Los 10 momentos que motivaron la exploración espacial

El paso siguiente era llevar a un ser vivo fuera de la atmósfera terrestre. De nuevo, los soviéticos tomaron la delantera y, a bordo del Sputnik 2, enviaron a la perrita Laika al firmamento. Eso sí, la posibilidad de retorno a la Tierra no estaba contemplada. En 2002, fuentes rusas confirmaron que el animal murió pocas horas después del despegue debido al sobrecalentamiento y al estrés que implicó la salida de la Tierra. Esta misión fue especialmente relevante, ya que le ofreció a los científicos los primeros datos del comportamiento de un organismo vivo en el espacio.