El MIT crea una pantalla de cine 3D que no requiere gafas

El MIT crea una pantalla de cine 3D que no requiere gafas

La tecnología 3D nos prometía llevar la inmersión en las películas no solo a las pantallas de cine, sino también a nuestro hogares durante el corto auge de los televisores y tecnologías destinadas a la reproducción fiel de contenido en este formato. Sin embargo, parece que finalmente no ha tenido tanto éxito como se esperaba.

En la decadencia de esta tecnología en el sector doméstico influyeron varios factores, como que los fabricantes se dividiesen entre tecnología activa y pasiva, la falta de contenidos, o la necesidad de disponer de gafas para todo aquel que tuviese intención de disfrutar de esta característica como se debía hacer.

La llegada de los televisores 4K UHD terminaron de rematarla, aunque si hay un lugar donde al menos se ha logrado mantener con algo de vida es en la gran pantalla. Los cines continúan ofreciendo contenidos en 3D entre su oferta, aunque lógicamente hay que pagar un suplemento y equiparnos con las gafas que nos proporcionarán.

Es algo que a muchos no les gusta, y para solucionar este problema el MIT ha logrado desarrollar una tecnología para mostrar imágenes 3D sin necesidad de utilizar gafas, siendo posible aplicarla a pantallas de cine, aunque por ahora solo es un prototipo. Aun así, también contaría con sus limitaciones si se llega a implantar su uso.

Cómo ver películas 3D en tu PC usando el reproductor VLC

A diferencia de tecnologías 3D como la de la Nintendo 3DS que están pensadas para un único usuario, este prototipo del MIT es capaz de enviar imágenes en tres dimensiones a cada uno de los asientos de un cine. Solo funcionaría en estas salas, ya que por ejemplo en un teatro no sería posible usarla dado que existen diferentes ángulos de visión.

Utiliza el cupón descuento Redcoon y compra una TV al mejor precio

El invento hace uso de un complejo sistema de lentes y espejos para crear un número concreto de barreras de paralaje, consiguiendo así llegar a cada uno de los asientos del cine. Creen que solo se podrá aplicar al cine porque allí se conoce cuántos asientos hay disponibles, pero no se podría llevar al hogar al no disponer de esta ventaja.

[Fuente: MIT News]