¿Te fías de lo que las redes sociales hacen con tus datos?

privacidad redes sociales

En medio del escándalo NSA y la aparente facilidad con la que nuestros datos personales, conversaciones, mensajes e emails son compartidos entre terceros (particulares o empresas), os preguntamos si os fiáis de cómo utilizan las redes sociales los datos que obtienen.

Está claro que renunciar a participar en las principales redes sociales es a día de hoy una forma de aislamiento social, pero... ¿podríamos hacer algo más para restringir la forma en la que usan nuestros datos?

Carlos Gombau

No, en absoluto. Personalmente intento no proporcionar datos personales sensibles a no ser que sea estrictamente necesario para realizar algún tipo de gestión. Por lo general, me limito a proporcionar mi nombre y mi email y, llegado el caso, incluso ni eso, sino algún tipo de apodo o nick.

Y es que, aunque a día de hoy la privacidad total no existe, me incomoda bastante tener que proporcionar datos que ni tan siquiera para pedir una hipoteca te solicitan, que se cedan mis datos a terceros (aunque así se anuncie en las condiciones de uso que nadie lee) o que la red social en cuestión acierte mis gustos y preferencias con mayor tino que yo mismo.

Por no hablar de los agujeros de seguridad y las consecuentes fugas de datos personales...

ivan muñoz

Rotundamente NO. Es innegable los beneficios que han aportado las redes sociales, unas más que otras, a nuestro día a día. Pero no por ello no debemos olvidar que son negocios privados pensados para obtener el mayor beneficio posible, y la información personal hoy en día es un valor en alza.

Seamos sinceros, nadie se lee las condiciones legales que aceptamos para unirnos a una red social. Dicen que si lo hiciéramos, estarían prácticamente vacías... por algo será.

Tomás González

Es inevitable sentir, como poco, cierto recelo desde el momento que estás compartiendo un contenido personal.

Como inevitable es, prácticamente, tener una presencia mínima en las redes sociales si buscas mantenerte en contacto con amigos, conocidos, compañeros, familiares lejanos... personalmente, yo tomo ciertas precauciones y no comparto según qué cosas, pero sí: confío y trago con todo. ¿O es que hay alternativa?

Desde luego, fiarse es un error, ya que sabemos qué ocurre con mucha de esta información: la utiliza Facebook para implementar publicidad dirigida y (personalizada para cada usuario), como también hace Google con sus usuarios, o se vende a terceros con intereses similares.

Este es el precio a pagar en casi cualquier red social: ellos te dan una plataforma "gratuita" que te resulta muy útil, y se lucran en parte con la información que generas en su sistema.

Si, aún así, te sumas a una de estas redes (como hemos hecho casi todos), es importante que sepas qué ocurre con tu información y configurar las opciones de privacidad para limitar al máximo la información que pones a disposición de Facebook.

Susana Herreros

Sinceramente, no lo tengo muy claro. La verdad es que (creo que como la mayoría de los usuarios) no suelo leer las condiciones de privacidad tan a fondo como debiera, y puede ser que esté vendiendo mi alma al diablo sin ser muy consciente de ello.

Procuro facilitar únicamente la información necesaria para darme de alta en la red que me interese y nunca subo imágenes o contenidos que no me gustaría que estuvieran en otras manos. Al fin y al cabo, es un escaparate en el que tienes que ser consciente de la información y los archivos que estás compartiendo.

Fuencisla Mira

El uso de las redes sociales ha experimentado un gran incremento, y siempre hay que mantener las precauciones necesarias para mantener la privacidad de nuestros datos, sobre todo cuando se trata de información personal. Al registrarse en una red social, es importante leer las condiciones generales y de privacidad de la plataforma, e introducir sólo los datos que consideremos necesarios.

También hay que tener precaución con la información que se comparte y configurar, de la manera adecuada, las opciones de seguridad y privacidad que la red social pone a disposición del usuario.

Miguel Martínez

En medio de la polémica sobre el espionaje en internet, aparecen las redes sociales. Tan útiles como peligrosos, es difícil que estos servicios, donde almacenamos todos nuestros gustos y recuerdos, mantengan nuestra privacidad a salvo.

De hecho, no hay más que leer su política de privacidad para saber cuantos datos personales están expuestos a terceros. Es algo de lo que no se puede escapar, a menos que renuncies a estar presente en Facebook, Twitter, Linkedin, Instagram, Google+ y un largo etcétera.

Lógicamente, no me fio de lo que hacen con estos datos, pero es el precio a pagar por trabajas en este mundo, donde la presencia en redes sociales es más que obligatoria.

No obstante, el simple hecho de tener un smartphone ya puede poner en riesgo tu privacidad de las maneras más inverosímiles. Y si no que les pregunten a los jugadores de Angry birds.