El experimento que agita Facebook y nos invita a reflexionar

El experimento de una madre con sus hijos agita Facebook

Brandie Wood, una madre californiana, realizó un experimento con sus dos hijos gemelos mientras jugaban y publicó los resultados en Facebook. Sus conclusiones han conmovido a muchos usuarios de Internet y su mensaje se ha compartido más de 70.000 veces.

Brandie anotó en un papel todas las veces que sus hijos de dos años la miraron mientras jugaban. Descubrió que los pequeños se detuvieron 28 veces para buscar una reacción o una mirada de aprobación de su madre.

Con los resultados de su experimento, Brandie se preguntó qué clase de mensaje habría estado mandado a sus hijos si ella hubiese estado distraída con algún tipo de tecnología. “28 veces mis ángeles se hubiesen preguntado si la World Wide Web es más importante que ellos” dice la madre californiana, “28 veces mis hijos hubiesen comprobado que quien eres online es lo que verdaderamente importa”.

Con este mensaje publicado en su muro de Facebook quiso reflexionar sobre la influencia de la tecnología en las familias y pidió a los padres dar prioridad a sus hijos sobre las redes sociales. “La próxima generación de niños cuenta con nosotros para enseñarles a ser adultos” dice Wood, “nunca se sabe quién está mirando y cuál es el mensaje que estás enviando”.

Las conclusiones de esta madre californiana van más allá de la experiencia con sus propios hijos. “En un mundo donde somos aceptados por lo que la gente percibe de nosotros y no por lo que realmente somos, en un mundo donde la aprobación viene de cuántos followers o likes tenemos, en un mundo donde el tiempo de calidad con nuestros seres queridos está siendo reemplazado por aislamiento y mensajes de texto desde la otra habitación, les ruego que sean diferentes”.

Consejos para que los abuelos naveguen seguros por Internet

La publicación en Facebook, una sencilla foto del papel donde Brandie anotó las veces que sus hijos la miraron y un breve texto para la reflexión, está recorriendo el mundo entero. Esto demuestra que ella no es la única madre preocupada por la influencia de Internet en la infancia y que hay otros padres concienciados en “ser diferentes”. 

Fuente:[Independent]