de utilizarlo sin parar.