Replay Social Denim: unos vaqueros 2.0

Replay Social Denim: unos vaqueros 2.0

Que la integración de la tecnología en nuestras vidas es una constante es algo que no admite discusión. Que en muchas ocasiones sirve para facilitarnos la vida, tampoco lo podemos negar. Sin embargo, hay algunos casos en los que a una se le queda cara de besugo cuando se entera de alguna noticia al respecto. Y eso es lo que me ha pasado al saber que la empresa italiana Denim ha lanzado los vaqueros Replay Social Denim con conexión a Facebook. Sí, has leído bien. Ahora, además de para vestirse, los vaqueros sirven para que tus contactos sepan dónde estás y, ya puestos, también tu estado de ánimo.

Para tal fin, cuentan con un bolsillo especial que aloja en su interior un dispositivo bluetooth con un gps integrado. Este dispositivo se conecta a tu smartphone y, siempre que lo desees, puedes emplearlo para geoposicionarte. Cada vez que lo hagas, tus contactos de Facebook sabrán dónde estás. Y, como te comentábamos anteriormente, también puedes emplear el dispositivo para indicar tu estado de ánimo en ese momento (incluye ocho), de manera que si, por ejemplo, tus amigos ven que estás triste y te diriges como un misil hacia una heladería, podrán organizar una misión de emergencia para abortar tus planes. O, si ven que has tomado rumbo a casa de tu ex, podrán... bueno, quizá la heladería no sea tan mala idea después de todo. El caso es que los vaqueros Replay Social Denim con conexión a Facebook se encargarán (siempre que tú quieras), de que todo el mundo sepa dónde y cómo estás.

El precio de los Replay Social Denim parte de los 180 euros, aunque puede subir hasta los 250. Sé que pueden parecer caros, pero hay que tener en cuenta que se trata de una marca cuyos vaqueros nunca suelen bajar de los 100 euros, y que su media de precio es de 150, así que el precio no supone una gran diferencia con respecto al resto de sus productos. Están disponibles en azul y negro, tanto para hombre como para mujer y, bueno, yo ahora me voy a dar una vuelta con mis vaqueros que, afortunadamente, no son unos chivatos.