¿Usar el móvil aumenta el riesgo de sufrir cáncer?

¿Qué es LIFE?
¿Qué es LIFE?
el movil puede causar cancer?

Acostado sobre el sofá, envuelto por una colcha de aluminio, bajo la penumbra agoniza y se esconde somnoliento Chuck McGill. Su hermano usa un duplicado de las llaves para entrar, pero duda, y antes cruzar la puerta termina dejando su reloj y su smartphone en el buzón de correos en el jardín del chalet.

A oscuras, ve a Chuck sufriendo, y a pesar de su molestia porque el abogado se ha ensañado con su chica para tocarle las narices, arropa a su hermano y se recuesta sobre otro mueble para resolver el problema a la mañana siguiente.

El hermano del que será Saul Goodman, famoso abogado de Walter White, padece de una condición conocida como hipersensibilidad electromagnética. Aunque parezca descabellado que alguien pueda tener, miles de personas en el mundo comparten esta pseudoenfermedad con este personaje sacado de la serie Better Call Saul.

¿La intolerancia electromagnética es algo real o psicológico? ¿Pueden resultar peligrosas las radiaciones emitidas por los campos electromagnéticos? ¿Qué tan grandes son? ¿Pueden generar cáncer?

Ante todas estas interrogantes, hemos tratado de aclarar algunas dudas en un campo en el que se ha estudiado mucho pero que no ha ofrecido conclusiones definitivas.

hermano saul goodman

Puede dar cáncer

"Es cada vez más probable que los teléfonos móviles (smartphones en su mayoría en estos días) sean perjudiciales en términos de riesgo de cáncer, especialmente en la cabeza y el cuello", dejó escrito en un informe el médico Joel M. Moskowitz, director del Centro de Salud Familiar y Comunitaria de la Universidad de California en Berkeley.

La investigación publicada en 2013 más que concluir, alerta sobre riesgos de que el móvil produzca cáncer y maneja posibilidades. De hecho, el doctor admite que aún "es prematuro para estimar el riesgo a largo plazo de presentar un tumor, porque los tumores pueden tardar varias décadas en desarrollarse", escribió.  

El doctor ha apuntado en el informe que algunos estudios sugieren que el riesgo de glioma, un tumor cerebral grave y a menudo mortal, se duplica después de 10 años de uso de móvil, lo que podría significar 10 mil casos adicionales al año en los EE.UU.

Moskowitz se ha dedicado a analizar 23 estudios que tratan del tema. En 10 de ellos, no financiados por la industria, se encontró una "asociación perjudicial entre el uso de los teléfonos móviles y el riesgo de presentar tumores"

No sabemos si da cáncer

Un estudio del Centro Internacional de Investigación sobre el Cáncer (IARC), organismo especializado dentro de la Organización Mundial de la Salud ubicó la radiación no ionizante como "posiblemente carcinogénica para los humanos" y la clasificó en la categoría "2B".

Dentro de esta categoría están clasificados un total de 266 agentes de los que se tiene una "evidencia limitada de carcinogénesis en humanos". Entre ellos se encuentran el café, el diésel, el cloroformo o las fibras acrílicas.

El doctor Kurt Straif, Jefe del programa de la OMS que clasificó los campos electromagnéticos de radiofrecuencia como "posiblemente cancerígenos" en 2011, no es concluyente en sus declaraciones: "No sabemos a ciencia cierta si causa cáncer o no."

"Hemos hecho casi 1.000 evaluaciones de agentes diferentes," dijo el Dr. Straif, "y esta es probablemente la controversia más caliente que hemos manejado - algunos científicos del área dicen que nosotros sabemos que los móviles están causando cáncer. En el otro expremo dicen que cada centavo adicional gastado en la investigación se desperdicia porque sabemos que nunca podrán causar cáncer ".

Para el referido estudio publicado por la OMS se ha tomado en cuenta la energía de radiofrecuencia (ondas de radio) que emiten los móviles, una forma de radiación no ionizante. De acuerdo con las conclusiones de la investigación, los tejidos que están más cerca de la antena pueden absorber esta energía.

