¿Merecen la pena los móviles caros, potentes o de alta gama?

móviles caros o baratos

Los fabricantes se afanan en vender los móviles de gama alta con lo último en tecnología, pero con precios desorbitados. Pero, a la vez, se nutren del amplio mercado que ofrecen los terminales de gamas inferiores, más accesibles para la mayoría del público.

Muchos de ellos se pueden conseguir muy económicos o “gratis” con los operadores. Pero, ¿Merecen la pena estos móviles baratos? ¿O es mejor invertir en un teléfono de los más potentes, con el que además puedes fardar?

Carlos Gombau

Como todo, depende del usuario. En los tiempos que corren, en los que la tecnología avanza a pasos agigantados, lo cierto es que invertir en un terminal móvil una gran cantidad de dinero (y por extensión en cualquier dispositivo tecnológico), puede no ser tan buena idea como hace años.

Por un lado, el hardware supera con creces las necesidades de las apps que usan un alto porcentaje de los usuarios, lo que hace que, por lo general, el "parque móvil" desplegado esté infrautilizado. Por otro, en cuestión de seis meses el dispositivo se verá superado por nuevos modelos y será posible adquirir un terminal de la misma categoría por mucho menos dinero, con el consiguiente cabreo si no se ha rentabilizado el coste inicial.

Además, si tenemos en cuenta que, a diferencia de lo que ocurría hace un par de años, cuando entre un terminal de gama media-baja y el último modelo había un abismo a nivel de especificaciones, actualmente es posible adquirir móviles bastante resultones por menos de 350 €. Y, además ¡no es necesario hacer colas de días para adquirirlos!

Eso sí, debes tener en cuenta que un móvil de gama media envejecerá peor y se quedará obsoleto antes. Cuestión de necesidades y prioridades.

ivan muñoz

Si nos ceñimos a la realidad, una realidad que dice que el 90% de usuarios de smartphones lo utilizan simplemente para consultar redes sociales y mandar mensajes de Whatsapp, está claro que los smartphones de gama alta no merecen la pena.

Otra cosa son los condicionantes sociales, que han convertido al smartphone en un complemento de moda que nada tiene que ver con prestaciones, sistemas operativos o cualquiera de esas cosas extrañas para casi todos que los periodistas tecnológicos nos empeñamos en analizar.

Como en todo lo que tiene que ver con tecnología, en mi opinión lo principal es saber lo que se necesita, e invertir en consecuencia. No merece la pena gastar mucho dinero en un dispositivo que después no vas a aprovechar, ya que será dinero perdido. Y, como ocurre con los coches, su valor decrece rápidamente.

Por otro lado, si vas al terminal más barato sin revisar sus limitaciones, puedes haber hecho una mala compra. A la luz de los resultados obtenidos en nuestros últimos test, los llamados móviles baratos son cada vez más competitivos, y ya no dan los problemas de rendimiento y falta de memoria que manifestaban sus predecesores en los años anteriores.

Actualmente, un smartphone de 300 euros cubre las necesidades básicas de conectividad, navegación, reproducción multimedia y uso de aplicaciones que puede tener la mayoría de los usuarios. Pero si haces un uso intensivo del móvil, ejecutas muchas aplicaciones de forma simultánea y quieres jugar a los mejores juegos, quizá necesites algo más potente.

Los móviles de gama alta te ofrecen, entre otras cosas, procesadores multinúcleo de gran rendimiento, mucha memoria RAM para acometer muchas tareas a la vez, pantallas con la máxima calidad y un diseño atractivo que aporta distinción.

Pero, ¿merece la pena gastar más de 600 euros por estos extras? O, como alternativa, ¿ pagar una tarifa elevada con un operador, durante 18 meses o más, para tener lo mejor de lo mejor? Es una decisión personal de cada uno, aunque creo que la pregunta que hay que hacerse es si lo necesitas o no.

Tomás González

¿Qué es lo que hace que un móvil sea catalogado como alta gama? Principalmente, prestaciones y calidad de los componentes. No hay vuelta de hoja. Salvo honrosas -o, más bien, deshonrosas- excepciones del estilo de teléfonos chapados en oro o con cristalitos Swarovski incrustados, cuando tu dispositivo móvil pasa de los 600 euros es por algo.

Una pantalla espectacular, un procesador muy potente, una cámara fotográfica capaz de capturar todas y cada una de las arrugas de tu tía Julia... De cada usuario depende, pues, según sus necesidades y lo pudiente de su economía, decantarse por un smartphone o por otro.

