Las ventajas de aprender a programar en el colegio

¿Qué es LIFE?
¿Qué es LIFE?
Enseñar programación en los colegios

Antaño se decía que los niños nacían con un pan bajo el brazo. Actualmente, en plena era digital, casi podríamos afirmar que los recién nacidos llegan a este mundo rodeados de smartphones, ordenadores y toda clase de dispositivos electrónicos. Nativos 100% digitales que han aprovechado el potencial de Internet y las TIC prácticamente desde que tienen uso de razón.

Sin embargo, su experiencia con las nuevas tecnologías solía limitarse a la parte del consumo, del disfrute de sus posibilidades. Hasta ahora, donde padres, educadores y la comunidad TIC en general están poniendo toda la carne en el asador para que los más pequeños de la casa puedan asumir un papel activo en el proceso tecnológico, creando sus propios programas y conociendo cómo se ‘cocina’ el software que usan a diario.

Los beneficios de aprender a programar

Precisamente durante estos días se celebra la Semana Europea de la Programación, durante la cual se busca resaltar la importancia del desarrollo de software en nuestra sociedad y la importancia capital de que este conocimiento llegue a todas las capas de sexo y edad. Y es que, enseñar nociones básicas de programación no sólo permite formar a los más jóvenes en las habilidades y conocimientos técnicos que van a requerir la mayoría de profesiones en un futuro (la Unión Europea estima unas 900.000 vacantes de trabajadores TIC bien preparados en los próximos años) sino que, este tipo de asignaturas, traen consigo otros muchos beneficios para los alumnos.

En ese sentido, la programación es todo un caladero de creatividad para los estudiantes. Orientada a proyectos, los jóvenes pueden dar rienda suelta a su imaginación y lanzarse a construir robots, nuevas apps móviles, soluciones para su hogar… De esta forma, son los propios alumnos los que escogen la parcela que más les motiva, involucrándose más en el trabajo y disfrutando enormemente mientras aprenden.

Asimismo, los pedagogos también se han dado cuenta del potencial de la programación para el desarrollo personal de los más pequeños de la casa, especialmente a la hora de impulsar capacidades como la concentración y la perseverancia. Además, los expertos aseguran que enseñar a programar en los colegios contribuye notablemente a mejorar el pensamiento lógico-matemático de los jóvenes, ya que este tipo de tareas requiere de mucha lógica proposicional y operaciones matemáticas a la hora de determinar las instrucciones que se van a ejecutar según qué circunstancias. Por último, se está comprobando que los alumnos que aprenden a programar en la escuela cuentan con una mayor autoconfianza y autoestima.

La asignatura de programación es ya una realidad en muchos lugares del mundo, los cuales han adaptado con celeridad sus programas educativos a la nueva realidad digital. Es el caso de Singapur (donde los niños aprenden a programar desde los 3 años) o Estados Unidos, donde existe la iniciativa Computer Science For All (promovida por el propio Barack Obama con una dotación de 4.000 millones de dólares para garantizar los estudios de informática y cibernética en las escuelas americanas).

La enseñanza de la programación en España

En el caso de España también se están dando pasos en esta misma dirección, con la Comunidad de Madrid como principal exponente. En la asignatura ‘Tecnología, Programación y Robótica’ de tercero de la ESO los estudiantes aprenden desde nociones básicas de diseño web hasta la creación de videojuegos, pasando por la programación de apps móviles, la fabricación y configuración de robots o el uso de impresoras 3D.

Para ello, un total de 2.200 profesionales han sido formados específicamente por parte no sólo de la propia Comunidad de Madrid, sino también por las empresas relacionadas con esta industria, como BQ. Aunque el fabricante español es conocido principalmente por sus smartphones, también opera en los sectores de robótica e impresión 3D y, de hecho, su herramienta gratuita de programación por bloques -Bitbloq- es una de las más usadas en España. A este respecto, Alberto Valero, Director del Proyecto Educativo de la compañía, comenta que "a la gente le sorprende mucho que nos definamos como una empresa educativa. Pero acercamos la tecnología a los niños (y no tan niños) a través de productos, herramientas y actividades creadas para ellos, al mismo tiempo que ayudamos a padres y profesores a guiarles en el proceso”.

Si quieres leer más artículos sobre el mundo de la innovación y las tecnologías, de la mano de BQ, entra en Especiales Tecnologías powered by BQ

ComputerHoy.com para BQ