Razer Blade Pro: análisis, características y precio

Razer Blade Pro

Lo mejor

  • Diseño delgado
  • Gran calidad de imagen
  • Pantalla tactil
  • Teclado retroiluminado

Lo peor

  • Excesivo ruido
  • GPU escasa
  • Alto precio de venta

Nota de análisis

75

Características y Ficha Técnica

Marca:
Razer
Modelo:
Blade Pro
Tipo:
Portátiles
Dimensiones:
45,7 x 27,7 x 2,24 cm
Peso:
2,98
Sistema operativo:
Windows 8 64 bits
Tamaño pantalla:
17,3
Resolución de pantalla:
1920 x 1080
Procesador:
Intel i7-4700HQ Quad Core
Memoria RAM:
8192
Cámara frontal:
Webcam 2 mpx
Tarjeta gráfica:
NVIDIA GeForce GTX 765M
Disco duro:
128GB / 256GB / 512GB SATA III SSD
Batería:
128GB / 256GB / 512GB SATA III SSD
Conectividad inalámbrica / redes:
Wireless 802.11a/b/g/n / Bluetooth® 4.0
Conectores de datos / A/V:
combo micrófono- auriculares, 3 USB 3.0, 1HDMI
Tarjeta de red / inalámbrica:
RJ45 Gigabit, Killer Wireless-N 1202
Precio de lanzamiento:
€ 1881.46
Diferente a lo conocido

Habitualmente, los ordenadores portátiles dedicados al mercado "gamer" suelen ser bastante voluminosos y pesados. El lanzamiento en EEUU del nuevo Razer Blade Pro pretende acabar con esta costumbre, sin dejar de lado las altas prestaciones necesarias para ejecutar los videojuegos y programas más actuales. El equipo presume de un diseño de 2,24 cm de grosor y un peso que no llega a los 3 Kg (menor que otros portátiles similares, pero igualmente pesado).

Diseño minimalista de calidad

Acostumbrados a los portátiles creados específicamente para juegos, el Razer Blade Pro sorprende con un diseño claramente inspirado en los Macbook de Apple. Su delgado grosor y diseño "slim" muestra un trabajo admirable por mantener su potente interior protegido bajo un estético envoltorio. Entre sus acabados de gran calidad destaca su carcasa de aluminio de aspecto metálico, sus bordes menos redondeados y afilados que en anteriores modelos de la marca y el curioso cambio de color del conector de los puertos USB 3.0

 

Pantalla antireflejo

El nuevo equipo de Razer, cuenta con una gran pantalla de 17,3", suficientes para jugar cómodamente a la gran mayoría de videojuegos actuales. A lo largo de sus 43,94 centímetros de diagonal, presenta juegos, vídeos y fotos en Full HD con gran nitidez gracias a su resolución de 1920 x 1080 píxeles. Su sistema antireflejo permite disfrutar de todo tipo de contenido multimedia en concidiones de luminosidad adversas.

 

Trackpad Switchblade

En lugar de un teclado numérico, el Razer Blade Pro cuenta con un pequeño panel táctil montado bajo diez teclas (conocido como Switchblade). Estas teclas tienen una pequeña pantalla LED y son totalmente personalizables mediante el software Synapse 2.0 equipado con el equipo. El lanzamiento del nuevo portátil viene acompañado con nuevas combinaciones de macros pensadas tanto para juegos como para otro tipo de programas profesionales.   

Procesador de gama alta, gráficos de gama media.

Equipado con la nueva gama de procesadores Haswell de Intel, monta un procesador Intel Core i7 (i7-4700HQ) de cuatro núcleos con una velocidad de 2,4 GHz. Para la reproducción de gráficos se ha optado por una  GPU Geforce GTX 765M de 2 Gb GDDR5. Curiosamente el Razer Blade Pro funciona con 8 GB de memoria RAM, cuando muchos de sus competidores montan 16 GB de memoria en placa. También cuenta con el sistema de sonido Dolby Home Theater v4 y una capacidad de almacenamiento de 128, 256, o 515 Gb en formato SSD.

El equipo funciona a la perfección con todos los juegos presentes en el mercado gracias a sus 32 frames por segundo. Sin embargo, para los juegos que están por llegar como "Battlefield 4", el portátil puede quedarse escaso en materia de tarjeta gráfica. En lugar del modelo de gama media GeForce GTX 765M, al igual que con el tema de la memoria RAM, incluir el chip de la gama alta Geforce GTX 780M habría sido mejor opción, sobre todo porque una GPU de este tipo es lo que cualquier jugador espera encontrarse en un equipo de este precio.

Ligeramente ruidoso a máxima potencia

Al tratarse de un portátil dedicado a la ejecución de los más recientes videojuegos, así como programas profesionales de edición, el procesador gráfico funcionará en ocasiones cerca de su límite de potencia y se calentará más de lo debido. Para refrigerarlo, el ventilador aumenta sus revoluciones por segundo, evitando de esta manera el sobrecalentamiento del equipo. Esto, logicamente, provocará un ligero aumento del ruido del equipo. Por el contrario, mientras el uso de Razer Blade Pro sea para el trabajo de ofician, la navegación por internet o la realización de videollamadas, el equipo se mantendrá en un silencio casi total.

Conclusión

El potente Razer Blade Pro es un portátil muy delgado para ser un equipo "gamer", ofrece unas amplias posibilidades de configuración y personalización, sobre todo gracias a la interfaz de usuario Switchblade, que le aporta un toque único. Además cuenta con una sorprendentemente larga duración de la batería para un portátil con este tamaño de pantalla. Pero también hay algo de lo que quejarse: Para un equipo (cercano a los 2.000 €) específicamente pensado para su uso con videojuegos, la GPU montada en el equipo no es la que podía esperarse, y se nos antoja algo escasa para soportar los videojuegos que vienen, sin olvidar el alto precio del portátil. El ruidoso funcionamiento a plena potencia puede ser algo molesto a largo plazo. 

La batalla de los portátiles "gamer" de gama alta no ha hecho más que empezar. La implantación de los nuevos procesadores Haswell está provocando una rápida evolución (al igual que en smartphones y PCs) en estos equipos. Sin embargo, esta potencia debe ir acompañada por un chip gráfico de última generación, al igual que de una amplia cantidad de memoria RAM. El Razer Blade Pro ha dado un fuerte golpe sobre la mesa que sin duda provocará una reacción en la competencia.