Insultos en Facebook, protagonistas de campaña contra racismo

Campaña contra el racismo

No es la primera vez que en las redes sociales nos hemos encontrado con comentarios racistas que hemos tenido que reportar para luchar contra aquellos que no respetan los derechos humanos. Una campaña publicitaria en Brasil ha puesto contra la pared a aquellos que han lanzado insultos racistas en Facebook, llevando su vergonzoso mensaje a la puerta de su casa.

Criola, el grupo de defensa de derechos civiles, ha lanzado en Brasil la campaña contra el racismo llamada “Racismo Virtual, Consecuencias Reales” donde insultos racistas en redes sociales como Facebook o Twitter son llevados a vallas publicitarias en las inmediaciones de la persona que ha dicho esas desafortunadas palabras.

valla publicitaria

¿Cómo la hacen? La organización Criola hace un rastreo de los mensajes racistas más vergonzosos vistos en las redes sociales brasileñas para, con herramientas de localización, conocer la zona de residencia aproximada de la persona que ha dicho esos mensajes. Después alquilan espacio publicitario en dicha zona con ese mensaje racista de fondo, con la imagen y el nombre difuminado, pero suficiente para que el responsable se sienta aludido, y que incluso pueda ser conocido por su más cercanos.

Con esta interesante campaña se intenta concienciar y hacer reflexionar a la sociedad actual sobre la lacra del racismo, un problema que está extendido en todo el mundo, pero que en Brasil es mucho mayor. Jurema Werneck, fundadora de Criola, ha declarado a la BBC que “esta gente (los racistas en la red) piensan que se pueden sentar en la comodidad de su casa y hacer lo que quieran en internet”, escudándose en ese anonimato.

El origen de la campaña procede de unos insultos racistas emitidos en Facebook contra la presentadora de televisión Maria Julia Coitinho, quién fue insultada en la mencionada red social sólo por el color de su piel.

La campaña lleva funcionando en Brasil desde el pasado verano con muy buena recepción, recibiendo multitud de comentarios positivos en redes sociales y dejando en vergüenza a aquellos que no respetan la cultura en la que viven.

[Fuente: BBC]