El agua del grifo tiene más plástico de lo esperado

¿Qué es LIFE?
¿Qué es LIFE?
El agua del grifo contiene microplásticos.

¿Sabes qué contiene el agua del grifo que bebes en casa? Para empezar, parece que más cantidad de plástico de lo deseable. Así lo demuestra un estudio que ha analizado muestras de agua de grifo de todo el mundo, con sorprendentes resultados que hablan muy mal de los sistemas de saneamiento de algunos países.

En total, el 83% de las muestras de agua analizadas contienen fibras plásticas, cantidad que asciende al 94% en el caso de Estados Unidos. Quizás sea uno de los motivos por los que mucha gente prefiere beber agua embotellada, aunque ésta sea considerablemente más cara y sus beneficios no hayan sido completamente demostrados.

En Europa se bebe agua de grifo de más calidad, aunque eso sí, sigue teniendo más plástico de lo normal. En el caso de nuestro continente "sólo" el 72% del agua está contaminada, aunque el estudio no desglosa los datos por países. No hay formas de saber si el agua del grifo de España es buena con respecto a nuestros vecinos, aunque lo más probable es que así sea.

Los efectos sobre la salud de las fibras plásticas en el agua son relativamente desconocidos. Es probable que de alguna forma estos compuestos puedan acabar en el torrente sanguíneo, lo que presenta un claro peligro para el sistema circulatorio y cardiovascular.

Si no te sientes seguro, puedes filtrar el agua de tu grifo con este dispositivo

No obstante, aún se desconoce exactamente cómo llega el plástico al agua que bebemos del grifo. Teniendo en cuenta que sucede en prácticamente todos los países del mundo, debe ser causa común en todos ellos. Se habla de la contaminación por las lavadoras, atmosférica y de otro tipo, aunque es más probable que se trate de una combinación de todos ellos.

Antes de lanzar las campanas al vuelo hay que advertir que en nuestro país la calidad del agua del grifo es excelente en la mayoría de los casos, cumpliendo las regulaciones y estándares de calidad en casi todas las ciudades. No hay que ser alarmista hasta que las autoridades no corroboren los resultados del estudio y comprueben que en efecto hay riesgos para la salud.

[Fuente: Orb Media]