Este DJ te revela cómo se hizo Smack my bitch up, de Prodigy

Cómo crear un top hit de electrónica en 10 minutos

En el mundo de la música electrónica, cada tema es una pequeña obra de arquitectura que emplea los recursos musicales más variopintos. Una de las técnicas más populares es el sampling, cuya fase inicial consiste en recortar pequeñas porciones de canciones ya existentes y, por lo general, conocidas.

Luego, mediante diversos tipos de procesamiento, como los cambios de tono, tempo y ecualización, se construye un puzle de sonidos que en muchas ocasiones en nada se parecen a las piezas originales. Es común, asimismo, incorporar diversos tipos de sintetizadores para rellenar el paisaje sónico de la obra y guiar el discurso de la composición.

Al final, descubrir qué elementos acaban formando parte del tema es casi indescifrable, a menos que tengas el talento y la experiencia de Jim Pavloff. Este DJ ucraniano desmenuza y analiza los samples utilizados en la composición del popular tema de Prodigy, para luego mostrarte cómo reconstruir la canción pieza a pieza… en tan solo diez minutos.

Lo sorprendente es que consigue hacerlo desde cero, usando el software Ableton Live. Cuando Prodigy lanzó Smack my bitch up este tipo de programas no estaban tan avanzados (la primera versión Ableton se publicaría cuatro años después) y se empleaban sintetizadores por hardware, por lo que Jim tuvo que esmerarse en reproducir el tono exacto de esas pequeñas joyas analógicas empleando plugins chorus o distorsiones de guitarra, entre otros.

Si sientes curiosidad por cómo se compusieron otros éxitos de Prodigy, échale un vistazo a su perfil de YouTube. También puedes consultar la página web Who Sampled, que revela qué canciones fueron utilizados como samples en muchísimos temas de electrónica.