Cómo cambiar la fuente de alimentación de tu PC

Intentas encender el ordenador y no parece responder. Te llevas las manos a la cabeza, compruebas que todos los cables están en orden y que el botón de la regleta luce, pero nada, no hay manera. Todo parece indicar que a la fuente de alimentación le ha llegado su hora. Te enseñamos a cambiarla.

Cómo cambiar la fuente de alimentación de tu PC
Dificultad:
media
Tiempo:
30 minutos
Materiales:
  • Destornilladores y alicates aislados.
  • Fuente de alimentación nueva.
  • Un clip.
  • Polímetro.
  • Bridas y/o alambre plastificado.

1: El ordenador no enciende. ¿Qué falla?

Si me remito a la experiencia, los componentes que más fallan en un ordenador –con un uso normal- son el disco duro, la fuente de alimentación, la placa base y la tarjeta gráfica, por ese orden. Los que menos, las unidades ópticas, la memoria RAM y el procesador. En este punto, si tu equipo parece arrancar e incluso emite algún tipo de pitido, deberás comprobar el código de error en el manual de la placa base. En principio, no parece que sea un problema de alimentación. Sin embargo, si no responde al botón de encendido muy posiblemente lo que falle sea la fuente.

2: Evita riesgos y libera electricidad estática

Antes de realizar cualquier operación en el interior de tu equipo para cambiar la fuente de alimentación, lo primero que debes hacer es desconectar el cable de corriente. Es poco probable recibir una descarga ya que las tensiones que maneja no son altas, pero sí puede verse dañado el ordenador si se produce un cortocircuito accidental. También es conveniente eliminar cualquier electricidad estática nociva de nuestro cuerpo tocando antes con las manos objetos metálicos conectados a tierra (radiadores, barandillas, tuberías, etcétera).

3: Abre el la caja con las herramientas adecuadas

Usar las herramientas adecuadas también es importante. Son necesarias pocas, pero conviene utilizar siempre las indicadas para evitar que los tornillos se deterioren, incluso, se te pueda escapar y provocar daños más graves. Con ayuda de un destornillador -si fuera necesario- quita los tornillos traseros para poder deslizar las tapas laterales de la caja (en función del tipo de chasis puede cambiar la forma de apertura). Es importante siempre trabajar en un lugar cómodo, por ejemplo sobre una mesa amplia, y con suficiente luz.

Abre la caja con las herramientas adecuadas

4: Desconecta todos los cables de alimentación

Localiza en la placa base el cable principal ATX, que puede ser de 20 o 20+4 pin y permitir la separación de estos cuatro hilos adicionales. Esto se debe a que hay placas antiguas que no los utilizan. Libéralo presionando la pestaña de retención lateral.

Cable ATX 20+4 pin

A continuación, haz lo mismo con el cable secundario que suministra 12 V adicionales. Este cable suele tener ocho (4+4) hilos, pero es también común que sólo sean necesarios cuatro en función del tipo de placa base.

Cable 12 V

Haz lo propio con los extremos de los cables de corriente de cada uno de los discos duros y unidades ópticas. Ten presente que cada dispositivo de este tipo debe tener conectado un cable de corriente y uno de datos.

Cable alimentación SATA

Por último, las tarjetas gráficas de gama media y alta que requieren más energía también cuentan con su propio cable de alimentación. Si es tu caso, localizalo y desenchúfalo del conector de tu tarjeta.

Cable alimentación PCI Express

5: Comprueba si la fuente enciende

Si te atreves a hacer unas comprobaciones básicas previas para ver si tu fuente de alimentación es el verdadero problema, sigue leyendo. Si no, bien porque tienes claro que la fuente está dañada o dado que el precio actual de este tipo de productos es muy bajo prefieres cambiarla directamente, pasa al siguiente punto.

Con el ordenador desconectado del enchufe –insisto una vez más- y con ayuda de un clip desdoblado, haz un puente en el cable ATX de la fuente entre el pin verde y cualquier negro (por cercanía el más cómodo es el contiguo). Si la fuente funciona y tiene corriente residual, el ventilador girará unos segundos. Si no, siempre puedes conectarla a la red eléctrica –bajo tu propia responsabilidad y riesgo- y comprobar si responde del mismo modo (el ventilador se mantendrá encendido). Nunca toques los pines con el clip con las manos descubiertas –llegado el caso haz uso de una pinza o un alicate aislado-, aunque lo más seguro es hacer el puente primero y luego encender y apagar desde una regleta de corriente externa. Si no hay respuesta, no hay duda, la fuente está averiada.

