Analizamos el teclado Krom Kross de Nox: el gaming económico

En estas fechas se están preparando los amigos invisibles y los regalos de Navidad, y como siempre llegan los equívocos. No es fácil acertar con los regalos, especialmente si no sabemos que regalar a un fanático de los videojuegos. Os queremos proponer una alternativa que no se sube demasiado de precio, y que es un acierto casi seguro: el teclado mecánico Krom Kross de Nox. Aunque en sí el dispositivo es lo bastante llamativo como para parecer aterradoramente caro, lo cierto es que es una de las alternativas económicas más llamativas.

¿Cómo lo consigue? pues como cualquier otro producto: evitando los componentes y características menos necesarias. Por ejemplo: probablemente os habréis fijado en que el teclado no tierne retroiluminación. Sólo el librarse de este detalle ha permitido reducir el precio drásticamente, y la gente que sabe de gaming no suele prestar atención a unos cuantos LEDs bajo el teclado. 

Diseño

En cuanto a la funcionalidad del teclado en sí, la verdad es que no tenemos ninguna queja, sino más bien al contrario: a medida que lo íbamos utilizando, íbamos descubriendo más aciertos del diseño. Por ejemplo, a pesar de ser un teclado compacto, se han separado convenientemente  las teclas de escritura de los comandos de función. Esto implica que no pulsaremos por accidente una F mientras jugamos. 

¿Con qué puedes utilizar el teclado? Te dejamos la lista de los mejores juegos de 2014... y 2015

En cuanto al cuerpo en sí, como se puede ver se trata de un dispositivo pequeño, en negro (que es más limpio) y con las teclas grabadas en láser. Esto quiere decir que no nos encontraremos con un teclado clásico de gamer en el que las teclas WASD han sido completamente borradas.  Además se puede levantar con esas patitas inferiores tan clásicas de las que algunas marcas están prescindiendo. 

Manejo

Al haberse reducido su tamaño no sería de extrañar que se hubiesen limitado las funciones, pero no ha sido así. Incluso las más secundarias, como las teclas multimedia, siguen vigentes. Además, incorpora alguna de las funciones más vitales de un teclado gaming, como la posibilidad de anular el botón de Windows. Al hacerlo nos aseguramos de que una pulsación accidental no nos va a mandar al escritorio en el momento álgido de la partida.

Teclado Krom Kross de Nox

Un detalle importante: este teclado está disponible en tres configuraciones distintas: Rojo, Marrón y Azul. No hablamos de colores, sino de teclas. Cada color está asociado a un tipo distinto de pulsador, el mecanismo situado bajo los botones, y que ofrece una sensación distinta al uso.

El teclado rojo es el que tiene la pulsación más rápida y menos respuesta, diseñada para usuarios que buscan la velocidad a cualquier precio. El marrón es el más silencioso, algo más denso en su pulsación y más suave. Nosotros hemos probado el azul, también ligero aunque bastante más ruidoso. Decidid que modelo se adapta mejor a vuestras necesidades. 

En cuanto a la tasa de respuesta, el Krom Kross de Nox se defiende bastante bien con 1000 Hz, pesa 860 gramos y es compatible con Windows 98 en adelante. Lo podéis encontrar aquí por 49,90 euros.