Sony Walkman y los orígenes de la música portátil

Si tienes menos de 30 años es posible que ni recuerdes ni hayas utilizado un Walkman. Por si no lo sabes, fue el invento con el que Sony revolucionó la forma de escuchar música y creo una corriente imparable que ha llegado hasta nuestro días como el de la música portátil.

Por primera vez era posible disfrutar de ella con total libertad, sin cables y en un dispositivo totalmente portátil, simplemente mientras se paseaba por la calle, algo que ahora nos parece de lo más normal.

El primer modelo de Sony Walkman, el TPS-L2, salió al mercado en 1979 y sería el primer paso a un nuevo tipo de producto que rápidamente sería copiado por toda su competencia. Utilizaba auriculares estéreo y una cinta de cassette donde se almacenaban 60 minutos de música: 30 minutos por la cara A y otros 30 por la cara B. La batería eran dos sencillas pilas.

¿Por qué Twitter sólo te deja escribir 140 caracteres?

En Estados Unidos el Sony TPS-L2 se vendía por 150 dólares (al cambio, casi 134 euros), lo que por aquel entonces casi lo convertía en un artículo de lujo. Y casi una ganga para el precio al que se cotiza actualmente: casi 3.000 dólares en eBay. Eso sí, con su caja y accesorios originales en perfecto estado.

Después del Walkman, vendría el DiscMan, también patentado por Sony, y que utilizaba como soporte un nuevo formato: el Compact Disc.

Más tarde llegaría el MP3 que desterraría para siempre al Sony Walkman, con el iPod de Apple como máximo exponente, y la música en streaming con Spotify y más reciéntemente Apple Music, que pusieron fin a uno de los capítulos de la historia de la tecnología que más a ayudado a poner banda sonora a nuestra vida.