Otra posibilidad, si tienes un polímetro, es comprobar, con la fuente conectada a corriente y los conectores verde-negro cortocircuiteados, que los voltajes sean correctos. Sin embargo requiere algunos conocimientos previos y es una tarea pesada y no carente de cierto riesgo si no eres un usuario avanzado. Recuerda, al mínimo problema (ruido, chispazo, olor a quemado...), apaga la fuente.

Con todo, estas comprobaciones no aseguran que la fuente funcione correctamente. Tienes que tener en cuenta que está libre de carga al estar todos los cables desconectados y por esta razón no podrás comprobar de forma fiable si la regulación del voltaje de salida es correcta.

6: Elige y compra una nueva fuente

Si la fuente de alimentación no enciende o has decidido tirar por el camino de en medio y la vas a cambiar directamente, ha llegado el momento de elegir una nueva. Arreglar la antigua no es opción barata, con lo que no merece la pena salvo que tengas tiempo y conocimientos de electrónica. A la hora de elegir, siempre puedes optar por una de la misma potencia que la anterior. Sin embargo, si lo prefieres -es mejor pasarse de potencia para futuras ampliaciones ya que si te quedas corto el equipo no funcionará correctamente-, puedes optar por una que admita más carga.

Fuente de alimentación ANTEC 850W

Para estimar la potencia mínima que necesitas puedes usar la calculadora online eXtreme Power Supply Calculator Lite. Indica todos los componentes y te dará como resultado la potencia que, al menos, debe tener la fuente nueva.

7: Desmonta la fuente e instala la nueva

Por regla general, todas las fuentes van fijadas a la placa mediante cuatro tornillos traseros. Libéralos y la fuente vieja debería salir sin problemas.

Desmontar fuente de alimentación

Ahora toma la nueva unidad y preséntala en la caja. La posición de ésta es única y viene fijada por la posición de los tornillos que previamente has quitado. Una vez situada en su posición, atornillala con firmeza pero sin forzar.

Montar fuente de alimentación

8: Conecta y ordena lo cables internos

Toca deshacer el camino y volver a enchufar todos los cables. Es importante saber que nunca debes forzar o modificar los componentes y/o cables internos de tu equipo. Si alguna pieza tiene una muesca o una pestaña y su forma no termina de encajar, no desesperes, algo estás haciendo mal. La conexiones de los distintos terminales es única y todo debe ajustar sin necesidad de ser forzado.

En primer lugar localiza la faja de cables que sale de la fuente nueva y separa los que corresponden a la placa base y los que afectan al resto de componentes. Toma el cable principal ATX (recuerda, el de 20 o 24 pin) e insértalo en la única posición en la que ajusta, hasta que quede bloqueado por la pestaña de retención. A continuación haz lo mismo con el cable que suministra 12 V adicionales (4 o 8 pin).

Ahora conecta los extremos de los cables MOLEX o SATA a cada uno de los discos duros y unidades ópticas. Para terminar, toma el/los cables PCI Express de 6 pin de la fuente de alimentación y enchúfalo al conector de tu tarjeta gráfica.

Ya solo queda organizar todo el cableado para facilitar la limpieza del equipo y, sobre todo, que el paso del aire a través de la caja sea óptimo. Puedes ayudarte de bridas, alambre plastificado e incluso soportes adhesivos. Tal vez tengas que desmontar algún componente para conseguir el mejor resultado. Por ejemplo, puedes pasar el cable de alimentación de la placa por el hueco que deja la tarjeta gráfica o aprovechar el espacio que queda tras la cubierta posterior del equipo para organizar mejor los cables.

Ordena los cables internos de tu PC

Cierra las dos tapas del ordenador, atorníllarlas, conecta todos los cables traseros y comprueba que el ordenador funciona. Si todo ha salido bien, debería encender sin problemas a la primera. Ya sabes cómo cambiar la fuente de alimentación de tu ordenador.