Arrestado por conducir su DeLorean a 88mph

¿Qué es LIFE?
¿Qué es LIFE?
Marty McFly y Doc

Si no has visto Regreso al Futuro, quizás es hora de que lo hagas. Se trata de una trilogía de películas de culto que dan para muchas curiosidades. La última de ellas se ha producido en Essex, Reino Unido. Allí un hombre ha sido arrestado y multado por conducir su DeLorean a 88mph, la velocidad a la que Marty McFly y Doc logran viajar en el tiempo.

Cuestionado al respecto por el diario The Guardian, el protagonista de esta historia ha declarado que “no estaba tratando de viajar en el tiempo. Era domingo por la mañana y la carretera estaba totalmente despejada”. Pese a ello no puedo evitar el arresto por parte de la policía y la correspondiente sanción. Poner el DeLorean a 88 mph es el equivalente a unos 140 kilómetros por hora, bastante por encima de la velocidad permitida.

Nigel Mills, de 55 años, es el propietario de este mítico coche. El DeLorean se ha convertido en un símbolo como coche del Regreso al Futuro. De hecho, Mills pagó 22.000 libras por él, el equivalente a 25.000€. Y eso por un vehículo con varias décadas en sus engranajes.

Back to the Future, la trilogía, disponible en DVD

“Mi familia y yo disfrutados las películas de Regreso al futuro. Cuando salgo en él, bastante gente lo reconoce. Frenan y hacen fotos por fuera de las ventanas de sus coches, o tratan de grabarte y se acercan en las gasolineras”. Por suerte para él, se ha tomado la historia con humor. No es para menos, pues si te gustaron las películas, que te cacen exactamente a la misma velocidad que los personajes protagonistas es una curiosa coincidencia.

Aprovecha este código descuento de Viajes El Corte Inglés

Muy fan de la saga cinematográfica debe ser para haber realizado tal inversión. Ahora tendrá que añadirle un poco más a esa cantidad, y es que la multa por viajar a 88mph no va a ser pequeña. Quizás le habría venido bien lograr viajar atrás en el tiempo, en concreto al momento en el que decidió emular a Marty McFly poniendo el DeLorean a esa velocidad.

Como buenas películas de culto, el merchandising asociado aumenta con el paso del tiempo. Las zapatillas con robocordones son ya una realidad, y las fabrica la mismísima Nike, y eso es sólo un ejemplo.

[Fuente: The Guardian]