Cómo se recicla un teléfono móvil

Si crees que tu viejo smartphone ya ha acabado su vida útil, quizá estés en un error. El 97% de los materiales con los que está fabricado un teléfono móvil se pueden procesar y devolver al mercado, y tú sólo tienes que hacer un sencillo gesto: llevarlo a un punto de recogida de residuos electrónicos para que tu teléfono móvil sea reciclado.

Puedes dirigirte a cualquiera de los puntos limpios que hay distribuidos por las diferentes ciudades de nuestro país, o depositarlos en contenedores como los que Tragamóvil tiene instalados en varios centros comerciales. En ellos puedes dejar tanto el teléfono móvil como el resto de sus accesorios, como los cargadores de batería.

Basura electrónica, ¿la reciclamos?

Esos contenedores son trasladados a plantas de reciclaje de residuos electrónicos donde tratan todo tipo de dispositivos. Para saber lo que pasa una vez llegan allí, en Recyberica nos ha abierto las puertas de sus instalaciones para explicarnos cuál es el proceso, paso a paso.

Como se puede ver en el vídeo, se separan sus componentes por categorías: el teléfono móvil por un lado, la carcasa por otro, y la batería en un módulo aparte para, a continuación, someterles al tratamiento adecuado para cada material. Parte del cual vuelve al mercado para su reutilización en diferentes sectores, y no sólo en el de la electrónica. Te mostramos, paso a paso, cómo se recicla un teléfono móvil.