Sony Xperia Tablet Z ya se vende en España

Sony Xperia Tablet Z

Presentado en sociedad el pasado mes de febrero en el último Mobile World Congress de Barcelona, desde el pasado jueves 22 de mayo está disponible en el mercado español y europeo el nuevo buque insignia de la gama de tablets del fabricante nipón, la Xperia Tablet Z. La nueva familia consta de tres modelos, dos de ellos con conectividad WiFi y capacidad de 16 GB y 32 GB respectivamente -este último disponible en blanco o negro- y un modelo superior que mejora sus prestaciones inalámbricas con soporte LTE/4G pero que se conforma con el mínimo de capacidad, 16 GB de memoria interna. Todos ellos funcionan bajo Android Jelly Bean (4.1.2) y la horquilla de precios se mueve entre los 499,00 € de la versión más básica y los 649,00 € del tope de gama, con un precio de 549,00 € para el modelo intermedio.

Grandes experiencias, incluso bajo el agua…

Si hablamos de características técnicas los tres modelos están equipados con un procesador Qualcomm Snapdragon S4 Pro APQ8064 QuadCore, 2 GB de memoria RAM y una pantalla de 10,1” LCD TFT con retroilumnación LED, resolución 1.920 x 1.200 y tecnología Sony Mobile BRAVIA Engine 2. Soporte One-touch NFC, Bluetooth 4.0, GPS, iR con función de aprendizaje, una ranura de tarjetas micro SDHC y puerto micro USB OTG completan sus opciones de conectividad. Si a todo esto sumamos una cámara delantera de 8,1 megapíxeles (con un sensor CMOS Exmor R que tan buenos resultados le está dando a Sony en sus gamas Cyber-shot de cámaras y Xperia de telefonía), otra frontal que alcanza los 2,2 megapíxeles y dos altavoces estéreo de generosa potencia, se tiene como resultado una tableta que será un duro competidor para los últimos modelos de la competencia.
 

Sony Xperia Z y Sony Xperia Tablet Z

No menos interesante es su diseño exterior. En primer lugar sorprende su ligereza frente a otros modelos que hemos probado recientemente. El nuevo Xperia Tablet Z pesa algo menos de medio kilo (495 g para ser exactos), tiene un grosor de 6,9 mm -algo que se agradece a la hora de agarrarlo incluso con una sola mano-, deja de lado el formato de libro abierto de modelos anteriores Xperia y goza del mismo diseño del que hace gala su hermano Xperia Z. Cabe destacar que se han utilizado materiales de gran calidad y se ha prestado especial atención a los detalles con un diseño que mantiene un equilibrado balance y simetría en todas direcciones, con bordes redondeados y un acabado suavizado de superficies reflectantes. Pero no es sólo un diseño bonito y si por algo destaca esta carcasa es por su resistencia frente a agua, polvo y golpes (certificaciones IP55 e IP57). Un configuración muy bien compensada a la que pocos peros se le puede sacar y que promete estar a la altura de cualquier situación profesional o de ocio. Sin lugar a dudas promete dar mucho que hablar en las próximas semanas y es fácil augurar que a Sony se las quitarán de las manos.