Sin embargo, la consecuencia de la interacción entre la energía radioeléctrica y el cuerpo humano es básicamente el calentamiento de los tejidos. “En el caso de las frecuencias utilizadas por los teléfonos móviles, la mayor parte de la energía es absorbida por la piel y otros tejidos superficiales, de modo que el aumento de temperatura en el cerebro o en otros órganos del cuerpo es insignificante”.

En cuanto a los riesgos que se corren por el uso prolongado de móviles, por más de diez años, los resultados de estudios realizados con animales coinciden en que “la exposición a largo plazo a campos de radiofrecuencias no aumenta el riesgo de contraer cáncer, de acuerdo con el informe de la OMS.

“El uso cada vez mayor del teléfono móvil y la falta de datos referentes a su utilización por periodos de más de 15 años hacen evidente la necesidad de seguir investigando la relación del uso de este aparato con el riesgo de contraer cáncer cerebral”, cierra la nota descriptiva colgada en el sitio web de la OMS desde 2014. .

De momento no hay planes para cambiar las conclusiones publicadas a partir del estudio de la OMS. Su coordinador, el Dr. Straif ha declarado que sólo si hay evidencia nueva, el grupo IARC Monografías podría hacer del tema una prioridad.

"La evidencia epidemiológica es aún limitada", dice Straif, dejando claro que esta es su opinión personal y no la del grupo de la IARC. "No ha cambiado en una u otra dirección. Hay un montón de grupos científicos por ahí. Algunos piensan que con las nuevas publicaciones,  es suficiente para dar lugar a una clasificación del grupo 1 como carcinógeno humano conocido. No creo que estos estudios podrían cambiar la actual evaluación global de 2B ".

No da cáncer

El Instituto Nacional del Cáncer, de Estados Unidos, ha publicado un texto explicativo para todos aquellos que tienen dudas acerca de los posibles riesgos que tiene para la salud el uso de los teléfonos móviles. En el artículo se hace referencia a tres estudios epidemiológicos grandes que han examinado la asociación posible entre el uso de teléfonos celulares y el cáncer. Interphone, un estudio de casos y controles; el estudio Danés, un estudio de cohortes; y el Estudio del Millón de Mujeres, otro estudio de cohortes.

En el primero no se han revelado aumentos estadísticamente significativos en los cánceres de cerebro o del sistema nervioso central que estén relacionados con un mayor uso de smartphones. Tampoco se encontró relación entre “los tumores de cerebro y las regiones del cerebro que estuvieron expuestas a concentraciones más altas de energía de radiofrecuencia procedente de los teléfonos móviles”.

En el caso del Estudio Danés, no se observó una asociación entre el uso de teléfonos celulares y la incidencia de glioma, de meningioma o de neuroma acústico, “ni siquiera entre personas que habían estado suscritos a teléfonos celulares por 13 años o más”, concluye la investigación realizada a 358 000 suscriptores de teléfono celular con los datos de incidencia de tumores de cerebro del Registro Danés de Cáncer.

En cuanto al tercer estudio, el desarrollado en Inglaterra, se descubrió que la incidencia de los tumores en hombres y mujeres del Reino Unido no aumentó de 1998 a 2008, aun cuando el uso de teléfonos celulares creció dramáticamente en esa década.

apps-medicas

De momento, podemos confiar en que no se ha demostrado científicamente que el uso de los smartphones produzca cáncer. De hecho, la misma OMS ha arrojado conclusiones importantes en cuanto a la hipersensibilidad electromagnética, que sufre el reputado abogado de ficción Chuck McGill. “Tampoco se ha conseguido probar que exista una relación causal entre la exposición a campos electromagnéticos y ciertos síntomas notificados por los propios pacientes”.

Así que, sigue usando tu móvil con moderación. No te escondas entre las sombras como McGill, quien regresó al bufete, pese a todo malestar, a entorpecer la carrera de su hermano.