Vodafone y Orange: nueva red de fibra óptica en 12 ciudades

Vodafone y Orange extenderán la fibra óptica en 12 ciudades

Hace apenas tres meses, tanto Vodafone como Orange estrenaron sus respectivas redes de telefonía de alta velocidad 4G LTE. Pero su estrategia global las obliga a estar presentes también en el negocio de cable. Por eso, el pasado mes de marzo, Orange y Vodafone firmaron un acuerdo para desplegar en España de forma complementaria y coordinada una red de fibra óptica hasta el hogar (FTTH).

Su objetivo es cubrir, en más de 50 ciudades, a 6 millones de unidades inmobiliarias en los próximos cuatro años y medio.

El acuerdo contempla que cada compañía despliegue su propia red FTTH en zonas complementarias, tanto el tramo horizontal como los cableados verticales necesarios para el acceso a los edificios, y que ambas compañías se faciliten el acceso mutuo y el uso de sus respectivas infraestructuras.

Aclaramos que el cableado horizontal se refiere a los tendidos en las calles. El tramo vertical hace referencia al cableado dentro de los edificios.

En una primera fase, que ya ha comenzado, el despliegue de la fibra óptica se llevará a cabo en 12 ciudades españolas: Madrid, Barcelona, Sevilla, Málaga, Valencia, Alicante, Zaragoza, Córdoba, Valladolid, Alcorcón, Badalona y Hospitalet de Llobregat.

En cada una de estas ciudades, Vodafone y Orange han asignado los proyectos a diferentes empresas, que han empezado los despliegues de las redes horizontales, y han iniciado la fase de obtención de permisos de las comunidades de vecinos. En aquellos edificios donde Telefónica ya ha llevado a cabo su despliegue, Vodafone y Orange han iniciado el proceso para acceder a las infraestructuras verticales, gracias al acuerdo firmado con este operador, el pasado 2 de julio.

El acuerdo alcanzado por Telefónica, Orange y Vodafone es importante para los clientes porque significa que cada edificio sólo requerirá una única vertical para usar la fibra óptica de cualquier compañía, reduciendo las obras y los gastos, y acelerando la implantación de la fibra óptica en nuestro país.

En los lugares en donde Telefónica no ha llegado, Vodafone y Orange están desarrollando su propio tendido de verticales. También negociarán, de forma conjunta, con cualquier otro operador que lo requiera. El objetivo es alcanzar durante el primer año del contrato las 800.000 unidades inmobiliarias (hogares, locales de negocio y oficinas).

En la nota de prensa, tanto Vodafone como Orange quieren comunicar que han recurrido los precios de acceso a las verticales de Telefónica que ha fijado la CMT de manera cautelar. Ambas compañías consideran que se marcan unos precios discriminatorios que incrementan de manera artificiosa los costes y que suponen una ventaja competitiva para Telefónica y un obstáculo a la competencia efectiva en el mercado minorista.

Se espera que los clientes puedan acceder a esta nueva conexión de fibra óptica durante el último trimestre de este año. Esta primera fase ha supuesto una inversión total de 200 millones de euros.

Una excelente noticia para los usuarios de Internet, pues el incremento de cobertura de la fibra óptica supone una nueva alternativa para obtener acceso a la red a alta velocidad. La mayor competencia con el ADSL también es un buen punto de partida para que bajen los precios.