Algunos tecnófilos se tiran a por el último terminal que aparece en el mercado. Otros prefieren esperar porque, en un admirable ejercicio de frialdad tecnológica, calculan que no necesitan realmente tantas prestaciones o, al menos, no las necesitan para ya.

El tiempo corre en su favor: cuantos más meses pasen desde el lanzamiento de su teléfono soñado, el precio será más asequible. Pero quien quiera y pueda pagarse la calidad o la prontitud en obtenerla, adelante.

Yo, si me dejara mi esposa o mi tía Julia, que vela celosamente por las cámaras que se acercan a menos de dos metros de su efigie, lo haría.

Fuencisla Mira

Si merece la pena adquirir un móvil caro o no, obviamente dependerá de cada usuario. En gran medida, esta decisión variará según el uso que se tenga previsto darle al dispositivo.

Por ejemplo, si se trata de un usuario que busca un móvil al que exprimir todas las posibilidades; si necesita que le ofrezca un alto rendimiento y fluidez; si quiere mantenerlo actualizado con las últimas aplicaciones o si le da mucha importancia a la calidad de la cámara que lleve incorporada.

Obviamente, son muchas las funciones y las prestaciones que hay que tener en cuenta, pero no hay que olvidar que este tipo de preferencias por móviles de última generación conlleva un desembolso mayor de dinero, que es un punto de gran peso a la hora de decidirse.

Alberto Martín

Como una imagen vale más que mil palabras, he estado a puntito de no escribir mi respuesta en texto y postear directamente la imagen de mi Jiayu G3, que me costó 150 euros hace ya casi un año y no me ha dado ni un sólo problema.

Con móviles chinos como los Jiayu, o si te quieres gastar un poco más, los Xiaomi, como el nuevo Mi3, tienes un móvil de gama media (cuando no de alta gama como en el caso del Mi3) por un precio muy muy ajustado.

Yo no necesito más, y el hecho de trabajar en ComputerHoy.com me ofrece la oportunidad de "quitarme el mono" probando los distintos dispositivos que pasan por nuestro laboratorio, así que jamás me gastaría 500 o 600 euros en un smartphone.

Pero entiendo perfectamente a quienes sí se los gastan. El mono es el mono. 

Susana Herreros

¿Merece la pena gastarse mucho dinero en un móvil de gama alta?... pues como casi todo en esta vida: depende. Depende del uso que le quieras dar, de si quieres invertir tus ahorrillos en un smartphone en vez de unas vacaciones o de si eres un fanático de la tecnología.

Si eres, por ejemplo, de los que no paras de hacer fotos con tu dispositivo, puede ser interesante que inviertas en un teléfono que tenga una buena cámara, y así podrás estar preparado en cualquier situación para captar el momento. O si instalas miles de apps, cuanto mejor sea el dispositivo más memoria y mayor rendimiento te proporcionará.

Sin embargo, si sólo lo utilizas para hablar, ver el correo y hablar por WhatsApp creo que con un móvil de gama media es más que suficiente.

Miguel Martínez

La alta gama existe porque así lo demandan los usuarios, y de ellos depende que merezcan la pena o no. La gran mayoría de personas que poseen un smartphone lo emplean para 2 o 3 aplicaciones (llámense WhatsApp, Twitter o Facebook), y para este tipo de uso no cabe duda de que la actual gama media, e incluso baja, es más que suficiente.

Pero por otra parte también existen los usuarios que exprimen al máximo su terminal, y los que aún usando esas 2 o 3 aplicaciones necesitan tener el último modelo de smartphone en sus manos, y es por ellos que existe la gama alta.

De ellos depende considerar si entre la gama media y la gama alta existen tantas diferencias como para que merezca la pena pagar el doble por un dispositivo.

Inés Pérez

Para el que pueda pagarlo, claro que sí. Los móviles de gama alta son caros, sí, pero ese "extra" en el precio se traduce en un equipo mucho más completo que los demás.

Supongo que todo depende de lo que buscas en un móvil: si te conformas con un equipo que hace llamadas y con acceso limitado a la red, o prefieres un dispositivo lo más cercano a un ordenador posible.

Si bien los smartphones de gama media son bastante completos, los de gama alta siempre ofrecen más: mayor rendimiento, mejor resolución, mayor tamaño, etc. Más es mejor, ¿no?


No olvides que puedes darnos tu opinión en los comentarios. Los mejores los publicaremos en el próximo número de nuestra revista.