Pago móvil con NFC, ¿te fías de esta tecnología?

Pago móvil con NFC

El NFC, Near Field Communication, es una tecnología de comunicación inalámbrica de corto alcance y alta frecuencia, que permite el intercambio de datos entre dispositivos que se encuentren a menos de 10 centímetros.

Gracias a esta tecnología ha surgido una nueva forma de poder realizar nuestras compras diarias, el pago móvil a través de NFC.

Lo que a priori parece que puede traer muchas ventajas y comodidades plantea para muchos un mar de dudas. En la redacción de Computer Hoy debatimos acerca de sus pros y contras:

Mila Lavín

La verdad es que me fío a medias de las comprar móviles a través de NFC.

Confío en que las nuevas tecnologías, como la NFC, llegan para mejorar y facilitar nuestro día a día. Pero como toda novedad, necesita de un proceso de adaptación, sobre todo por parte de fabricantes y desarrolladores.

En este caso mi duda va más dirigida a los bancos y compañías implicadas en el proceso del pago con el móvil que de la tecnología propiamente dicha.

Hace poco pudimos comprobar en Computer Hoy que el 90% de las apps de los bancos tienen agujeros graves... Pero confío en que será igual de seguro que comprar en Internet o pagar con una tarjeta de crédito.

Carlos Gombau

No me fío. Ya me cuesta confiar cuando se llevan mi tarjeta en establecimientos sin datáfonos inalámbricos, como para dejar los ahorros en manos de un smartphone -el del usuario- que está sujeto a posibles agujeros de seguridad ante fallos de programación de la ROM del terminal. Y es que, en principio, todo sistema es seguro... hasta que deja de serlo. 

Supongo que llegará el día en que no habrá otra que pagar con el móvil, sí, pero viendo que ni las apps de los propios bancos (como ya hemos comentado alguna vez en la revista Computer Hoy) son seguras, a día de hoy, no me fío de apps de terceros ni de sistemas (smartphones, tablets...) expuestos a malware.

 

ivan muñoz

En España el pago por NFC no está lo suficientemente extendido como para poder confiar plenamente en su seguridad.

Además tengo la percepción de que en el pago móvil por NFC cada uno hace la guerra por su cuenta y no hay ni un mínimo de estandarización, un añadido que sólo ayuda a generar más desconfianza.

En mi caso, al menos de momento, no me veo pagando una operación de cierta entidad con el móvil.

Tal vez, para pequeños pagos como una bebida o un billete de metro no tendría problemas, pero poco más.

 

Tomás González

Desde luego que me fío del NFC como sistema de pago. De hecho, sueño con su implantación masiva para que mi amigo gorrón deje de pedirme que pague yo las consumiciones porque él no lleva suelto.

Acabar, o casi, con la necesidad de llevar dinero de bolsillo para asumir los pagos del día a día o poder pagar cualquier transacción sin tener que ver a la dependienta frotar nuestra tarjeta por su manga para que el lector la reconozca me parece un avance impagable.

Por otra parte, entiendo la desconfianza de muchos: es necesario un esfuerzo extra por parte de las compañías para que llegue el momento en que puedan presentar el pago por NFC como un método seguro y con información muy clara para el usuario. A ver si así se anima el gorrón de mi amigo...

Susana Herreros

La tecnología NFC puede facilitarnos bastante la vida. Ya no tienes que preocuparte de llevar encima efectivo o una tarjeta de crédito.

Para comprar, simplemente tienes que llevar tu móvil contigo, algo muy habitual. Si te dejas la cartera en casa, igual no vuelves a por ella, pero es muy probable que vuelvas si lo que te has olvidado ha sido el móvil.

Así que tienes muchas opciones de llevar en tu bolsillo una forma de pago válida si de repente ves en un escaparate ese pantalón que llevas un mes buscando y te has dejado la tarjeta en casa.

En la parte menos positiva está el tema de la seguridad. ¿Qué ocurre si perdemos el terminal? ¿Hay suficientes medidas de seguridad?. Como todo, tiene sus luces y sus sombras. 

 

Fuencisla Mira

El pago por móvil mediante sistema NFC se plantea en muchos casos como una tecnología que llegará a implantarse y extenderse.

Al pensar en ella, lo primero que viene a la mente es la facilidad y comodidad que otorga a la hora de realizar un pago.

Por ejemplo, sólo es necesario acercar el smartphone a un lector apropiado para que se lleve acabo la operación. S

Sin embargo, esto plantea también los posibles problemas de seguridad que podrían acontecer, por ejemplo en el caso de pérdida del dispositivo. En cualquier caso, todo dependerá de los extras en seguridad que se adjunten al sistema para este tipo de situaciones.

¿Y tú, qué opinas al respecto?