Impresora 3D Micro, la primera impresora 3D de consumo

impresora 3D Micro

La impresora 3D Micro está siendo un éxito en Kickstarter desde su publicación hoy, con el objetivo de convertirse en la primera impresora 3D de consumo que es a la vez accesible, asequible y con un diseño fácil y bonito.

Michael Armani y David Jones, sus creadores y fundadores de la empresa M3D, lo tienen claro: "La Micro es la impresora 3D más asequible y se puede usar nada más sacarla de la caja. Perfecta para principiantes y expertos por igual, sólo se tiene que conectar la impresora, descargar o crear modelos, empezar la impresión, y ver cómo sus creaciones personalizadas se forman delante de sus ojos." declaraban a engadget.com.

La impresora 3D está diseñada para poder ser utilizada por todo tipo de personas, de hecho, su uso se puede aplicar a los negocios, la educación, el aprendizaje, o a personalizar productos, hacer juguetes, joyas, y un sinfín de posibilidades más.

Pero todo esto no tiene sentido si no mencionamos una de sus características más importantes: el precio, y sin duda la mayor barrera para el acceso a la impresión 3D de particulares o pequeñas empresas. Para los que han sido más rápidos, ya que están agotadas este tipo de colaboraciones, en Kickstarter se podía conseguir una impresora 3D Micro por 200 dólares, pero bueno, todavía no es del todo tarde, se puede conseguir aún a un precio asequible, desde 299 dólares e incluye un rollo de filamentos.

"Cuando nos fijamos en las impresoras 3D en el mercado, vimos que el mercado estaba creciendo y que todo el mundo tenía mucha curiosidad acerca de ellas", dice Armani.

Para mantener los costes bajos, Armani y su equipo redujeron el volumen de la impresora 3D. Si el dispositivo se hacía a la mitad de tamaño en una dimensión, se reducía por ocho en términos de peso, coste del material y de envío. "Ésta era la manera de que pudiésemos alcanzar los ahorros de nuestros usuarios finales."

M3D también quería reducir el coste total que supone el uso de la impesión 3D, mediante la disminución de la cantidad de energía que una impresora 3D Micro necesita para funcionar. Armani dice que funcionan según "un orden de magnitud", y para lograr ser más eficientes que cualquier otra impresora 3D, lo que tuvo que hacer todo el equipo fue aumentar la eficiencia de los diferentes componentes. "Cuando se reduce el consumo de energía, se reduce el precio de todo", dice. "Es como una reacción en cascada: ahora necesita una fuente de alimentación más pequeña y cables más pequeños. Ahora no se tiene que gastar tanto en circuitos de protección."

A partir de ahora, "Esperamos mantener la posición como la primera impresora 3D de consumo que es accesible, fácil de usar y que se puede colocar en su escritorio", dice Armani. "Cuando se combina todo eso en una sola experiencia de usuario, tenemos claro que conseguiremos un lugar muy importante en el mercado."

A mí desde luego me han convencido, me encantaría tener una impresora 3D Micro en mi mesa ahora mismo, y hacer cosas tan chulas como éstas: