Google retira 60.000 apps de su tienda Google Play

Google elimina 60.000 apps de Google Play

Recientemente, gracias a TechCrunch, hemos conocido la noticia de que Google ha eliminado cerca de 60.000 aplicaciones de su tienda Google Play. No es la primera vez que el gigante de las búsquedas hace una "limpieza" en su plataforma de aplicaciones para Android, pero esta cifra es destacable, como lo son sus motivos. Esta acción, llevada a cabo en febrero del presente año, tiene como principal finalidad la seguridad, pero también el mantener un nivel de calidad más elevado en sus contenidos. Aunque la naturaleza de las apps borradas es muy variada, un buen número de ellas pertenece a la categoría de herramientas para la modificación de archivos de audio y creación de tonos de llamada, donde la duplicidad de contenidos ha sido muy elevada, y donde se han detectado muchos riesgos de seguridad debido al malware.

Objetivo: mantener la calidad

Estas "limpiezas" periódicas responden al interés de Google de ofrecer contenidos de calidad a sus usuarios, y de limitar la aparición y difusión de demasiadas "copias" de una misma aplicación. Desde el lanzamiento de este sistema operativo para móviles, la política de esta tienda ha sido la de "cuanto más, mejor". A diferencia de Apple, con su App Store, en Google Play se revisan las apps después de que los desarrolladores las hayan publicado. Así resulta más difícil detectar los plagios y los contenidos que, en realidad, no aportan nada.

Más seguridad para los usuarios

El otro motivo para la eliminación de 60.000 aplicaciones es que existen importantes riesgos para los usuarios de Android que descargan e instalan este software. Por un lado, muchas de ellas incumplen términos del servicio, y llevan a cabo acciones poco éticas. Por ejemplo, incentivar a los usuarios para que puntúen mejor sus apps o cambiar la ubicación de estas en la tienda de Google repetidas veces, con fines de autopromoción. Pero lo más preocupante es lo que ocurre con algunos de estos programas, que se podrían catalogar perfectamente como malware. En muchos casos se han detectado problemas tan serios como la recopilación de datos de los usuarios para fines ilícitos o poco claros, y la redirección de tráfico a determinados sitios web que nada tienen que ver con los desarrolladores implicados. También el envío de spam, mensajes SMS y otro tipo de comunicaciones de mensajería sin el conocimiento ni la aprovación de los usuarios.

Toto esto pone una vez más de manifiesto que Google debería cambiar su sistema de publicación de apps, para incluir sólo "lo que vale". Así, exixtiría más seguridad y confianza en un servicio que ya utilizan millones de personas en todo el mundo. La pregunta que nos hacemos es si en la futura nueva versión de Google Play se seguirá una política diferente en cuanto a seguridad. Por nuestra parte, consideramos que sí.