La contaminación de los diésel es peor de lo que pensábamos

¿Qué es LIFE?
¿Qué es LIFE?
La prohibición de los coches diésel, cada vez más justificada.

El combustible diésel es el gran protagonista de todos los debates sobre contaminación atmosférica en los últimos meses. Ha pasado a ser el principal sospechoso de los problemas de salud que afectan a los ciudadanos de las grandes ciudades, las que más sufren la contaminación de los coches y vehículos diésel.

Tan grave es la alarma ocasionada que ayuntamientos como el de París o el de Madrid se plantean prohibir el acceso a los coches diésel al núcleo urbano. Es una medida a largo plazo que tendría un gran impacto en el mercado, pero que a la vista de los datos parece plenamente justificada.

Todas las investigaciones demuestran que este tipo de combustible genera más partículas contaminantes que cualquier otro, aunque pueden llegar a ser incluso más de las que pensábamos. El último estudio realizado demuestra que se había infraestimado la contaminación generada por los motores diésel.

La nueva prueba se ha realizado con vehículos reales en circulación, a diferencia de las anteriores hechas en laboratorio. Así se ha comprobado que las emisiones de gases contaminantes son mucho mayores de lo calculado, un motivo más para prohibir el diésel.

Los científicos encargados de la investigación han ido incluso más allá, traduciendo el incremento de las emisiones en muertes por año. Según ellos, sólo en 2015 se habrían producido 35.000 muertes prematuras en todo el mundo debido a la contaminación producida por estos motores.

Coche eléctrico o diésel, ¿cuál interesa más?

Cáncer y otras enfermedades respiratorias son las responsables de buena parte de estos fallecimientos. Está plenamente demostrado que las partículas y metales pesados liberados durante la combustión son muy perjudiciales para la salud, así que a mayor cantidad de ellas, más muertes.

Todo parece indicar que junto con las futuras prohibiciones, el mayor enemigo de los coches diésel con los vehículos eléctricos. Este tipo de transporte aún no se ha desplegado masivamente, pero promete y mucho de cara al futuro. De esta forma, la contaminación en las ciudades se reduciría notablemente, aunque aún dependeríamos energéticamente de combustibles fósiles si son estos los que mueven las centrales eléctricas.

Galería de fotosLos 10 datos imprescindibles de Daimler y la historia del cochever las 11 fotos

[Fuentes: Nature y The Verge]