Fitbit Alta HR, análisis y opinión

Análisis Fitbit Alta HR

Lo mejor

  • Mide el ritmo cardíaco tanto en movimiento como en reposo
  • Correas intercambiables
  • Seguimiento preciso de tus fases del sueño

Lo peor

  • No es sumergible
  • Notificaciones a veces difíciles de leer
  • Sin GPS integrado

Nota de análisis

78
Amazondesde 134,21VER OFERTAS

Características y Ficha Técnica

Marca:
Fitbit
Modelo:
Alta HR
Tipo:
Smartband
Dimensiones:
15 mm de grosor
Fecha de lanzamiento:
Miércoles, 29 Marzo 2017
Precio de lanzamiento:
€ 149.95
Una pulsera que controla tu actividad física

Según un informe de la OMS la mayoría de la población no realiza la actividad física necesaria para mejorar su salud, en buena medida debido al aumento de los comportamientos sedentarios tanto durante las horas de ocio como en las jornadas laborables que muchos pasan sentados frente al ordenador. 

Claro que la tecnología también puede servir para incentivar comportamientos más saludables. Una de las empresas de referencia en este sector es Fitbit, fundada en 2007, que se dedica a desarrollar dispositivos portátiles que mejoren nuestro ejercicio físico y salud: quieren que sus productos inspiren a llevar una vida más sana y activa.

Ese es el propósito de la Fitbit Alta HR que llevamos a análisis en esta ocasión. La smartband posee características que ya veíamos en la anterior versión, Fitbit Alta, pero introduce el sensor PurePulse, que controla el ritmo cardíaco constantemente, incluso cuando estamos en reposo o durmiendo.

Fitbit Flex 2, análisis de la alternativa más económica

Además registra pasos, distancia y estima calorías, ahora además de forma más precisa al recoger los datos de nuestra frecuencia cardíaca ¿Merece la pena comprarla? A continuación repasamos sus puntos fuertes y sus principales debilidades.

Diseño más fino y personalizable que nunca

Fitbit Alta HR sigue los pasos del diseño del modelo anterior, del que se diferencia en dos detalles: el tamaño y el sistema que lo sujeta a la muñeca. Se posiciona como la smartband más fina del mundo, con sólo 15 milímetros de grosor, e incluye una correa similar a la de un reloj para un ajuste más seguro.

Antes de entrar a fondo a hablar de su diseño llama la atención la gran cantidad de diseños personalizables e intercambiables que tenemos a nuestra disposición. Podemos utilizar la Fitbit Alta HR con correas de estilo deportivo, otras con acabado de cuero más elegantes para utilizar en el día a día e incluso ediciones especiales de lujo para salir de fiesta.

Y es que la smartband está disponible en todo tipo de colores y materiales, entre ellos la goma, el cuero y el metal para que encaje perfectamente con cualquier look. En concreto disponemos de tres modelos de la Fitbit Alta HR en las tiendas:

  • Clásicas de fitness en negro, gris azulado, fucsia y coral o en cuero lavanda, marrón y añil
  • Brazaletes de metal en acero inoxidable
  • De lujo, ediciones especiales bañadas en oro de 22K

Además, desde hace unos días también está disponible la colección de accesorios de lujo diseñados por Public School para Fitbit.

Desafortunadamente la Fitbit Alta HR no es sumergible bajo el agua por lo que no podemos llevarla a la piscina y tampoco es recomendable meterla en la ducha. Eso sí, soporta la humedad, la lluvia y el inevitable sudor de la actividad física.

La smartband se encuentra disponible en las tallas S (de 14 cm y 17 cm de diámetro), L (de 17 cm y 20,6 cm de diámetro) y XL (de 20,6 cm y 23,6 cm de diámetro); para averiguar tu talla sólo tienes que informarte en este PDF de la web oficial.

Una pantalla OLED táctil

Fitbit se ha esforzado en sacar al mercado una pulsera muy estilizada que podemos llevar a cualquier hora del día mientras registra nuestra actividad física y cardíaca, lo que se ha conseguido en parte por la reducción de las dimensiones frente a modelos anteriores. Esa decisión, sin embargo, ha implicado la rebaja en el tamaño de la pantalla frente a otros modelos de la compañía como la Fitbit Charge 2.

La Fitbit Alta HR cuenta con un panel OLED de 1,4 pulgadas monocromático, es decir, solo podremos leer datos y notificaciones en blanco y negro. La pantalla es táctil por lo que con un sólo toque verás las estadísticas (pulsaciones, pasos, kilómetros y calorías), la hora del día y las notificaciones. Para encenderla basta con dar dos veces con el dedo o girar un poco la muñeca hacia nosotros.

OLED vs IPS, ¿qué tipo de pantalla es mejor?

