Estación Espacial Internacional envía vídeo con un láser

La Estación Espacial Internacional envía un vídeo a través de un láser, gracias al proyecto OPALS.

Como si de una película de Star Wars se tratase, la Estación Espacial Internacional (ISS) ha disparado un rayo láser a la Tierra, tal como puedes ver en la imagen superior.

Por suerte, no se trata de un rayo destructor al estilo de la Estrella de la Muerte. Es un rayo óptico, de luz, que contiene un vídeo con el mensaje "¡Hola Mundo!".

El experimento forma parte del proyecto OPALS (Optical Payload for Lasercomm Science), cuyo objetivo es buscar nuevas formas de comunicación desde el espacio.

La teoría que sustenta OPALS es sencilla, pero su puesta en práctica es tremendamente complicada, pues exige apuntar con un rayo láser a un objeto que se mueve a una velocidad de casi 28.000 kilómetros por hora, situado a más de 400 kílometros por encima de la Tierra.

El proceso comienza con el envío de un rayo láser que hace de guía, desde el observatorio de Wrightwood, en Estados Unidos.

ISS envía vídeo a la Tierra a través de láser

Los Klingon conquistan la Estación Espacial Internacional

Tal como hemos comentado, el láser tiene que apuntar a un objeto que se mueve a más de 7 kilómetros por segundo, situado a más de 400 kilómetros de altura. Según la NASA, esto equivale a apuntar a un pelo de una persona situada a 9 metros, que además está en movimiento.

Y hay que mantener el láser fijo sobre la ISS, al menos durante 148 segundos.

La Estación Espacial Internacional emplea el láser guía para apuntar a la Tierra y transmitir el vídeo a través de ondas de luz:

La ventaja de este sistema es que puede trasmitir a una velocidad entre 10 y 1000 veces más rápida que la que ofrece las ondas de radio.

El mensaje tardó 3.5 segundos en trasmitirse completo a la Tierra, mientras que a través de ondas de radio hubiese tardado cerca de 10 minutos.

Gracias a OPALS, la transmisión espacial alcanzó una velocidad de 50 Mbps. Lo cual es todo un logro teniendo en cuenta la distancia de más de 400 kilómetros, así como la necesidad de atravesar el espacio y cruzar la atmósfera.

La NASA tiene previsto usar las transmisiones ópticas para que los astronautas se comuniquen con la Tierra en viajes orbitales.