El sistema de navegación por los menús es un tanto peculiar ya que verás los diferentes datos de forma sucesiva, sin posibilidad de retroceder atrás, lo que puede ser un tanto engorroso hasta que nos acostumbremos a ello. La respuesta de la pantalla táctil es igualmente mejorable, ya que en determinados casos notaremos que no responde como nos gustaría a nuestras pulsaciones.

Pantalla Fitbit Alta HR

Eso tiene su importancia ya que en esta ocasión la Fitbit Alta HR no dispone de ningún botón físico. Eso sí, muchos lo agradecerán ya que el diseño resulta mucho más ergonómico y no nos deberemos preocuparnos de clavarnos el botón en la muñeca al hacer ejercicio.

Por último echamos en falta más luminosidad en la pantalla, ya que se hace difícil verla correctamente a plena luz del día. Además tampoco tenemos opción de subir o bajar el nivel de brillo, una función que por ejemplo si tiene la Charge 2.

Reconocimiento automático de actividad física

En el interior de la Fitbit Alta HR se esconde un acelerómetro de tres ejes que funciona junto a un motor de vibración, un sensor PurePulse que mide nuestro ritmo cardíaco y tecnología Smart Track que reconoce automáticamente qué tipo de ejercicio estamos haciendo sin que tengamos que pulsar ningún botón.

¿Qué puede hacer entonces la smartband por nosotros en el día a día? Por un lado controla toda la actividad física que hagamos, contabilizando nuestros pasos, calorías quemadas y distancia recorrida. Todos estos datos los podemos visualizar fácilmente tanto a través de la pantalla de la pulsera en tiempo real como en la app para móviles de la que hablaremos más adelante.

Fitbit alta HR PurePulse

Una de las funciones más interesantes es la medición de pulsaciones tanto en reposo o movimiento. Evidentemente no estamos ante un producto con la misma fiabilidad de los sensores de frecuencia cardíaca profesionales: de hecho en momentos muy puntuales hemos comprobado que se producen fallos a la hora de registrar nuestras pulsaciones.

Aún así se trata de un buen accesorio con el que podremos tener una idea bastante detallada de nuestro ritmo cardíaco y salud cardiovascular, siendo muy interesante para todos aquellos que realizan ejercicio de manera más o menos habitual o necesitan controlar sus pulsaciones por cuestiones de salud.

Fitbit sueño

Además, uno de los puntos fuertes de la Fitbit Alta HR es que también es capaz de monitorizar automáticamente el sueño, discriminando las diferentes fases (ligero, profundo y REM), por lo que podemos tener también una estampa muy afinada de cómo descansamos durante la noche.

Pulseras deportivas y smartwatches por menos de 200 euros en oferta en Amazon

Cuando encendemos la pantalla de la Fitbit Alta HR dando dos toques, lo primero que aparece es la hora, o la hora y las pulsaciones, según cómo lo tengamos configurado. Para seguir viendo datos tenemos que pulsar con el dedo y nos irán saliendo automáticamente, en este orden, los pasos, el ritmo cardíaco, kilómetros, calorías y minutos recorridos.

Para los que estén acostumbrados a deportes más extremos tenemos que decir que la pulsera tiene una altitud máxima de funcionamiento de 9.144 metros y aguanta temperaturas de entre -10 y 45 grados.

La pulsera nos enviará avisos para movernos por medio de una pequeña vibración si detecta que llevamos demasiado tiempo (alrededor de una hora) sin estar activos, una función que incentivará a los más perezosos a tener unos hábitos más saludables ya que por defecto la smartband nos exigirá dar un mínimo de 10.000 pasos al día.

Eso sí, a lo largo de este análisis de la Fitbit Alta HR hemos comprobado que el sistema para activar la pantalla falla en más ocasiones de lo deseable, lo que nos obligará a realizar varias pulsaciones o a girar repetidamente la muñeca para poder ver los datos registrados.

Galería de fotosFitbit Alta HR, la pulsera que controla tu actividad físicaver las 16 fotos
Avisos de llamadas y mensajes en la pulsera

A pesar de que no es un smartwatch la Fitbit Alta HR recibe notificaciones de nuestro móvil (consulta aquí la guía de configuración), lo que nos permite visualizar en nuestra muñeca avisos de llamadas, mensajes de texto y recordatorios del calendario. Eso sí, disponemos solo de un minuto para consultarlas ya que la pulsera no tiene memoria: si no comprobamos la notificación en ese tiempo no quedará otro remedio que sacar el móvil.

Durante nuestras pruebas hemos comprobado además que para consultar las notificaciones tendremos que permanecer relativamente cerca del teléfono (hasta un máximo de 6,1 metros), aunque no tendremos ningún problema si lo tenemos en nuestro bolsillo.

Uno de los puntos fuertes de la Fitbit Alta HR es que es compatible con casi todos los smartphones que se puedan ver a día de hoy por la calle. En concreto su funcionamiento está asegurado en:

  • Mac OS X 10.6 y posteriores
  • iPhone 4S y posteriores
  • iPad de tercera generación y posteriores
  • Android 4.3 y posteriores
  • Windows 10

La sincronización requiere bluetooth de baja energía y conexión a internet; los ordenadores con Windows 10 que no dispongan de estas características necesitarán un adaptador de sincronización inalámbrica.

Información pormenorizada en la app para móviles

Para un seguimiento completo de nuestra actividad física disponemos de una aplicación para Android, iOS y Windows que recomendamos instalar ya que, si no lo hacemos, sólo obtendremos los datos que aparecen en la pulsera.

La conexión se realiza vía Bluetooth, de baja energía para no acabar por la batería de nuestro móvil, con cuatro sencillos pasos. Primero te pedirá que elijas el modelo de pulsera que vas a utilizar, en qué muñeca te la pondrás, que especifiques tu sexo, edad, peso y altura, y por último que establezcas los objetivos que quieres conseguir (tanto deportivos como alimenticios, tenemos la posibilidad de añadir un diario de comidas o controlar la cantidad de agua que bebemos).

Desde la app también se pueden controlar las notificaciones y avisos que queremos recibir; por ejemplo, evitaremos seguir llevando una vida sedentaria si la pulsera nos recuerda cada hora que tenemos que movernos un poco.

Fitstar: todo lo que debes saber de la app de fitness

Si dormimos con ella puesta, lo que puede resultar algo incómodo para algunos por el diseño y porque la pantalla que se enciende con nuestros movimientos, la app de Fitbit Alta HR nos detallará las etapas del sueño por las que pasamos cada noche: vigilia, sueño ligero, sueño profundo y REM. Además, en el apartado Información del Sueño nos dan consejos para dormir mejor en base a los datos registrados.

La aplicación actúa a su vez de red social para los usuarios de cualquier modelo de la marca, pudiendo invitar a todos tus amigos a que se unan a tu entrenamiento o retarles para ver quien consigue estar en mejor forma física.

Batería que dura hasta 7 días

Uno de los aspectos que más polémica suscita alrededor de las smartbands tiene que ver con la batería, ya que muchos fabricantes suelen facilitar datos de autonomía que no se corresponden con su uso en el mundo real. Sin embargo, en este análisis de la Fitbit Alta HR hemos podido comprobar que su autonomía es de 7 días, tal y como promete la marca, lo que la sitúa por encima de muchos de sus rivales más directos.

Aunque la duración y los ciclos de carga varien con el uso, llevándola puesta las 24 horas y haciendo ejercicio moderado casi todos los días de la semana nos ha aguantado justo una semana. La smartband que guarda de datos de movimiento minuto a minuto, consta con una batería de litio y un tiempo de carga de una hora.

¿Cansado de quedarte siempre sin batería? Los Power Bank mejor valorados en Amazon

Otra de las ventajas de la Fitbit Alta HR es su rapidez a la hora de cargarse: solo necesitaremos que esté enchufada durante un par de horas para tener la batería al máximo. Eso sí, para hacerlo necesitaremos un cargador propietario en forma de pinza, algo habitual en los dispositivos de la marca pero que no resulta excesivamente práctico.

Conclusión y precio

Llegamos al final de este análisis de la Fitbit Alta HR con una conclusión evidente: nos encontramos ante una de las smartbandas con mejor relación calidad precio del mercado ya que por menos de 150 euros podemos comprar una pulsera versátil que podemos utilizar en todo momento e incluso para dormir gracias a su notable diseño, contando además con la ventaja de poder controlar en todo momento nuestro ritmo cardíaco.

Fitbit Alta HR Mano

Aunque muchos asocian las smartbands con los deportistas no es necesario ser un experto en running para sacarle provecho a la pulsera. Y es que con funciones como la monitorización del sueño el producto se enfoca a un público más generalista que se preocupa por mejorar su salud con hábitos más saludables y pelear contra el sedentarismo.

Eso sí, la apuesta por ofrecer funciones interesantes a cambio de un precio ajustado desemboca en algunas pegas como la ausencia del GPS, la ausencia de resistencia total al agua para utilizarla en la piscina o los problemas de luminosidad de su pantalla en exteriores.

Aún así la Fitbit Alta HR se perfila como un producto recomendable si lo que quieres es controlar tu actividad durante las 24 horas del día -tanto de día como de noche- sin tener que llevar encima un reloj de dimensiones enormes y, además, tampoco quieres tener que ponerlo a cargar continuamente ya que cuenta con una batería bastante generosa.

Diseño
9
Pantalla
6
Rendimiento y fluidez
7
Software
9
Precisión pulsómetro y podómetro
7
Batería
9
Precio
8